El agua en su día mundial. 22 de marzo

El agua en su día mundial

M. Sc. Raquel Villafrades Torres.  Bucaramanga, Colombia.  Universidad Pontificia Bolivariana.
En esta nota de divulgación se da una mirada al agua desde la ecología, la química y se enuncian brevemente algunas acciones para el cuidado de este recurso.

Cada 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua con el propósito de llamar la atención sobre la importancia del agua dulce y la defensa de su gestión.  El agua es un recurso fundamental para el desarrollo de cualquier forma de vida, sin embargo, la sobreexplotación, el desperdicio y la contaminación de sus fuentes de obtención han hecho que la disponibilidad de agua dulce haya disminuido en las últimas décadas.

Desde la ecología, la captación de agua es un servicio ambiental entendido como el resultado de las funciones del ecosistema que benefician al hombre.  Además, el funcionamiento de los ecosistemas depende de su biodiversidad y los cambios severos en su estructura y función pueden acarrear cambios en sus contenidos de especies, pero esta relación también se da en el sentido contrario: cambios en la riqueza y diversidad de especies, pueden generar cambios en la estructura y función de los ecosistemas (Andrade G. I., 2011).  No obstante, muy pocas personas somos conscientes de este delicado equilibrio del cual depende, casi totalmente, nuestro bienestar, salud y confort.
Igualmente, la pérdida de los bosques afecta el suministro y disponibilidad del agua pues al reducirse la vegetación en una cuenca no hay nada que retenga la lluvia.  Se agrega que los árboles reciclan la humedad a través de sus hojas y absorben la luz solar y el dióxido de carbono (CO2).

Desde su composición química el agua es considerada como disolvente universal por los variados tipos de sustancias que puede diluir: desde compuestos iónicos hasta sustancias orgánicas como alcoholes o azúcares.  Los puentes de hidrógeno correspondientes a sus fuerzas intermoleculares permiten que el hielo tenga una menor densidad que el agua líquida preservando la vida acuática, en invierno, y generando una especie de barrera térmica que ayuda a conservarla.  El agua, posee además una capacidad calorífica elevada que permite su uso como fluido térmico (Moreno, 2012)

Frente a lo anterior, la gestión integral del agua en cualquier centro educativo es prioritaria en cuanto que la generación de una “cultura del agua” les permitirá a los diferentes miembros de la institución (docentes, administrativos y estudiantes) generar actitudes y patrones conductuales de compromiso con el preciado líquido.  Además, los docentes podríamos plantear actividades que conduzcan a la reflexión, como primer paso de cualquier proceso educativo ambiental, sobre el uso racional del agua a través de las denominadas “ferias ambientales de las artes” o los “eco-videos” en los que los jóvenes reconozcan el agua como un recurso fundamental para prácticamente todas las actividades naturales y antropogénicas.  También, implementar proyectos integrados de aula que les permitan a los estudiantes caracterizar su entorno inmediato en lo referente a problemas de contaminación del agua y emprender campañas comunitarias de mejoramiento ambiental.
En el hogar, como en cualquier otro espacio, es necesaria la educación ambiental de todos los miembros, pues allí se desarrollan actividades que se asocian a un alto consumo de agua (lavado de ropas, implementos de cocina, realización del aseo, entre otros).  Las acciones que se podrían realizar desde la perspectiva de la cultura del uso racional del agua, en el hogar, son:
-Usar el balde para el lavado de traperos y aceras.
- Regar el jardín en horarios que no favorezcan la evaporación del agua y mantenerlo limpio de malezas que toman humedad y nutrientes del suelo.
- Usar el vaso en el cepillado de dientes y tomar duchas cortas.
- Descongelar los alimentos en una tasa con agua y no directamente al chorro, reutilizando el agua producto de esta actividad.
-Reutilizar el agua de descarga de la lavadora en labores de limpieza de pisos y sanitarios.

Para finalizar, frente a las historias de escasez en el mundo,  Richter (2014) señala que el impacto económico de quedarnos sin agua puede ser devastador, el costo de garantizar agua adicional puede ser muy alto, la calidad de nuestras vidas disminuye y el sustento y la vida de las personas se pone en peligro.

Así pues, haciéndose necesario el acceso al agua como un derecho humano fundamental e inalienable, hay una serie de acciones personales que podemos emprender para gestionar de mejor manera el recurso hídrico.  Toda actuación a favor del ambiente, por pequeña que parezca, puede resultar valiosa si se realiza de forma conjunta, sin embargo, los esfuerzos no serán suficientes si desde la educación no se forman agentes de cambio, personas comprometidas con la preservación del planeta para las futuras generaciones.

Referencias bibliográficas
1.    Andrade, G. I., Sandino, J. C., & Aldana, J. (2011). Biodiversidad y territorio: innovación para la gestión adaptativa frente al cambio global, insumos técnicos para el Plan de acción Nacional para la Gestión Integral de la Biodiversidad y los Servicios Ecosistémicos.  Bogotá, Colombia: MAVDT, IAVH.
2.    Otero, A. (2009).  Medio ambiente y educación.  Capacitación ambiental para docentes en Ciencias Naturales de todos los niveles.  Madrid, España: Editorial CEP, S. L.
3.    Moreno, L.  (2012) El agua. Madrid, España: Catarata.
4.    Richter, B.  En busca del agua.  Una guía para pasar de la escasez a la sostenibilidad.  Bogotá, Colombia. Lemoine editores
5.    Trujillo, C. D. & Sarmiento, J. F. (2012). Estrategias de uso eficiente y ahorro de agua en centros educativos, caso de estudio, edificio Facultad de Ciencias Ambientales–Universidad Tecnológica de Pereira (tesis de pregrado).  Universidad Tecnológica de Pereira, Pereira, Colombia.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Celebrar el día del agua es de una gran relevancia ya que aunque hay mucha agua en los mares, el agua dulce es muy escasa y mal distribuida en el planeta.
No obstante es chocante que las instituciones realicen campañas para que los ciudadanos se duchen en lugar de bañarse etc.. miéntras instituciones que gestionan el monopolio en la CCAA de Madrid pierden 40% del agua que reciben de la Confederación del Tajo por el mal estado de las tuberías y tuberías piratas. Tienen unas de las tarifas más caras a los consumidores y cobran una muy importante tarifa por la conexión al servicio se consuma o no agua, lo que no motiva el ahorro entre los consumidores. Reciben el agua de la Confederación del Tajo a 2 céntimos de Euro y lo cobran a los consumidores a 50 céntimos de Euro un margen más que jugoso y luego con los beneficios obtenidos a costa de los Madrileños se dedican a hacer inversiones más que dudosas en Sud America que terminan el los tribunales. No es más lógico que los jugosos beneficios obtenidos por una tarifa en condiciones de monopolio se reinviertan dentro de la CCAA para reducir ese 40% de pedidas de agua por las vetustas tuberías ? La falta de responsabilidad de quienes realizan las campañas de ahorro tienen que acompañarse de prácticas que den un buen ejemplo un buen ejemplo.

(requerido)

(requerido)


*