Desde Madrid 1996 a Quito 2020. 23 años de trabajo por la mujer en la ciencia y la tecnología

En 1996 se celebraba en Madrid el I Congreso Iberoamericano de Ciencia, Tecnología y Género. En aquel momento eran pocas las iniciativas que se hacían tanto en España como en América Latina. Una frase que se asocia siempre a la situación de la mujer en la ciencia es el denominado “Techo de Cristal”. Un concepto que como todos es puro aire hasta que no pueda ser medible.

En el informe de la situación “Mujeres investigadoras” del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) se presenta un gráfico que muestra desde 2000 hasta 2018 los datos del “Índice del Techo de Cristal” y podemos observar como ha ido decreciendo desde 2.33 de 2000 a 1.37 en 2018.

Indice techo de cristal

En la página del movimiento 11 de febrero hay una definición de este índice:

El Índice de techo de cristal compara la proporción de mujeres en la posición más alta (Cátedras o Profesores/as de Investigación) en relación a la de las mujeres en la investigación (Cátedras, Titularidad, Personal Investigador Científico, Científico Titular), indicando la posibilidad de que las mujeres puedan ascender en su profesión investigadora

Este estudio se limita al CSIC y un reto de toda investigadora podría ser estudiar el índice en su universidad o centro de investigación. Tener esa información de la totalidad de centros iberoamericanos nos permitiría tener un barómetro de la situación de la mujer científica iberoamericana.

Desde hace muchos años he podido aprender mucho de la mano de Eulalia Pérez Sedeño, Marta González, Judith Sutz y Judith Zubieta. Ellas son parte del grupo de mujeres que tanto han trabajado por la igualdad de género en la ciencia. Hay muchos más ejemplos de luchadoras por el tema y destaco la enorme labor que viene haciendo Marta Macho desde la Universidad del País Vasco con su infatigable trabajo en las redes sociales para hacer visible a las mujeres científicas. Su blog “Mujeres con Ciencia”:

Mujeres con ciencia nace con el objetivo de mostrar lo que hacen y han hecho las mujeres que se han dedicado y dedican a la ciencia y a la tecnología. Biografías, entrevistas, eventos, efemérides y todo tipo de crónicas o hechos relevantes tendrán cabida en este medio. Nuestro propósito es que Mujeres con ciencia dé a conocer la existencia de esas mujeres, su trabajo y las circunstancias en que lo desarrollaron o lo desarrollan.

Somos conscientes de la modestia de esta iniciativa y de que algo tan pequeño como un medio digital en un universo tan grande como es internet tiene una capacidad muy limitada de incidir en la marcha de las cosas. Pero ello no ha de ser una razón para la inacción. Desde su modestia, Mujeres con ciencia hará lo que esté a su alcance, desarrollando su labor con el propósito declarado en estas líneas.”

El año que viene la ciudad de Quito será sede del XIII Congreso Iberoamericano de Ciencia, Tecnología y Género del 16 al 18 de julio de 2020. Será una nueva oportunidad de fortalecer el trabajo en red que permita que se colabore para tener un reto en la Agenda 2030 y que sea lograr un descenso significativo del índice de Techo de Cristal y un reto que quizás sea más necesario en esta época.

Uno de los aspectos más significativos de este momento es la progresiva digitalización de la sociedad. La denominada Industria 4.0, la robotización, las tecnologías del lenguaje y, sobre todo, la digitalización de la mayoría de los servicios enfrenta a la sociedad a modelos en los que las tecnologías sean “entrañables” o “viscerales”. La forma de diseñarlas y, sobre todo, que la mirada de la diversidad de usuarios sea tenida en cuenta definirá una sociedad digital inclusiva o elitista.

La presencia de muchas mujeres en los procesos de diseño y fabricación de las tecnologías será decisiva y para ello necesitamos que cada vez más mujeres entren en profesiones mayoritariamente masculinas como son las ingenierías y las matemáticas.

La historia tiene cientos de ejemplos de mujeres que han marcado hitos técnicos en la informática y el futuro debe tener a nuevas mujeres que marquen el camino correcto.

Por todo ello nada mejor que hacer de Quito 2020 y el XIII Congreso Iberoamericano de Ciencia, Tecnología y Género un encuentro para establecer una hoja de ruta compartida de científicas e ingenieras para avanzar en el descenso de la tasa del índice del Techo de Cristal y en que las aulas se llenen de mujeres dispuestas a liderar las tecnologías del siglo XXI.

Toda la información se encuentra en: https://ciespal.org/mujeresyciencia/

Web Congreso

Referencias:

Informe Mujeres Investigadoras CSIC 2019 https://www.csic.es/es/el-csic/ciencia-en-igualdad/mujeres-y-ciencia

La presencia de la mujer en la carrera científica https://11defebrero.org/mujer-y-ciencia/situacion-actual/

Mujeres con ciencia https://mujeresconciencia.com/

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Hay que seguir mejorando. Creo que más del 50% de la población mundial debe cobrar por el mismo lo mismo que el otro 50% aproximadamente.

Muy de acuerdo. Y gracias por comentar

Muy interesante evento. Aspiro a participar, mi tesis doctoral va en esta linea de investigación.

(requerido)

(requerido)


*