EN UN LUGAR DE LA MANCHA…

Entre los sucesos pintorescos que nos está deparando el  IV Centenario del <<Quijote>>>, tiene que figurar con letra grande la <<acción>>, por llamarla de alguna manera de un grupo de <<expertos>>, por llamarlos también de alguna manera, que ha identificado, tras minuciosas e interdisciplinarias investigaciones, el <<lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme>>. Los tales, todos muy catedráticos y catedráticas, han llegado a la conclusión de que se trata de la localidad de Argamasilla de Alba, donde a don Miguel no le fue bien. Pero, ay, la vieja filología dictaminó hace ya tiempo que el arranque del texto, un octosílabo, procede de la literatura de romances y que <<no quiero acordarme>> es una frase formularia, donde además <<quiero>> significa <<voy>> ((´No voy  a acordarme´). De  modo que de Argamasilla <<rien de rien>>, aunque el dinero público haya sido gastado con generosidad y a mayor gloria de la erudición inútil, y usted que lo diga.

 

MIGUEL GARCÍA-POSADA.

 

P. D. Dicen que hubo excursión a Argamasilla para celebrar el descubrimiento.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Señor García-Posada:

Me dirijo a Vd. para que procure enterarse mejor de lo que lee, ya que el estudio multidisciplinar que se ha publicado este año situa (y, por cierto, muy bien situado) "el lugar de la Mancha" en Villanueva de los Infantes, cabecera del "Campo de Montiel". Le recomiendo que lo lea detenidamente, ya que merece la pena y deja pocas dudas acerca del mencionado lugar, al contrario de lo que pasa con Argamasilla de Alba, ya que los defensores de esta última opción se basan en que allí estuvo encarcelado Cervantes. No existe documento alguno que demuestre este hecho, y aunque lo hubiera, no bastaría para demostrar que Cervantes se refiriera a este pueblo en el primer párrafo del Quijote. Lamento decirle que las "habladurias y leyendas populares" le han jugado una mala pasada. Lea, como he dicho antes, el citado estudio ( "El lugar de la Mancha es … El Quijote como un sistema de distancias/tiempo) y dese cuenta que la situacion de dicho lugar se puede demostrar científicamente.

Un saludo

El Quijote es la única obra humana -y no sólo literaria- que cuando acabas su lectura tu cerebro es otro y otros son tus sentimientos.

POR FAVOR ENVIERME LA DIRECCION DE ESOPO A MI CORREO cacepe2901@yahoo.com.mx ya que quiero ir a visitarlos

me encantaria ir a la presentacion del libro que va a haber el dia de hoy

ESPERO SU RESPUESTA

cual sera ese lugar

A pesar de que los comentaristas y gran parte de interesados en la adjudicación de la patria chica de Don Quijote a los pueblos de Argamasilla de Alba y Villanueva de los Infantes, Cervantes sitúa a Don Quijote en un pueblo cercano a El Toboso, el pueblo de Dulcinea. Los dos pueblos más cercanos a El Toboso son Quintanar de la Orden y Miguel Esteban. Sin duda uno de estos dos pueblos es el elegido por Cervantes, al que le pegaron cuando estaba de reacaudador de impuestos. Esto fue en Quintanar. Lo de "no quiero acordarme" podría ser una pista para decir que el pueblo de Quintanar lo uería olvidar por ser el lugar donde le pegaron. Pero nunca pondría a Don Quijote, modelo de caballero en el lugar donde le pegaron realmente y donde en su novela, el rico Aldudo, vecino de Quintanar pega despiadadamente a Andresillo. Por lo tanto, se deduce que el pueblo que queda como patria es el de Miguel Esteban, donde varios autores adelantaron desde hace tiempo en la novela "No" de Juan Patiño Torres estas afirmaciones.

A nuestro querido Cervantes le fue mal en muchos lugares, pero la conocida enemistad que tenía a su suegra, que vivía en Argamasilla de Alba, debemos tenerla muy en cuenta.

He descubierto el lugar de la Mancha del Quijote, Urda, puedo demostrarlo de forma matemática (Cervantes da dos veces el eje de coordenadas en el texto de su libro), se trata pues de la única y verdadera aldea de Sancho. He escrito un libro, “Escrito con la zurda”, donde se esconden las claves necesarias para descubrir el verdadero y único lugar de la Mancha al que se refería Cervantes con su “de cuyo nombre no quiero acordarme” o “que no le saldrá en la vida” del romance “El Amante apaleado“, mediante cuatro sistemas: hieroglíficos, anagramas, profecías y lógica de la orientación con respecto a Puerto Lapice deducida del texto quijotil. Cervantes sigue escribiendo si se hace lo que se conviene y aquí me estoy refiriendo a la penúltima frase del prólogo del Persiles: “Tiempo vendra quiça, donde anudando este roto hilo, diga lo que aqui me falta, y lo que sè conuenia.”. Para ello hay que anudar ese roto hilo, lo cual es complicado.

Comprendo que lo dicho puede resultar extraño e increíble pero es absolutamente cierto y demostrable. El descubrimiento de este enigma me ha llevado tres años de trabajos y a escribir este mi primer y único libro que esconde un autentico tesoro literario: la existencia de formas ocultas en la obra de Cervantes, especialmente en el Quijote, algo que ha permanecido oculto durante 400 años y que ahora sale a luz. Quisiera ser tomado en serio y no es mi propósito tomar el pelo a nadie ni exponer teorías fantasiosas, repito que todo lo dicho es matemáticamente demostrable, y que de la lectura del libro se puede llegar a conocer el nombre de la aldea del Quijote, un pueblo nunca antes mencionado ni como sospechoso. Con todo, el libro oculta nuevamente dicho nombre, dejando que sea el lector avizor el que destape tal misterio si sigue las indicaciones y tiene un buen mapa de la zona o es conocedor de la Mancha. Así que me ha parecido mejor escribir y adjuntar un ensayo corto titulado “Urda la desconocida” para la mejor comprensión de la enrevesada trama del libro. En el ensayo, que se puede leer a modo de prólogo, se dice de forma clara y directa cual es el lugar de la Mancha, Urda (a 30 km. de Puerto Lapice por el noroeste) y las curiosas y contundentes razones que llevan al nombre de este pueblo o a su posición geográfica.

Lo sorprendente es que en este caso se trata de un estudio serio y riguroso, presentado en forma de novela, con pruebas concluyentes que muestran la existencia de esas formas difíciles correspondientes al mejor manierismo literario y muy de moda en la época de Cervantes, que se sirvió de ellas para plantear adivinanzas sobre el lugar y Avellaneda. Sólo pido algo de credibilidad y también paciencia para leerse el ensayo o el libro. Si se está interesado en más información contactar conmigo en fajunco@.hotmail.com

HI JOUJDJ ADUAGDJABMAIDYIWHFKAJGDIAHDA

(requerido)

(requerido)


*