EXÁMENES

 

Resulta que las pruebas de diagnóstico para los alumnos de Sexto de Primaria  en la Comunidad de Madrid no han sido el desastre que la progresía auguraba. El 70% de los escolares aprobó el examen. Un dogma en entredicho: la condición nefasta de los exámenes,  su poder traumático, su condición de enemigo del género humano. Pues sucede que los niños se examinan, nos les pasa nada y encima la mayoría aprueba. Oh  los neorrousseaunianos, los seguidores de Ivan Ilich, ¿dónde vuestras lamentaciones? Gritad, gritadlas, que nos las oigo y las necesito para sentirme reforzado en mi alma de desencantado progre.

 

MIGUEL GARCÍA-POSADA

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*