CERVANTES, QUINIELAS

 

Han comenzado a circular las quinielas sobre el  premio Cervantes ¿Será posible que el paisanaje común a un candidato y al presidente del Gobierno pueda ser argumento suficiente? Confiemos que no, pero inaugurar el sistema de premiar  al poeta de la tierra del que manda, sería mala cosa. Veremos. Aunque cosas tan raras se han visto que todo podría ser. Las interferencias nunca han faltado en este Premio. Recordemos a Dulce María Loynaz, auspiciada por Fidel Castro, por muy increíble que parezca.  O los melindres que llevaron a concederle el galardón <<ex aequo>> a Jorge Luis Borges, que se lo merecía él solito siendo como era –y es– uno de los grandes escritores del siglo.  O cuando lo obtuvo Rafael Alberti, merecidísimo, pero cuya candidatura fue presentada fuera de plazo. Tengamos memoria, que nunca viene mal.

 

MIGUEL GARCÍA-POSADA

 

 

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*