LA ESCRITURA EN LIBERTAD

 

La plena libertad de expresión es una utopía. Los medios están condicionados por sus intereses económicos, empresariales e ideológicos. El pluralismo es el único sistema que permite acercarse un poco a esa utopía. Pues bien, puede decirse que los 23 millones de “blogs” existentes –y se crean unos 70000 diarios– están poniendo la utopía menos inaccesible. Los blogs, muchas veces individuales, permiten una desenvoltura de expresión y concepto que el diario, la radio o la televisión no permiten. “Blogger” puede ser cualquiera, incluidos quienes no son cualesquiera: gentes cualificadas que saltan al “blog” para encauzar o formular opiniones, o contradecir las ya enunciadas, que rebasan con mucho los módulos formativos de las plantillas de los medios y su elenco de colaboradores. Libertad para el lenguaje (“Las palabras en libertad”) reclamaban los surrealistas a comienzos del siglo XX; esta libertad, pese a las insidias de los  tiempos, está hoy más cerca.

 

MIGUEL GARCÍA-POSADA

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Pero no todo el mundo puede acercarse a un blog. Los que se acercan, ya están convencidos. Mientras, contemplemos lo que se llama democratización de la ignorancia.

Es verdad, pero, solo una parte. Según crece el número de blogs su contenido se hace más invisible. Sólo el trabajo común y libre puede hacer que los blogs no terminen siendo un medio más de los que tienen todos lo medios. Y no me refiero a los de comunicación, que también, sino a los económicos. El éxito suele llevar a la traición.

Con salvedades. Los blogs son, al tiempo que un lugar que se libera de las presiones de los grandes grupos de información, de sus torcimientos y sus tiranías, un país donde reina el más formidable de los babeles. Para bien y para mal. Reune muchas voces (no <i>todas las voces</i>, como bien apunta <b>Juan San Pedro</b>: es necesario tener ordenador o la posibilidad de hacer uso de él; se precisa una conexión a Internet; se ha de ser mínimamente letrado. Como lleva siendo costumbre en la Historia del Mundo, no es que la Información construya privilegiados, sino que los privilegiados son los que tienen acceso a la información: para nutrirse de ella o para redactarla, para pensarla, para reflexionar sobre ella); voces que se contrarían, que se desdicen las unas a las otras. El criterio recto convive con su falta en feliz contubernio. Entre todo el babel…¿cómo discriminar, cómo distinguir lo fundamentado del arrebato que carece de basamento?

Por poner un caso doloroso: alguien trata de enterarse de quien es Lorca. Entra a un blog, donde se le informa que fue un magnífico poeta y se expone con cierta prolijidad los logros de sus versos. En otro, se explica con torcido criterio que de la mente de un maricón rojeras no puede salir, ni salió, nada bueno: que de sus poemas abjuraba hasta el mismo Borges. ¿Qué debe pensar el visitante? ¿Quién tiene criterio fundamentado, cuando la identidad y la misma volatilidad de los blogs es contraria a la detección de la confianza?

Frente a la sociedad de la información la sociedad del conocimiento y la voz autorizada está en los libros clásicos, la libertad en los blogs.

Insisto: el uso de la libertad no nos puede inducir a emplearla para errar o para ser laxos en nuestros comentarios. ¿Cuantos blogs hay cuya información más contrastada (y cuyo dato más interesante) es que su dueño, al levantarse por la noche para ir al baño, se orinó los pies? ¿Y cuantos que propagan mentiras y falsedades a troche y moche? Menudo empleo de la libertad: para confundir, para decir naderías, superficialidades o estupideces.

Entiéndase que no estoy contra la libertad, sino a favor de un empleo medianamente responsable de esta. No prohibo nada, no pido el recorte del uso: pido que cada hijo de vecino tenga algo de respeto por sus lectores. Que las nuevas formas de prensa se deslicen hasta estos rincones interneteros no da derecho a multiplicar la falacia o la exhibición de la ignorancia. Vamos, creo yo.

Estimado Miguel, el fenómeno de los blog pone muy nerviosos a los camastrones prebostes de la cultura española, como Woijtisolo o el chocheante y chocheado Conte.

Bienvenidos sean.

¡Y viva Umbral!

La última crítica del chocheado y chocheante Conte sobre un ensayo reciente del aspirante a Conte, que no a Conde, Jordi Gracia, es harto llamativa: principia a reseñar el libro de marras en la última línea de la reseña.

La degeneración del diario El País ha experimentado un acelerón terrible en los últimos tiempos: junto a la salida por la puerta trasera de intelectuales de indudable valía como Arcadi Espada o Ignacio Echevarría, se ha dado un notable despegue entre sus páginas de figuras grotescas como Manolo Rivas, duque de Chapapote, Seso de Toro, el paleontólogo Jordi Gracia y el inefable falangista Rafael Conte, a quien la novela de Umbral "Leyenda del César Visionario" le hirvió la sangre dado lo mal que en ella quedaban los, así llamados, "laínes". Todo ello, más las consabidas entrevistas o artículos de Carlos Goytisolo, Juan Fuentes, José María Vicent y Manuel Ridao y el no menos consabido Juanito Cruz, esa voz, determina un periódico que apenas si es caricatura de lo que un día, finales de los setenta, fue.

Estimado Miguel,

Estoy investigando sobre la escritura y llegué a su interesante blog. Quería mencionarle que fue Marinetti y los futuristas quienes concibieron "las palabras en libertad" en 1919.

Saludos,

Anna

Señor García-Posada: No soy yo nada dado, qué quiere que le diga, a las cosas estas de Internet, pero una amiga común me informó de que este blog existía, y ahora, al visitar este sitio (se dice así…?), aprovecho la ocasión para saludarlos tanto a usted como a todos sus lectores, para expresarle -una vez más- mi mayor admiración por la extraordinaria calidad de su obra literaria, para confesarle que Días precarios es un poemario que no puedo dejar de tener todos los días en las manos porque me emociona más en cada relectura, y para decirle también que no estoy del todo de acuerdo con lo que apunta en su comentario. Internet es a menudo un territorio en el que el insulto circula libremente. Pero en fin, no quiero aburrirlos más…

Enhorabuena por todo, mi admirado poeta.

Me alegra saber que pronto llegará el reconocimiento a todo cuanto usted le ha dado a la lengua española.

Buenas tardes a todos.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..