Trincheras

En Aragón se están reconstruyendo las trincheras de la guerra civil. Las de los dos lados. Era el único modo de hacerlo. Otra elección hubiera sido inaceptable. La guerra civil la perdimos todos los españoles. La II República se resolvió en tragedia, como acaba de poner de manifiesto el profesor Juan Avilés en su excelente libro sobre la izquierda burguesa y la “tragedia” (sic) de la guerra. No todos, es cierto, fueron responsables de la tragedia, pero casi todos interpretaron su papel de agonistas de la tragedia. ¿Qué hacía Prieto ayudando a los revolucionarios de Asturias en 1934? ¿Qué hacía un socilademócrata como Largo Caballero, que se sentó en el Consejo de Estado a instancias del dictador Primo de Rivera, proclamándose el “Lenin español?, ¿sabía de verdad Largo quién había sido de veras, un asesino en serie político, que dio la orden de asesinar a toda la familia imperial, incluidos el zarévicht? ¿ Y qué hacía Azaña guardando silencio ante el asesinato de Calvo Sotelo? Las trincheras reconstruidas deben servir para la gran lección: nunca más, nunca más, nunca más MIGUEL GARCÍA-POSADA

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*