Archivo de diciembre, 2007

“Umbralandia”

Fuentes de toda solvencia atribuyen toda la responsabilidad del miserable ataque contra Francisco Umbral a las insidiosas maneras de un periodista colombiano y  no mexicano, como decíamos en nuestro comentario de hace unos días. A los efectos da lo mismo porque los difamadores de esta especie no tienen nación; pertenecen a esa oscura patria de la <<mala gente que camina y va apestando la tierra>>, como dijo Antonio Machado. Ni los  colombianos, ni los mexicanos, ni nadie, tienen la culpa de tener paisanos así. Gracias de todos modos a esas fuentes por su precisión. Eso sí, no queremos acordarnos del nombre del difamador.

 

MIGUEL GARCÍA-POSADA

 

Etiquetas:
Categorias: General

Rubén Darío

 Galaxia Gutenberg ha publicado el primer tomo de las obras completas del escritor que fundó la literatura española contemporánea, y no solo la poesía. La edición, que abarca el verso rubeniano, ha corrido a cargo  de Julio Ortega, que le ha lavado la cara a los textos del padre y maestro mágico, deteriorado o sucio por el paso de los años además de situar y valorar con perspicacia la ingente obra del genial nicaragüense, el “ruiseñor  errante de América, como lo llamó Juan Ramón Jiménez” .Con este motivo,  un amigo nuestro, el poeta Carlos Bauzano, ha compuesto el siguiente poema en honor de  Darío, que ofrecemos a continuación seguido, sin las rayas separadoras:

<<Mágico padre, argonauta del ritmo y el sueño y los pulsos febriles con que insomnes respiran los astros, los cielos de fuegos ardientes, mágico, hímnico, lírico, épico, sátiro, atlante, creyente en el Cristo, en Apolo y su corte y los pechos de Venus, surcaste caminos que nadie pisaba, mares que nadie rozó,

burlaste a gramáticas, a fieros guardianes del verbo sagrado, tú solo el idioma creaste de nuevo, hiciste otra vez para ir destilando la pasión de la muerte y los cuerpos en flor, los terrores del hombre y también sus caricias, la sombra siniestra y el cálido sol de la inmensa lujuria, del vino en la sangre, oh padre y maestro, oh hermano el mayor, el que vino de América, de las Indias de oro, del sueño imperial, de los dioses de cobre, a cantar la alegría, el espanto, la gloria, el infierno, el camino del hombre en la tierra, su angustia, su gozo, sus ansias sin fin>>.

Etiquetas:
Categorias: General

Insidias

 El Rey de España no mandó callar a Hugo Chavez; le impelió a que se callara para que Rodríguez Zapatero, que estaba en el uso de la palabra, pudiera terminar su intervención, pero el chavismo tiene también discípulos en la vida cultural. Un sedicente periodista mexicano acaba de lanzar desde su blog un desastrado ataque contra el fallecido Francisco Umbral, al que le niega todo: ideas y estilo, lo acusa de ser un cotilla mundano, un cronista frívolo de salón, un personaje del XX novelesco francés. Todo para terminar diciendo que por este camino España se convertirá en una gigantesca umbralandia, tierra de escritores del tres al cuarto, chupones del poder, etc. El periodista de cuyo nombre no queremos ni debemos acordarnos nos corta la retirada, nos tapa la boca con el lodazal de sus insultos. Pues bien, cállese usted también, señor XZY de México. Usted insulta la memoria de alguien que escribió <<Mortal y rosa>, <<Las ninfas>>, <<Leyenda del Cesar Visionario<<, <<El hijo de Greta Garbo>, <<Un ser de lejanías>>, etc., además de dignificar la colaboración literaria escribiendo sus columnas en castellano impecable, siempre literario. Lea usted, señor XZY mexicano, lea los títulos que he consignado de Umbral y deje que el escritor diga sus verdades desde el sitial de su augusto estilo. Y olvídese de insidias, Umbral ganó el Cervantes limpiamente, sin necesidad de trucos ni subterfugios, aunque alguna periodista del diario El País se empeñara en ir contra la verdad, como le corrigió el honradísimo Jose Hierro –¿sabe usted quién es?, seguro que no. Cállese, burdo gacetillero de México.

 

 MIguel García-Posada

Etiquetas:
Categorias: General

Derecho a discrepar

La crítica es el derecho a discrepar, no el derecho a insultar. Este bloguero se ve obligado a recordárselo a quienes aún no lo han entendido y aprovecha cualquier oportunidad para la descalificación. Así uno publicó hace meses un libro y un señor de Albacete arremetió contra el libro y su autor en la Red poniéndolo como no digan dueñas. Ahora acaba de publicar otro, esta vez de versos (“Días precarios”) y se permite recordarle al señor de Albacete que criticar no  es  insultar en ningún sentido. El derecho a disentir no puede albergar bajo su limpia apariencia el veneno de la befa  y aun de la calumnia. Grandeza de la Red: todo el mundo puede opinar; miseria de la Red: también los descerebrados pueden hacerlo.

 

MIGUEL GARCÍA-POSADA

 

Etiquetas:
Categorias: General

Un lorquista mexicano

Le contesto por este medio, pero su dirección se me ha desvanecido. Usted pregunta por el texto correcto de <<Media luna>>, verso 2. Algunas ediciones traen: <<¡Cómo está el cielo tranquilo!>> Es una construcción galicada. Ante la salida de la media luna, siempre inquietante el astro en Lorca, el poeta se pergunta:¿ <<¿Cómo está el cielo tranquilo?> Esta es sin duda la lección correcta , afanado amigo y lorquista mexicano. Espero que la respuesta llegue a tiempo y usted pueda entregar su trabajo, pero no se me ponga airado por un signo interrogativo de más o una admiración de menos. O al revés. En todo caso me conmueve su rigor (y su fervor).

 

 

Miguel García-Posada

 

Etiquetas:
Categorias: General