“Umbralandia”

Fuentes de toda solvencia atribuyen toda la responsabilidad del miserable ataque contra Francisco Umbral a las insidiosas maneras de un periodista colombiano y  no mexicano, como decíamos en nuestro comentario de hace unos días. A los efectos da lo mismo porque los difamadores de esta especie no tienen nación; pertenecen a esa oscura patria de la <<mala gente que camina y va apestando la tierra>>, como dijo Antonio Machado. Ni los  colombianos, ni los mexicanos, ni nadie, tienen la culpa de tener paisanos así. Gracias de todos modos a esas fuentes por su precisión. Eso sí, no queremos acordarnos del nombre del difamador.

 

MIGUEL GARCÍA-POSADA

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

El tiempo dirá lo muy grande que era Umbral.

Lo grande que es y que será para siempre…

Un lector

(En fin, este es el país que tenemos; qué mas da todo, ya…)

Umbral pertenecía a esa rara raza de escritores atravesada por la corriente lírica y rítmica de la poesía de todos los tiempos. Su prosa era pura delectación, ironía y lúdica extravagancia, su prosa era la de un estilismo forjado en hierro ardiente, saciedad de toda gula y voz marcada de tropismos.

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*