La edad de la sospecha

Párrafo inquietante de la gran novela de Vasili Grossman <<Vida y destino>>: (Galaxia Gutenberg): <<Muchos ciudadanos iban a parar al campo [de concentración] por haber contado un chiste de contenido político o por haber expresado una observación crítica al régimen hitleriano en una conversación entre amigos. No habían hecho circular octavillas, no habían participado en reuniones clandestinas. Se les acusaba de ser sospechosos de <<poder hacerlo>>. El totalitarismo llevado hasta las últimas consecuencias. Fascismo en estado puro. Prohibición del pensamiento, reclusión de la libertad, Edad de la sospecha, el recelo, la desconfianza. Hubiera sido un horrible milagro de los dioses que régimen así hubiera podido sobrevivir. No sobrevivió, pero en su caída .–nada de crepúsculo de los dioses, como diría algún gacetillero– arrastró a millones de criaturas que no merecían tan desastrada muerte: ¿quién la merece?

 

Miguel García-Posada

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Parece que se te olvidó que Lenin y sus sucesores usan los mismos procedimientos hasta el día presente. ¿Memoria tuerta?

Lenin, Stalin, Castro y todos sus aprendices. Para más inri, parece que aquí, en España, las Autoridades no se atreven a llamar por su nombre al Régimen Cubano, es decir, simple República Bananera Totalitaria, e incluso, nos quieren presentar a los hijos trepas de dicha Revolución como ejemplo de adónde puede llegar el espíritu humano. A saber los cadáveres que habrán dejado en su camino de ascención a tan gran altura.

La obra de Grossman lo lleva a uno a afianzarse en el convencimiento de que la belleza no se destruye fácilmente. Y cuando hablo de belleza me refiero, claro, a cuanto de la mejor literatura hay en esa magnífica novela, que además no sé si es exactamente un documento, pero desde luego sí es un testimonio legado a la historia del mundo.

Pienso mucho en los escritores perseguidos por el terror soviético. Grossman, es cierto, no fue el peor tratado entre tanta barbarie, pero como nadie ignora no llegó a ver publicado su libro.

Hace unas noches leía yo los últimos descubrimientos sobre el proceso (es una manera de hablar, lo de <proceso>, claro…) a Bábel, y me daban ganas de llorar.

Yo soy gallego, y aunque nunca estaré entre los que juzgan, me duele que la conselleira de Cultura haya gastado un millón de euros del dinero público (un millón, al menos, no quiere concretar la cifra en el Parlamento) en una excursión a Cuba rodeada de escritores y músicos muy afectos a lo que ella representa.

¿Cómo se puede gastar el dinero de todos para apoyar un régimen, el castrista, que de facto permite, entre tanta hambre y tanta persecución y tanto campo de concentración, hasta la prostitución infantil?

Mientras tanto, cuando en Galicia se reeditan artículos de Cunqueiro… ¡se interviene en el texto!

(No, no es broma, la editorial Nigra, de la mano de una becaria del Centro de Estudios Gallegos de Oxford, disculpen que me reserve el nombre de la señorita que en cualquier caso no es ningún secreto, ha ido <normalizando> la toponimia que usaba Don Álvaro).

Como si Cunquiero fuese tonto, y no tuviese él muy buenas razones para escribir Finisterre donde estos le calzan, en un texto firmado por él, Fisterra.

Yo, que en el día a día no he hablado en mi vida otra cosa que gallego, siento verdadera vergüenza, perdonen el dolor de hoy y las confidencias, viendo cuánto daño le hacen a mi idioma los que, después de empezar a hablar cuando vieron que de ahí sacarían sus buenos dineros, lo utilizan para arrojarlo a los demás, como si fuese una piedra.

Las dictaduras constituyen una hipertrofia del Poder, que en muchos casos (Hitler, Stalin, etc) se haca totalitario e invade hasta la más íntima intimidad de las personas: te dicta normas de conducta, te impone creencias, actitudes, comportamientos…(De buena nos hemos librado naciendo en otra época). Pero no hay que tirar las campanas al vuelo: en muchas democracias (caso de España) el Poder también presiona, de forma más ténue y sutil: aquí es difícil encontrar periodicos neutrales (ni los deportivos), y te topas con el poder mediático que ensalza a unos (escritores, músicos, científicos, filósofos) y a otros los relega porque no son de su cuerda o no son de ninguna. Hay un maligno axiona en nuestra venenosa Administración: a los amigos el culo, a los enemigos por culo, y a los indiferentes se les aplica el reglamento vigente. Llevo dos años intentando localizar un expediente de 1939 en los archivos militares y aún no he podido; tienes que tener un enchufe como Guerrero Zamora cuando localizó el de Miguel Hernández. ¿Y qué decir de los políticos autonómicos, herederos de los antiguos caciques de la Restauración. Hay una frase que se repite por muchas provincias andaluzas (menos en Sevila, claro): ¿cuales son las tres cosas más inútiles del mundo?: la lluvía en el mar, la luna de día y la Junta de Andalucía.

¿España es un país de derecho? Yo cuando leí lo del cuartel de Roquetas comencé a dudarlo. En resumen: el individuo está indefenso frente al poder, y si me apuras, frente a la sociedad que sostiene o deja actuar a ese poder. Según el historiador Ian Kershaw, "el camino de Auschwitz lo abrió el odio, pero lo asfaltó la indiferencia".

En el tardofranquismo teníamos la esperanza puesta en la democracía, pero ahora ¿qué esperanza tenemos? Y recurro a mi "novena bienaventuranza": dichosos los que no nacerán porque ellos no conocerán ni el mar, ni el dolor, ni la muerte.

Y los terrible, porque en España todos son iguales, es que nos obligan a votarlos. O eso esperan.

Hace unos instantes, he tenido una conversación breve, pero como siempre encantadora, con una de las personas que más admiro, doña Julia U.

Me decía ella, hasta un tanto indignada, que se encuentra muy molesta porque se ha elegido por sufragio popular, para representar a España en el Festival de Eurovisión, a un cómico que pega saltos variados y del que ustedes, sin duda, también tendrán noticias.

Y yo le decía a doña Julia que no entiendo su indignación. Porque, para mi gusto particular, el personaje es magnífico para REPRESENTARNOS. Insuperable.

O es que no es ese el país que tenemos…?

Pues asumámoslo. Y aceptemos que después estamos los cuatro amigos de siempre hablando de Machado y de Juan Ramón, mientras el país todo nos toma a risa.

Aceptemos de una vez, por favor, la realidad.

Esto es lo que hay… y así andamos.

Y no nos engañemos

(disculpen, por cierto, que intervenga dos veces seguidas)

Esto aún está EMPEZANDO.

Buenas tardes a todos, y en especial a ese tan gran poeta que admistra esta bitácora, hospitalaria isla de libros en la que refugiarnos de vez en cuando.

trabajo

El humor es un arma muy afilada y penetrante, más de lo que parece (el intelectual y el popular, no el otro). Ningún totalitarismo la resiste y malamente lo hacen otro regímenes.

Hola, buenas tardes. Preparo un reportaje para El Mundo sobre la importancia de la creatividad en el conocimiento. He estado leyendo la selección de poemas sobre ciencia que usted tiene colgada en el blog. Cree que podría ponerse en contacto conmigo, por favor? un abrazo, gracias

rebeca.yanke@gmail.com

(requerido)

(requerido)


*