Archivo de marzo, 2015

Lección de anatomía. Alberto Carpio.

Enlace a Lección de anatomía de Alberto Carpio en poesía y ciencia

Nos encontramos ante un poema del que es parte fundamental un cuadro que representa una lección de anatomía. Estamos, pues, ante una doble relación de la ciencia, en primer lugar, con las bellas artes (pintura), y con la literatura (poesía), en segundo lugar.

El cuadro

La lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp de Rembrandt es el primer gran encargo que recibe el pintor, que se había formado primero en su ciudad natal, Leyden, con Jacob Van Swanenburgh y, más tarde, en 1623 en Amsterdam con el maestro Pieter Lastman durante un periodo de seis meses, acabado el cual volvió a su Leiden natal dónde estableció su taller. En 1631 retornó a Amsterdam donde entró en contacto con el influyente gremio de cirujanos (Surgeons’ Guild) que le encarga este cuadro corporativo.

Lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp. Rembrandt.
(Mauritshuis, La Haya)

La nueva burguesía comercial y sus gremios, con sus encargos de retratos corporativos, se convirtieron en los principales clientes de los pintores holandeses. La lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp constituye un ejemplo paradigmático de este tipo de obras, y a partir de su realización, Rembrandt se convirtió en famoso en pocos meses, recibiendo desde ese momento, numerosos encargos de obras.

Por otra parte en esa época – de consolidación de los conocimientos anatómicos y de nacimiento de la cirugía – eran frecuentes las sesiones públicas de disección. Desde el año 1555 el gremio de cirujanos de Amsterdam recibió permiso para realizar cada año la disección del cadáver de un criminal ejecutado. Estas sesiones de disección, que duraban como mínimo tres días consecutivos, eran abiertas a todos los miembros del gremio y también al público general que pagaba su entrada. Con el tiempo constituyó una tradición la realización cuadros pintados al óleo de estas sesiones, habiendo llegado hasta nosotros un total de nueve retratos de los cirujanos de Amsterdam realizados entre 1603 y 1700.

La anatomía del Dr. Nicolaes Tulp lleva tras de sí una extensa bibliografía con referencias que van desde las meramente compositivas y pictóricas, a las relacionadas con la forma de representación, canónica o no, de la sección de disección y los detalles sobre la anatomía del antebrazo y sus posibles fallos; pasando por los significados y relevancia de los personajes representados. (Ver Nota 1).

El cuadro no es una representación real de la disección llevada a cabo por el Dr. Tulp en enero 1632. Se trata de una construcción imaginaria cuya composición está determinada en gran medida por consideraciones pictóricas. El cadáver es el gran foco de atención debido a su posición en primer plano y a su brillo. Desde él, la mirada del espectador se eleva a las cabezas iluminados de los aislantes, cuyas expresiones reflejan diferentes grados y puntos de atención, y después, a las caras y a las manos del Dr. Tulp. Este último, con su oscura vestimenta y su llamativo sombrero manipula con un fórceps ciertos músculos y tendones del brazo del cadáver, mostrando los movimientos producidos en la mano de éste, con su mano izquierda.

Respecto de representaciones anteriores de disección anatómica, la obra de Rembrandt se caracteriza por adoptar una representación funcional en la que los personajes no se presentan estáticos en forma de meros retratos; sino que cada cual tiene su papel y que se encuentran en la acción de atender la lección que el Dr. Tulp imparte sobre nervios y músculos.

El poema y su autor, Alberto Carpio.

Lección de anatomía relata los recuerdos e impresiones del narrador cuando, con once años, vio el cuadro en el transcurso de un viaje familiar a Holanda. El esquema narrativo del poema no es – como suele suceder con la forma que aparecen los recuerdos en nuestra memoria – estrictamente cronológico.

Comienza con el punto principal y núcleo primordial del recuerdo, que no es otro que el cuerpo del cadáver en primer plano; posiblemente la primera aproximación del niño a la muerte.

“El hombre amoratado en la camilla
con los ojos velados como un pez en la plaza”

En comparación con la actividad del Dr. Tulp que se le antoja prosaica e intranscendente.. “Las fibras que el Dr. Tulp levanta indiferente / y la piel retirada como si fuera un guante.”

A continuación, se rememora el viaje realizado hasta ese momento, inscribiendo la visita al museo después de otras actividades turísticas: los canales, el mercado de quesos y “la lencería azul de la mujer en el escaparate”.

En el centro de la composición rememora la explicación de su padre, profesor de historia: “No se habló de la muerte, / nos fuimos a comer”, y sí de los colores y de la disposición de los personajes, (todo lo que podemos encontrar en la extensa bibliografía existente y en las guías turísticas y de museos).

“Sólo tenía once años
la muerte como Rembrandt
era un nombre vacío.”

No le habían explicado lo que era la muerte, ni lo que significaba, ni tampoco cómo confortarse ante ella. Su conclusión es que no se atendía a lo importante. Miraban el libro, no el cadáver. (O la enfermedad y no el enfermo, camino que iba a seguir la moderna medicina que nacía en esas sesiones anatómicas). No buscaban la verdad de la muerte y su explicación, conformándose con resolver pequeños misterios.

Lección de anatomía está contenido en el libro Los comensales, publicado  en 2012 por la Editorial Pre-textos, con el que Alberto Carpio ganó el XII Premio de Poesía Emilio Prados para poetas menores de 35 años. En alnortedelosnortes.blogspot.com.es, se describe la poesía de Los comensales del modo siguiente:

El título del libro alude a la relación biológica entre dos seres, en la cual uno de los dos obtiene beneficio sin dañar o ayudar al otro. Las diferentes secciones del libro continúan esta visión metafórica donde lo social toma dimensiones biológicas, aseverando el carácter determinista de la condición humana. Su libro explora de ese modo los distintos tipos de relaciones, las diferentes etapas de la vida, dadas en momentos cruciales pero siempre en relación con los otros, siempre sobre el vínculo hacia el otro.

En Lección de anatomía, por ejemplo, el primer contacto de un niño con la muerte, algo que no entiende aún, se contrapone con el silencio del padre, incapaz de explicarla desde el mundo de los adultos, de dar respuesta a la sinrazón de la muerte.

Alberto Carpio nació en Sevilla en 1983. En 2006 se licenció en Filosofía. En la época en que ganó el Premio Emilio Prados se encontraba realizando cursos de Doctorado en Teoría de la Literatura para hacer una tesis sobre la poesía de Claudio Rodríguez.

Su poesía tiene un registro claro y muy humano. En la página poesía digitalAlberto Carpio ha escrito, sobre su quehacer poético, lo siguiente. “Temáticamente aúno poemas de amor con poemas reflexivos sobre la existencia desde ángulos cotidianos, pero alejándome de la poesía de la experiencia por la utilización de la metáfora y el símbolo como elementos primordiales del poema….El ritmo es mi único patrón poético. Poetas como Claudio Rodríguez, o casi cualquiera de la generación de los 50, son mi referencia en esto como en casi todo. Mi intención es escribir con precisión para sugerir ambigüedad y transmitir al lector toda la intensidad que pueda, mediante el ritmo y los símbolos de los que dispongo.”

A buenos maestros se acoge. En la intensidad y sinceridad de su Lección de anatomía se adivina un gran poeta futuro. Estaremos esperando.

Notas

1. A continuación indicamos algunos enlaces a páginas y documentos sobre La lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp. Un interesante y completo resumen del significado e interpretación del cuadro se encuentra en http://www.visual-arts-cork.com,  The anatomy Lesson of Dr Nicolaes Tulp (1632). En castellano son de interés el artículo La lección de anatomia del doctor Nicolaes Tulp: el comienzo de una untopía médica, de la Revista Médica de Chile y Rembrandt, The Anatomy Lesson of Dr. Tulp en la página web didáctica https://es.khanacademy.org/.

En otros artículos procedentes de revistas de investigación médica, se incide especialmente en los aspectos médicos y anatómicos: exactitud de los detalles anatómicos representados en la pintura, características de las sesiones de disección, etc. The Anatomy Lesson of Dr. Nicolaes Tulp by Rembrandt (1632): A Comparison of the Painting With a Dissected Left Forearm of a Dutch Male Cadaver en la revista The Journal of Hand Surgery de 2006; Dr. Nicolaes Tulp’s anatomy lecture en Medicine and Art de 2008 y Dr. Tulp’s Anatomy Lesson By Rembrandt: The Third Day Hypothesis,  en el Israel Medical Association Journal de 2009, son ejemplos de lo anterior.

 

 

Etiquetas:
Categorias: General

Yuri Gagarin. Nicanor Parra.

Enlace a Yuri Gagarin de Nicanor Parra en poesía y ciencia

Una de las parcelas privilegiadas, dentro de la poesía científica, desde  el último tercio del siglo XX es la astronáutica. La empresa humana y social de exploración del espacio y las vicisitudes de los hombres y mujeres valientes que la realizan, los astronautas, ejercen una enorme fascinación en la sociedad en general y, por tanto, en los poetas que les han dedicado numerosos poemas; de los que constituyen una buena muestra  los que se han incluido en la sección poesía y ciencia desde su inicio.

En opinión de quien esto escribe, siempre apetece leer un poema  de astronautas. (Ver Nota 1).

El poeta actualmente más veterano en lengua castellana, Nicanor Parra, que cumplirá el próximo mes de septiembre 101 años de vida, publicó en 1967 el poema Yuri Gagarin que traemos hoy a  poesía y ciencia, aproximadamente a un mes de que se cumpla el 54 aniversario del primer vuelo espacial tripulado, que tuvo lugar el  12 de abril de 1961.  Incluido en el libro Canciones rusas, habían pasado más de 10 años desde la publicación de Poemas y antipoemas que constituyó un auténtico terremoto en las letras chilenas y, también, en la poesía en castellano.

En la crítica a Canciones rusas realizada en el periódico El Mercurio por Ignacio Valente, (9-07-1967), se describe muy bien lo que supuso Poemas y antipoemas.

Nicanor Segundo Parra Sandoval.
(San Fabio de Alique, Chile. 1914)

Toda una forma de poetizar, toda una tradición de lenguaje lírico y, aún, toda una forma de entender la poesía fueron cuestionadas por el impacto purificador de esta nueva forma poética en ejercicio. Fue una liberación que necesitaba, que secretamente deseaba nuestra lírica…. El torbellino de Poemas y antipoemas vino por otro camino: la irrupción de la realidad inmediata, de la experiencia vivida, de la fantasía grotesca, del humor negro, de lo convencionalmente prosáico, de lo descaradamente no lírico.”

Como antes decíamos, habían pasado más de diez años y, según el texto anterior, la poesía de Canciones rusas presenta menos fuerza vital, con una inferior sensación de experiencia límite. De cualquier modo, concluye la crítica citada, “se encuentra siempre algo leve e impalpable… una realidad innegable; la adivinación del hombre, el destello de la doliente y cordial humanidad de Nicanor Parra; la viveza de un ingenio que renovó un día el panorama de la poesía chilena.” (Ver Nota 2).

Yuri Gagarin, (que es corto y perfecto para aprender de memoria), es un poema irónico y juguetón, con puntadas políticas en una época todavía de guerras frías y revoluciones soñadas. Nos presenta unas estrellas – que intuimos no fáciles de contentar y propensas al chismorreo – que se juntan a discutir el vuelo de Gagarin. “Ahora si que la sacamos bien”, dicen incrédulas, “¡Un comunista ruso / dando de volteretas en el cielo”. Vuelo del astronauta ruso que provocó, como sabemos, la aceleración decidida del programa espacial americano.

Yuri Gagarin es ungido en el poema como héroe supremo, “alma y señor del sistema solar”, y lo podemos imaginar sonriente dentro de su traje de astronauta, recordando el camino desde su  Klúshino natal en la estepa rusa – con todos sus pasos intermedios en la aviación soviética –  hasta el momento radiante y pleno de soledad, cara al espacio estelar entreteniéndose en tirar de la cola a las estrellas.

Artefacto ó antipoema gráfico de Nicanor Parra

Como final, recordaremos que en Nicanor Parra no estamos sólo ante el poeta, sino también ante el científico y académico que realizó estudios universitarios en Matemáticas y Física y que, tras estancias en la universidad norteamericana de Brown entre 1943 y 1945 y en la británica de Oxford en 1949, vuelve a Chile a ejercer como profesor de Física; ocupación en la que permanece hasta 1975, año en que se incorporó al Departamento de Estudios Humanísticos de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Chile. En el artículo Las dos (o más) culturas de Nicanor Parra, de Patricio Parra se exploran las relaciones poesía y ciencia en la obra del poeta, teniendo en cuenta su formación física y matemática.

Nicanor Parra va cumplir 101 años el próximo septiembre. Al parecer, con 99 años seguía conduciendo su pequeño y viejo Wolkswagen escarabajo; siendo de esa clase de personas que cuantos más años cumplen, más jóvenes parecen. Pues que así sea por mucho tiempo; y felicidades.

Nota 1.

Desde su inicio en 2002 hasta la fecha, se han publicado en poesía y ciencia 11 poemas sobre astronáutica que forman una variada panoplia de estilos y enfoques. Se relacionan a continuación: El astronauta de Pablo Neruda; Inútil escrutar de Manuel Vázquez Montalbán; Cosmonáuta del sueño de Elsie Alvarado; NASA de Joan Brossa; Responso por los 3 cosmonáutas rusos que volvieron muertos del espacio  y Wellcome de Aquilino Duque; Soy Gagarin, el hijo de la tierra de Evgeni Evtuchenko; Astronáutica de Juan Gil-Albert; Nochebuena del astronauta de Antonio Murciano; El astronauta prepara el descenso de William Ospina y Una mujer en el cosmos de Tamara A. Yirsmankaia.

Nota 2.

A continuación se indican varios enlaces que pueden acercar a la obra de Nicanor Parra. En primer lugar está la web del poeta de la Universidad de Chile (http://www.nicanorparra.uchile.cl/), en la que se muestra ampliamente su obra: poemas, ensayos, artefactos, etc. En el blog mundotrapo se encuentra una amplia selección de poemas de Canciones rusas. Los artículos de Ignacio Valente en el diario El Mercurioel de Pedro Lastra en Archivo Chile y el de Patricio Parra en  La Gaceta de boomerang.com, estudian la poesía de Nicanor Parra; en este último caso con especial atención a las relaciones e influencias de la ciencia en la obra poética de Parra. Por último, Rafael Gumucio en El País escribió Nicanor Parra o cómo envejecer al revésuna estupenda crónica con motivo del 100 cumpleaños del poeta.

 

 

Etiquetas:
Categorias: General