Archivo de junio, 2015

Oda al número 2. Enrique Morón

Enlace a Oda al número 2 de Enrique Morón en poesía y ciencia

En el campo de poesía y ciencia, las matemáticas constituyen una amplia y privilegiada parcela, habida cuenta de la curiosidad y atracción que esta ciencia ejerce, en general y en cualquiera de sus ramas,  en la sociedad y, por tanto, en los poetas.

En el prólogo de Explorando el mundo, antología de poesía científica recopilada a partir de poemas publicados en la sección poesía y ciencia en su etapa inicial, entre 2003 y 2005, Miguel García Posada, aludía a la presencia, con un uso fundamentalmente metafórico, de las matemáticas en la poesía del modo siguiente:

Son frecuentes los poemas dedicados a las figuras geométricas: ángulos , círculos, triángulos, espirales, cuadrados, líneas… Un Lorca juvenil hablaba de la “bisectriz del deseo”… Soslayando el simbolismo de los números, muy antiguo y de orden filosófico y religioso, hay que llamar la atención sobre la insistencia del cero como metáfora del vacío

 Cuadrado mágico de números En la Sagrada Familia de Barcelona

Dentro de la enorme fascinación que han sentido los poetas por las matemáticas: cálculo, geometría, estadística, etc., ocupan un importante lugar los poemas dedicados a los números, (ver Nota 1). De entre ellos, los más abundantes y destacados son los dedicados a los números más importantes, ya que en el Universo de los Números no todos son de igual importancia, sobresaliendo los dedicados a números singulares como el 0 o el 1  o Pi.

Así, no hay apenas poemas dedicados a números “de a pie”, como el 37 o el 43, por ejemplo. Sin embargo, además de al 1, no es extraño encontrarnos con poemas en que se mencionan o están dedicados a los primeros números naturales, como, por ejemplo, al número 2.

Imagen del número 2 para colorear

El número 2 se nos presenta en poesía con muy diversos semblantes. Hay un número 2, orgulloso y altivo, (“Pero el dos tiene otra cuerda / ¡Todo es orgullo maldito!…),  que por no juntarse a su derecha con el 0, no crece, (al contrario que el 1), en el poema El 0 el 1 y el 2 de Luis Valbuena.

Por el contrario, el 2 es objeto de burla del soberbio número 1 en el siguiente poema anónimo:

Le mostró al número Uno
la imagen del número Dos.
El Uno, con soberbia
al número Dos criticó
Dijo: está muy retorcido
no está recto como yo.
Así, el menor de los enteros
concluyó ser el mejor.
Ignorando que cada símbolo
representa un valor.

Para aprender a escribir el 2

En varios poemas el 2 aparece como pato, “Ese pato que es el dos, / está navegando siempre”, en el verso de Gloria Fuertes, o como cisne en los versos escolares, para aprender los números, siguientes:

El o es una aro,
el 1 , un arpón,
el 2, bello cisne
de blanco plumón, …

Al 2 lo representa Juan Bonilla, como de rodillas, rezando: “El 2 está rezando / para que llueva ya…”, en su poema Mi número de teléfono en que, para recordarlo, le pone cara y costumbres a las distintas cifras.

El 2 viene a sugerir ecos y bifurcaciones: “Y ese abrirse la estrada de dos senderos, / como el eco sonoro y los amantes…”, en la Balada de los números de José Verón; y es imagen del amor y de la unión de los amantes: Y del número 2 en que se enlazan / tu cuerpo y el de la mujer amada…”, en la Oda a los números de Pablo Neruda.

Una simbología más oscura del número 2, de angustia, castigo y desesperación, encontramos en el  Pequeño poema infinito de Federico García Lorca que dice: Pero el dos no ha sido nunca un número / porque es una angustia y su sombra, / porque es la guitarra donde el amor se desespera, …”

Enrique Morón. (Cadiar, Granada, 1942

En 1972, el poeta granadino Enrique Morón publicó el  libro Odas numerales, (que fue reeditado en 2005), en el que se encuentra la Oda al número 2 que hemos traído a poesía y ciencia en esta última entrega del curso y que nos presenta un 2 delicado e infantil, cisne de los papeles escolares y príncipe y equilibrio de las curvas, que mueve a la ternura. (Ver Nota 2 ).

El poema consta de cinco cuartetos de endecasílabos con rima asonante en los versos pares. Es una escritura de factura clásica, sosegada y brillante que respira una gran afabilidad. En el primer cuarteto se presenta el carácter infantil e inmaduro del número 2, caminando por las cifras con la cola puntiaguda y la panza de niño adolescente.

En el segundo, asalta la potente figura de ser el único numero juguete en manos del usurero que escribe cifras y se recalca su apariencia de cisne. Después el poema presenta al 2 alejándose del narrador a mundos inciertos y arriesgados, por lo que en el siguiente cuarteto se invoca y advierte:

¿Qué vas a hacer cuando el dolor te lleve
por las altas ventanas de las sumas?
¿Qué vas a hacer cuando los ases vengan
a oscurecer tu blanca dentadura?

Por eso, en el último cuarteto se le pide al 2 que vuelva a su ser inicial, Vuela de los papeles a los prados, / donde crecen los soles y las lunas”, finalizando así este bello poema, que espero les conduzca al resto de poemas “numerales” de Enrique Morón que son también extraordinarios; y que van camino de convertirse en clásicos dentro del ámbito de las matemáticas y la poesía en castellano, si es que no lo son ya.

Notas

1. En relación con poesías que tienen a los números como protagonistas, es muy interesante el artículo Los números y la poesía de Juan Núñez  y Concepción Paralera publicado en Numeros, Revista Didáctica de la Matemáticas, del cual están tomados la mayoría de ejemplos y poemas incluidos en esta entrada. 

2. El libro Odas numerales, que no conozco en su totalidad, supongo que debe estar compuesto todo él de poemas relacionados con los números y las matemáticas. Conozco algunos de los poemas del libro que están presentes en antologías de poesía científica y en internet. Las Odas a lo  números 5 y 7 se encuentran recogidas en la antología Ciencia y poesía. Vasos comunicantes de la revista Litoral , (número 253). En el artículo dedicado a Enrique Morón de la página web de poesía, amediavoz.com, pueden leer las Odas a los números 0 y 2,así como las Odas a la circunferencia y al signo menos. 

Etiquetas:
Categorias: General

En la semilla. Clara Janés.

Enlace a en la semilla de Clara Janés en poesía y ciencia

La poeta Clara Janés fue elegida, el pasado 7 de mayo, nuevo miembro de la  Real Academia en la que ocupará el sillón U. Lo que es una muy buena noticia ya que culmina el reconocimiento a esta gran poeta y traductora; una de las grandes damas de las letras españolas. Además, accede de nuevo la poesía a la RAE, lo que no sucedía desde 2006, en que  entró Francisco Brines.  (Nota 1).

 

Clara Janés. (En www.cervantesvirtual.com)

Un repaso a su biografía da idea de su variada, inmensa y valiosa obra como traductora, ensayista y poeta. Sobre esta última faceta, en la página www,cervantesvirtual.com, se realiza la siguiente semblanza crítica:

En la poesía sintetizadora e intuitiva de Clara Janés confluyen tradiciones místicas de varias latitudes, canalizadas por un yo femenino que va tejiendo un cañamazo simbológico donde resaltan las vetas contemplativas, las manifestaciones del deseo erótico y los mitos de la madre telúrica. Superadas las crestas de la juventud y las mesetas de la madurez, y mutilada toda excrecencia representativa, estos versos terminan adentrándose en un paisaje boscoso, cerca ya de una tierra de nadie, de nada.

Una de las características más relevantes de su obra poética es, desde hace bastantes años, la presencia destacada de la ciencia. Mi primera noticia acerca de la especial atención de Clara Janés  a la ciencia me llegó a mediados del pasado año en que en la entrada del blog Ciencia al alioli, que realiza en Revista de libros el profesor Francisco García Olmedo, de título Sublimación poética de la ciencia: a propósito de Clara Janés, se mostraban poemas de Fray Luis de León y de John Donne en los que se hacían preguntas a los científicos, y se indicaba, a propósito de la poesía de Clara Janés, lo siguiente, (sic):

Tanto fray Luis como Donne plantean preguntas a cuya contestación pueden aplicarse directamente los científicos, mientras que la poesía de Janés surge de las respuestas y construcciones lógicas de la ciencia, estableciendo un diálogo a posteriori. Véase como ejemplo el siguiente poema , escrito bajo el epígrafe genérico de “Supersimetría”

pero la nada…
-pájaro solitario
desasido color-
anulación exige
cuando el amor se conforma
con dejar de ser
¿plasmará el blanco
el sueño de lo negro
materia oscura
que refracta la luz
y en el espacio más remoto
se oculta?

Después, recorriendo su obra, me he encontrado una poesía grave, de muchos quilates, brillante y dura como el diamante; poesía trascendente en busca de los conocimientos últimos, rara poesía con un novedoso e intenso impulso místico en estos inicios del siglo XXI en la que la ciencia ocupa un lugar fundamental. (Ver Nota 2)

De lo anterior es prueba y, posiblemente por el momento, culminación Orbes del sueño, publicado en 2013, extraordinario y fascinante diálogo entre ciencia y poesía. Creo que la presentación del libro de Vaso Roto Ediciones  resume muy exactamente el poemario.

Orbes del sueño recoge una serie de exquisitos poemas, imágenes y citas de diversas fuentes que forman una unidad a través de la cual (…) la autora trata de acercarse al enigma del cosmos y del hombre. La escritura de Clara Janés es desde hace años un intento de desvelar, lo que se oculta al ojo humano por diminuto o por excesivo, por ser demasiado pequeño o bien ser demasiado grande (…) es en cierto modo un viaje celeste hacia el conocimiento, incorporando los campos abiertos por la ciencia actual o, en palabras de la poeta norteamericana Jorie Graham, la reivindicación «del sueño del campo unificado», la certeza de que hay patrones y simetrías bajo la superficie visible y múltiple –diversa– de las cosas que garantizan la unidad última del mundo. Una unidad de la que nadie, y menos la poeta, puede sentirse ajeno (…)

Imágenes y citas

Como se indica en su nota final, el libro nace de las imágenes proporcionadas por el azar de una nevada, algunas de las cuales – fotografías realizadas por la autora – figuran en Orbes del sueño. En la citada nota, Clara Janés declara el libro como homenaje a Sor Juana Inés de la Cruz a Octavio Paz, y a un extenso número de pensadores y científicos: Heráclito, Anaxágoras, Plotino, Giordano Bruno, Copérnico, Albert Einstein, Werner K. Heisenberg, Arthur Eddington, etc., cuyas citas son parte fundamental de Orbes del sueño pues no sólo están presentes, sino que dialogan con los poemas escritos formando un todo completo.

Ilustración en La Tentación del Paraíso. Fundación Juan March 2014

Poemas

El poemario está dividido en secciones cuyos títulos son también reveladores del diálogo planteado entre poesía y ciencia: “Blanco inicial”, “Fuegos caóticos”, “Relatividad”, “Universo infinito”, “Zona de transparencia”, “Función de onda”, “El cero”, “Supersimetría” y “Bifurcaciones sucesivas”; que van caligrafiando de forma precisa los territorios, las distancias, los sujetos y objetos, que pueblan este cosmos plural. En otroLunes Revista hispanoaméricana de cultura, Jorge del Arco indica en su crítica del libro – que recomiendo que lean entera aquí – lo siguiente:

Clara Janés sabe cómo vertebrar versos de una notoria gravedad. El equilibrio que hila entre la presencia de la luz y el presentimiento de la sombra, su capacidad para relatar sentimientos universales, circunda con delicadeza los escenarios y los protagonistas que respiran vívidos bajo estas alas de pura poesía del libro

En la semilla / está la flor

Hemos traído a poesía y ciencia el poema En la semilla, que cierra Orbes del sueño dentro de su última sección titulada “Bifurcaciones sucesivas”. Tiene como cabecera el término satkaryavada, que – se nos explica – es una teoría hindú según la cual el efecto preexiste a la causa. Sobre esta base se asienta el poema en que la semilla y su flor, el agua y su color verde se exponen como ejemplos de causas y efectos; o de efectos y causas.

Relata el poema como desde el inicial estallido de formas, caos y movimiento, persiste una engañosa ilusión de relaciones, permaneciendo el fondo oculto y fugitivo y la inteligencia medidora que dice / no es esto no es esto/ busco el algoritmo / como gota de agua en el fondo del mar, finalizando el poema - en la flor / está la semilla - de modo contrario a su inicio.

Gran libro Orbes del sueño, que conjuga sabiduría, altura y profundidad, en el que la gravedad de su tono no se aleja de un ámbito de intimidad y en el que elementos provenientes de ciencia fundamentalmente, junto con otras tradiciones, se articulan en torno a la búsqueda de lo inefable a través de la esencia de las palabras.(Ver Nota 3).

Notas

1. Poca poesía en la RAE le parece al que esto escribe, pues sólo hay 4 poetas, (si a los mencionados, añadimos los nombres de Carlos Bousoño y Pere Gimferrer), entre los 43 académicos actuales.

2. En la primavera del pasado 2014, Clara Janés fue invitada al ciclo Poética y poesía de la  Fundación Juan March. En su intervención, titulada La Tentación del Paraíso trata ampliamente de su acercamiento y apreciación de la ciencia y la relación de ésta con su poesía. El audio de su conferencia está disponible en http://www.march.es/conferencias/anteriores/voz.aspx?p1=100043&l=1; y el texto escrito de esta intervención y una amplia antología poética en http://recursos.march.es/culturales/documentos/conferencias/gc100028.pdfA modo de muestra, en la página 34 podemos leer:

“Por el momento había descubierto algo que me parecía sumamente interesante: la física investiga al menos tres puntos que coinciden con los temas fundamentales de la mística: un nivel fuera del tiempo, la unicidad y el saber del no saber. El primero estaría representado por la teoría de la relatividad, el segundo por la función de onda y el tercero por el principio de incertidumbre.”

3. Parafraseo en el final, la crítica de Antonio Sáez Salgado, en el diario EL PAÍS, al libro Explicación de los árboles y otros animales del poeta portugués Daniel Faria, en el que encuentro – siendo libros tan distintos – concordancias íntimas en sus anhelos de comprensión del mundo y en su aliento poético con Los orbes del sueño.

 

Etiquetas:
Categorias: General