Archivo de septiembre, 2015

Teorema de García. Francisco Núñez Roldán

Enlace a Teorema de García en poesía y ciencia

No hay nada que explicar en cuanto al sentido del poema. Nos encontramos dentro del ámbito de la poesía realista y social, de protesta, en la que la voz del poeta describe y critica una realidad que le parece denunciable. Se trata, en este caso, de una réplica o repetición del “que inventen ellos” de  Unamuno; la enésima queja – esta vez en verso – del trato  que recibe la investigación en nuestro país y que tan malparada ha salido en esta formidable y larga crisis que venimos padeciendo. No vamos a insistir más en ello. La realidad y sus números hablan solos y no hay más que ver la evolución de los distintos indicadores: presupuestos públicos y gasto en I+D, evolución del personal investigador en España, emigración de nuestros jóvenes investigadores, etc. Malhadada situación que esperemos que cambie pronto de tendencia.

Por ello, el Teorema de García, que no se ha escrito en estos días pues data, como muy pronto, de 2006, sigue resultando pertinente en estos momentos  en razón de las horas bajas por las que atraviesa la investigación.

Quien esto escribe, descubrió el poema en el texto de la interesante conferencia de Tomás Yerro Villanueva, de título Poetas en la Corte de la reina Ciencia, pronunciada en el Donostia International Physics Center de San Sebastián el 6 de marzo de 2014 que se encuentra disponible  en la red. Es la versión que hemos incluido en la sección poesía y ciencia. (Ver Nota).

El Teorema de García, una vez recuperados de la singularidad del título y pese a su tono  humorístico y chocante, constituye un grave lamento de la situación de penuria de la investigación científica española. Tiene también un claro aliento épico que viene dado por el tono invocativo y por su forma de escritura de factura clásica, en endecasílabos pareados con rima consonante. Su autor es Francisco Núñez Roldán, ensayista, poeta y profesor residente en Sevilla.

Después de la sorpresa del título, el Teorema de García se inicia de forma muy prometedora en los dos primeros versos, con el enunciado de grandes patriarcas de la ciencia con “vidas que se han gastado en buena gana / mejorando la condición humana”; y la acertada elección, para las rimas consonantes de los dos primeros endecasílabos, de los griegos Pitágoras y Anaxágoras.

Anaxágoras

El poema continúa con un fuerte aliento épico en los versos que siguen gracias a su tono invocativo, con nada menos que tres interrogaciones seguidas entre las que se intercala una admiración.

“Pero yo quiero nombres conocidos.
¿La ciencia no tiene mis apellidos?
¿No sería magnífico que hubiera
una ley de un ibérico cualquiera?
¡Logaritmos de López o de Hernández,
postulados de Márquez o Fernández!
Y… ¿qué honra española no sería
si existiera el Teorema de García?”

De dónde se nos quedan grabadas a fuego expresiones como la genérica ley de un ibérico cualquiera” o la más concreta de un “Teorema de García”, que desearíamos que fueran realidad tangible.

El poema continúa con dos versos tristes pero memorables: “Pero no sueñes más, que no es viable / ver nombres tuyos en la ciencia amable”, a los que sigue una vuelta al humor, a través de la rima imposible, que parece tomada de La venganza de Don Mendo, de Muñoz-Seca, de “Aquí sólo destacan el corrupto / o el de algún balompédico exabrupto;”

Sigue el poema con graves endecasílabos y se va deslizando hacia el final por una pendiente depresiva y amarga, renunciando a toda esperanza, con la que ¡lo siento!, no podemos estar de acuerdo.

Retrato de Tomás de Iriarte por Joaquín Inza

Preferimos perseverar y aplicarnos a seguir difundiendo el amor a la ciencia, aunque solo sea para sentirnos dentro de la Epístola a Cadalso de Iriarte; esa que comienza…

“Ya el venturoso tiempo está cercano
en que los buenos españoles vean
que, de esta filosófica oficina,
el amor de las ciencias se difunde,
y en la nación rápidamente cunde.
No serán ya al oído castellano
nombres desconocidos litologia,
metalurgia, halotecnia, ornitologia….”

Hasta la próxima entrega.

 

Nota

Hemos encontrado otra versión más extensa de el poema Teorema de García en  el número extraordinario de 2006 de la revista Estela, editada por el Ayuntamiento de Carmona, conmemorativo del cincuenta aniversario de su fundación. En  dicho número extraordinario, se narra la historia de esta revista, creada en 1956, y se recopilan artículos, poemas, entrevistas, etc., recogidas en sus páginas a lo largo de su singladura.

El poema, que aparece en la página 48, no está fechado ni tampoco se realiza ningún comentario sobre él, indicándose, sólo, el nombre de su autor, Francisco Núñez Roldán. Es más largo que el que  hemos presentado en poesía y ciencia: 40 versos en vez de 24; y presenta algunas diferencias que indicamos  a continuación.

El Teorema de García en la revista Estela

En primer lugar, la enumeración de científicos del pasado, al principio del poema, es más amplia pues se añaden, en un tercer verso, “Einstein, Boyle-Marriotte, Celsius, Tales / Torricelli, Marconi y otras cuales”. A ello sigue la sustitución del verso “¿La ciencia no tiene mis apellidos?”, por el expresivo terceto:

“Donde podré encontrar los apellidos
que abundan cuando uno abre la guía
telefónica en Cuenca o Almería?”

En segundo lugar, en las elucubraciones deseadas de descubrimientos identificados con apellidos ibéricos, se mencionan no sólo logaritmos, postulados y teoremas, sino también ecuaciones: “la ecuación de Pérez y Fernández”, y axiomas: “el axioma de Gómez o el de Hernández”.

El cambio de mayor calado estriba en que, en esta versión, aparece un bloque en que el poeta relata dónde podemos encontrar esos nombres y apellidos ibéricos que no aparecen en la ciencia, dirigiéndonos a muros de iglesias o a anales belicosos de nuestra historia, con los versos siguientes:

“Busca los nombres tuyos sobre muros
de iglesias o entresácalos de oscuros
anales belicosos de otros días.
Allí, bien lejos de las utopías
de la Química, Física y Botánica,
los verás recubiertos de vesánica
gloria castrense o halo virginal
que proviene del claustro conventual.
En esta tierra se degüella o quema;
aquí habla el espadón o el anatema.”

Después de este bloque se enlaza con el verso “aquí sólo hay memoria del que mata”, continuando, prácticamente, sin variaciones hasta el final.

 

Etiquetas:
Categorias: General

Fiesta. Rafael Alberti

Enlace a Fiesta de Rafael Alberti en poesía y ciencia

1. Los “ismos” de principios del siglo XX

Iniciamos un nuevo curso de la sección poesía y ciencia. Hemos pensado que no es mala cosa comenzar con un clásico, Rafael Alberti, del que hemos encontrado su poema Fiesta en la antología Poesía y ciencia. Vasos comunicantes,  número 253 de la revista Litoral. (Ver Nota 1).

Nos encontramos con uno de los primeros poemas de Rafael Alberti, escrito con veintiuno o veintidós años y anterior, por tanto,  a su primer libro editado en 1925, Marinero en tierra, que está impregnado absolutamente de los movimiento poéticos de principios del siglo XX: ultraísmo, creacionismo, futurismo… etc.

El hispanista italiano Gabriele Morelli, comienza  su artículo Rafael Alberti y su primer contacto con el ultraísmo, (ver Nota 2), del modo siguiente:

La ola de modernidad representada por los nuevos “ismos” que, en los decenios iniciales del siglo XX, arreció con incontratable pujanza en toda Europa, no fue ajena a España. Difícilmente habría podido sustraerse a su influjo aquella generación en ciernes de jóvenes autores españoles, dada su vigilante atención a cuantas tendencias innovadoras venían de fuera y su proclividad a secundarlas, participando, así, activamente, en el amplio proyecto de incorporación a las nuevas estéticas en las que, a más de prevalecer el requisito de la inteligencia, alentaba un deliberado deseo de renovación y ruptura.

Así, Rafael Alberti vela sus primeras armas poéticas y publica sus primeros poemas en las revistas más representativas de estos movimientos, tales como, entre otras, las revistas AlfarUltra u Horizontes.

2. Fiesta

El poema Fiesta es un artefacto lúdico en el que importa la sorpresa, el puro juego vocal y las audaces asociaciones e imágenes de los curiosos habitantes del mundo geométrico.

Cuadrado negro y cuadrado rojo. Malevich. 1920

Hay un ave-verde, (aliteración pura), que canta como loca:

” – paralelepípedo
                paralelepípedo
                         paralelepípedo”, 

a la que tenemos que imaginarnos rauda y veloz, con sus plumas verdes al viento, a bordo de un velocípedo.

A este enunciado inicial siguen toda una serie de actuaciones de rectas disparadas por puentes, cilindros que bailan valses y alegres polígonos que practican picardías.

“los polígonos alborozados
copulaban al son de los triángulos”

Después del “voltereteo” de los conos, el poema finaliza misterioso, con la actitud del cubo que “sumergía la fiesta en el semicírculo panzudo” (¡!).

Triángulo azul y cuadrado negro. Malevich, 1915.

Morelli, en el artículo antes citado, comenta sobre Fiesta, lo siguiente:

En ocasiones, la adhesión al nuevo credo vanguardista se realiza en Alberti como un puro juego fónico. El resultado es expresión, tanto de su extraordinaria habilidad técnica de estirpe tradicional, cuanto de su deseo de ruptura y buen humorismo juvenil. ..  (el poema Fiesta), revela una inclinación a explorar el mundo del lenguaje científico (el léxico de  la geometría, en particular), mostrando una insistencia en el placer del sonido puro, en la delectación gratuita de su pura repetición, que revela una actitud infantil, de cariz más vanguardista, pero a la cual se llega acudiendo a la imagen ultraísta.

3. Hasta hoy

Casi cien años después de su escritura, el poema Fiesta podría parecernos solamente un puro juego, brillante pero, quizás, insustancial. Posiblemente, inutilidad doble para muchos. Inutilidad, en si, por poesía, e inutilidad añadida por su condición de poesía “sin mensaje”. Nada más lejos de la realidad.

En primer lugar se debe reivindicar – como exigencia – los beneficios de las actividades humanísticas y científicas que parecen carecer de utilidad en el momento de su realización pero que, a medio y largo plazo, suelen rendir más utilidad que otras cosas de lo cotidiano más apegadas a aplicaciones inmediatas y consideradas, por tanto, más útiles. En el prólogo de su magnífico ensayo  La utilidad de lo inútil, (Ver Nota 3), Nuccio Ordine recuerda que:

“Existen saberes que son fines por sí mismos y que – precisamente por su naturaleza gratuita y desinteresada, alejada de todo vínculo práctico y comercial – pueden ejercer un papel fundamental en el cultivo del espíritu y en el desarrollo civil y cultural de la humanidad. En este contexto considero útil todo aquello que nos ayuda a ser mejores”

En segundo lugar, volviendo a la literatura, debemos considerar los efectos que los experimentos de los diferentes movimientos vanguardistas de principios del siglo XX, han tenido en el desarrollo posterior de la poesía.

El poema Fiesta es hijo de su tiempo, un momento histórico en el que, no sólo la literatura y la poesía, sino todas las artes estaban asentando su ruptura hacia la modernidad, tratando de romper, ampliándolos, con los tópicos de sus respectivas tradiciones. Así, en pintura fue la época rompedora del cubismo o de la pintura geométrica abstracta, puro color, de Kasimir Malevich que ilustra esta entrada.

En poesía, se trataba de usar otro lenguaje, de ir mas allá de los temas e imágenes clásicos – esas “riveras rumorosas de aguas cristalinas” – y del modernismo triunfante – “Margarita, está linda la mar” – en el principio del siglo XX.

Los “ismos” trajeron a la poesía el lenguaje y los objetos contemporáneos, profundizando y ampliando el repertorio de imágenes y metáforas en la poesía contemporánea. “Mi mano blanca es un hotel” diría Gerardo Diego y de  Alberti podemos leer versos como:

“Cinema. Noticiario. Artificio. Mentira.
En la pantalla anunciadora. Ceres
instantánea embustera

En Alberti, las imágenes y léxico ultraístas impregnarán muchos de los versos de todos sus libros sucesivos, siendo innegable la huella de la ruptura vanguardista. La sensibilidad moderna discurrirá paralela y, a menudo, se confundirá con las tendencias tradicionales y los motivos clásicos.

Que fue lo que, en definitiva, acabó sucediendo con carácter general, en toda la literatura y la poesía desde la aparición de los diferentes vanguardismos. Y así hasta hoy.

Nota 1. El texto de Fiesta, recogido de la antología citada y del que hemos tratado de reproducir su tipografía en forma de caligrama, suele figurar citado en la bibliografía por la página en que aparece, (Pg.50), en Rafael Alberti. Obras completas. Poesía I. Seix Barral, 2003.

Nota 2. El artículo citado está incluido en Rafael Alberti et les avant-gardes. Etudes  reunies par Sege Salaün et Zoraida Carandell, editado en Presses Sorbonne Nouvelle de 2014.

 Nota 3. La utilidad de lo inútil. Manifiesto de Nuccio Ordine. Editorial Acantilado, 9ª edición, Barcelona 2013, En él, según Fernando Savater (sic) “se repasan opiniones de filósofos y escritores sobre la importancia de seguir tutelando en escuelas y universidades ese afán de saber y de indagar sin objetivo inmediato práctico en el que tradicionalmente se ha basado la dignitas hominis“. Incluye el visionario ensayo La utilidad de los conocimientos inútiles, del pedagogo estadounidense Abraham Parker que participó en la creación del Institute for Advanced Studies de Princeton, institución que dirigió entre 1930 y 1939. 

Etiquetas:
Categorias: General