Archivo de octubre, 2016

A la industria. Aurelio Guzmán Berro.

Enlace  a A la industria de Aurelio Berro en poesia y ciencia

Visión de la ciencia y el progreso en la poesía decimonónica

En esto de la poesía científica, uno vuelve a veces su mirada al siglo XIX: el siglo del vapor y del buen tono, tal y como lo definió Bretón de los Herreros en su “Epístola moral sobre las costumbres del siglo” que comenzaba con el siguiente terceto que pronto se habría de hacer famoso:

¡Oh siglo del vapor y del buen tono!
¡Oh venturoso siglo diez y nueve…
O, para hablar mejor, decimonono!

Porque el siglo diecinueve está asociado, inevitablemente, a la energía del vapor, al desarrollo de la ciencia y de la técnica y, por tanto, a una mayor presencia de temas científicos y tecnológicos frente a la de siglos anteriores.

A comienzos del siglo, en que predomina el neoclasicismo, la poesía encuentra en la ciencia uno de sus temas preferidos. Y por lo general en estos casos, la ciencia es vista como fuente inagotable del saber y como agente liberador del esfuerzo humano. Ahí encontramos a poetas como Antonio Pinazo, Gabriel Ciscar, Manuel José Quintana y Buenaventura Carlos Aribau, entre otros.

 

Con la llegada del romanticismo se produce un cambio de sensibilidad: la realidad y la razón pasan a un segundo plano para gustar de la fantasía y la pasión; con lo que la ciencia, que tan bien se adaptaba al ideario neoclásico, no resulta tan atrayente como tema para los poetas románticos, apareciendo solo aisladamente. Y la apreciación positiva de la ciencia y el progreso – que sigue estando presente en poetas como Carolina Coronado en sus poemas A la invención del globo o La empresa del ferrocarril en Extremadura – ya no es unánime, y comienzan a darse casos de poetas románticos contrarios a la ciencia como por ejemplo José de Zorrilla en su poema Pulvis es o  Gaspar Nuñez de Arce en Tristezas.

En el último tercio del siglo XIX con la irrupción de nuevas concepciones sociales como el positivismo, el anarquismo y el socialismo – y la correspondiente reacción de los partidarios de ideas conservadoras – la ciencia retoma un papel más relevante en la poesía y se afianza la escisión esbozada en el romanticismo entre los entusiastas, defensores de los avances científicos y del progreso que éstos llevan consigo, y los detractores que critican a la ciencia. Como ejemplo de visiones extremas podríamos mencionar a José López Montenegro, coronel del ejército español que abrazó la ideología anarquista, con una visión positivista de la ciencia de un marcado anticlericalismo con su poema La naturaleza; y a Eusebio Blanco y Soler, prolífico escritor que en Germinal, desde una perspectiva religiosa, ofrece una  da una visión crítica e irónica a la vez de la ciencia y del progreso.

El poema A la ciencia

Con este panorama, el hallazgo en el número XLV de la revista La ilustración española y americana, del poema A la ciencia de Aurelio Berro, cuya estrofa final se ha incluido en poesía y ciencia, es una muestra condensada de las dos visiones de la ciencia en la poesía decimonónica finisecular como puede comprobarse con la lectura del poema.

La revista da noticia del poema con motivo del premio otorgado en los segundos Juegos Florales de Buenos-Aires, celebrados en 1882 que reproducimos, a continuación, literalmente:

Imagen de Aurelio Berro

El Accésit de honor fue obtenido por D. Aurelio Berro, en su poesía A la Industria. Aquel distinguido vate uruguayo, para quien no ha sido incompatible el Ministerio de Hacienda, que ha desempeñado en su patria, con el culto al arte, que hoy cultiva en el ostracismo, tiene rasgos, cuya energía refleja la última estrofa de su canto:

¡Noble industria, salud! Lazo potente
eres, que al hombre con el hombre liga,
y la extensión a dominar le obliga
tras nuevos climas do mostrar tu frente.

Sí; supiste cambiar rápidamente
en pan sabroso la buscada espiga,
y el vellón tibio que la carne abriga
al tugurio allegar del indigente;

mas ¡ay! ¡la libertad le dio a tus alas
el aire y luz donde espaciar te veas,
y a la opresión das tú hierros y balas!

Si nuevas armas contra el hombre creas.
Si en el bien y en el mal tu esfuerzo ¡gualas.
Industria, don fatal, ¡Maldita seas!

El mismo Aurelio Berro obtuvo la copa de plata, premio de la Sociedad de Beneficencia Argentina, por su canto a Rivadavia, una de las glorias históricas en la emancipación de Buenos-Aires.

Como puede comprobarse los dos cuartetos iniciales constituyen una loa a la ciencia; tornándose a pesimista la visión en los dos últimos tercetos, que contrastan por su concisión y menor retórica y por su mayor fuerza con las estrofas iniciales. Son las nuevas armas – de fuego, automáticas y producidas en serie – las que se subraya que son el mal fruto de la ciencia: indeseables y malditas.

Aurelio Guzman Berro

No hemos podido hallar mucho material bio-bibliográfico de Aurelio Guzman Berro. Curiosamente es en la Auñamendi Eusko Entziklopedia - supongo que por su condición de descendiente notable de vascos emigrados a Sudamérica – donde aparece una reseña biográfica del personaje que, por su brevedad, se reproduce a continuación:

Aurelio Guzmán Berro

Ministro de Estado uruguayo de origen vasco. Legislador. Hombre de letras. Empresario Nació en Montevideo el 3 de agosto de 1834. Hijo de Miguel Antonio Berro. Fallece en Buenos Aires el 5 de diciembre de 1911.

Llegó a tener una respetable fortuna, construyendo un hermoso palacio en el barrio montevideano de Paso Molino, que años más tarde fue adquirido por el Gobierno Argentino para sede de su representación Diplomática. Miembro del Partido Nacional (Blanco) fue electo Senador por el departamento de Cerro Largo en la XI Legislatura.

El dictador coronel Lorenzo Latorre lo incluyó entre los miembros del Consejo Consultivo creado por decreto de 1877 para redactar un nuevo proyecto de Ley de Elecciones. Electo nuevamente Senador por el departamento de Cerro Largo en 1879, abandonó su escaño parlamentario al ser convocado por Latorre para ocupar la cartera de Hacienda.

En el gobierno del general Santos inició tareas de periodismo como redactor de El Telégrafo marítimo, pero debió abandonar su tarea al ser requerido por su familia para atender sus negocios en Argentina. Ya radicado en Buenos Aires se asocia a su hermano político Eduardo Madero para la construcción del Puerto.

Casa quinta Aurelio Berro en Montevideo

El palacio mencionado en los párrafos anteriores es, en efecto, hermoso y da – creo –  cuenta precisa de la respetable fortuna que llegó a tener el poeta. En la actualidad alberga la sede del Uruguay National Garden, (ver http://municipioc.montevideo.gub.uy/node/54). También en relación con lo anterior hay que entender en la última frase que se trata de la construcción del Puerto Madero de Buenos Aires.

En cuanto a su obra poética, he localizado en la página web  www.biblioteca.org.ar el texto completo del poema A la Industria. Otros pocos poemas de Berro pueden encontrarse en las antologías de poesía uruguaya de finales del siglo XIX, que ver en http://autores.uy/autor/584.

Lo que nos ofrece una curiosa y notable biografía del autor, mezcla de político y legislador, hombre de letras y empresario que – por lo que se ve – era posible en el siglo XIX. Hoy nos parece (es) imposible.

 

Etiquetas:
Categorias: General

Poesía y ciencia en La noche europea de los investigadores 2016.

El pasado 30 de septiembre en La noche europea de los investigadores tuvo lugar en el excepcional marco del Espacio Fundación Telefónica – en el mismo recinto en que se estaba produciendo la turbadora exposición “Los monstruos” – la actividad titulada La alegría de las musas. Poesía y ciencia.

La actividad fue concebida a principios de año: tenemos que hacer “algo” de poesía y ciencia en la próxima noche de los investigadores, me decía Teresa Barbado. Habíamos comprobado que el tema resistía una exposición ante público científico, pues en octubre de 2014, habíamos presentado la sección de poesía y ciencia en la Real Academia de Ciencias. Pero había que hacer algo más y surgió la idea del Certamen poético de poesía y ciencia para jóvenes estudiantes.

Pretendíamos hacer algo muy parecido a lo que se escribió como resumen descriptivo de la actividad  en la página web de La noche europea de los investigadores en madrimasd.org:

Encuentro entre poetas-científicos y el público en el que se reflexionará y debatirá sobre la conexión existente entre poesía y ciencia. Además de recitar poemas sobre ciencia escritos por científicos, se entregará el premio del I Certamen de poesía y ciencia para jóvenes estudiantes de la Comunidad de Madrid que se ha celebrado durante los meses de mayo y junio de 2016. 

Un concepto y tres partes

Visualizamos un acto dinámico, simpático con cierta marcha. Precisábamos un guion y una conducción enérgica, risueña y atractiva de la actividad.

Patricia Martínez animó y condujo el encuentro

Pensamos en ese grupo de científicos locos, que va por ahí haciendo monólogos humorísticos sobre ciencia y que responde al nombre de Big VanY de ahí apareció Patricia Martínez, presentadora – y mucho más – del evento. Su sentido del espectáculo, su soltura, simpatía y desparpajo hicieron todo más fácil y dinámico, desde el principio al fin del acto.

Abrió el acto José Manuel Torralba, Director General
de Universidades e Investigación de la Comunidad de Madrid

1ª parte. Una disertación.

Había que hacer una introducción para explicar el porqué de poesía y ciencia: las fecundas relaciones entre poesía y ciencia y la necesidad de mantener unidas ciencia y cultura; que ciencias y letras no transiten por caminos separados. También mostrar el largo recorrido que tiene en español la relación entre ciencia y poesía, mostrando ejemplos de poesía científica en castellano, desde la edad media hasta nuestros días. Por último mostrar la sección poesía y ciencia al mundo: su fundación e inicios de la mano del gran poeta y crítico literario que fue Miguel García Posada, su estructura, periodicidad…. 14 años ininterrumpidamente gracias al trabajo de personas como Pilar Puente y Teresa Barbado, entre otras.

Pedro Alonso en su intervención

Me tocó, como actual “buscador” de nuevos poemas de temática científica y responsable del blog La alegría de las musas 2, darle forma a esta parte. Lo hice lo mejor que supe y pude, intentando “instruir deleitando” y hacer buena difusión de la ciencia y la poesía.

2ª parte. Encuentro y diálogo de poetas.

El coloquio contó con la presencia de los poetas y a la vez científicos (o viceversa), que había sido jurados del  I Certamen de poesía y ciencia para jóvenes estudiantes.

En primer lugar, dos poetas de vocación, con una especial sensibilidad para incluir temas científicos en algunos de sus mejores poemas: Luis Alberto de Cuenca y Juan Antonio González Iglesias; y que hacen también, en sus puestos en el CSIC y la Universidad de Salamanca respectivamente, investigación y ciencia en el área humanística con la fijación de textos clásicos o con su producción ensayística, entre otras cosas.

Preparados para el coloquio

También dos destacados científicos Antonio Córdoba Barba, matemático, y David Barrado Navascués, astrofísico, que además de su principal actividad investigadora también son poetas y en sus poemas suelen aparecer, supongo que inevitablemente, temas científicos.

Ellos cuatro, junto con el Director de la Fundación Madri+d, Federico Morán, Catedrático de Bioquímica de la Universidad complutense de Madrid, que intervino para animar la hermandad entre ciencia y cultura explicando las diversas áreas de actuación de la Fundación Madri+d en el campo de la cultura científica y de la difusión de investigación, establecieron un coloquio en que se trató de las relación entre ciencia y poesía, de la inevitable conexión entre ciencia y cultura, entre ciencias y letras y de la inconveniencia de su separación.

Federico Morán en una de sus intervenciones

También se habló de otras cosas interesantes: de si se liga más (o no) siendo poeta, si un matemático que escribe poesía es un friki al cuadrado, si se aprende (o no) sobre una rama de la ciencia – que no conoces mucho – al incluirla en un poema… y así.

Juan Antonio González Iglesias en pleno recitado

Hubo recital de poemas, a saber: Juan Antonio González Iglesias con su Ciclismo olímpico nos llevó a un velódromo anillo de Saturno elástico hasta los límites de la elipse, que terminaba recordando que Leonardo Da Vinci nombraba la gravedad como ese inmenso deseo de volver.

Luis Alberto de Cuenca deleitó con su lectura de DNA, en el que el sujeto poético, en pleno arrebato amoroso, muere por las proteínas y los aminoácidos de la amada: “Dame una foto de tu DNA / tamaño DNI, que me retuerzo / de ganas de mirarla a todas horas.”

Luis Alberto de Cuenca, micrófono en mano

David Barrado leyó su poema Stellar Death 1, en que se describe la muerte de una estrella, proceso que es en sí mismo poesía, pero es más poesía –  “Solo tú cubres mi cielo, / solo tú, durante esos fugaces últimos instantes, / ocultas el resto del universo.” – en su bello poema.

David Barrado y su poema Stellar Death 1

Antonio Córdoba, didáctico, antes de recitar sus poemas sacó de un bolsón una banda de papel y explicó las características geométricas de la cinta de Moebius, recitando a continuación su magnífico poema homónimo. Luego con un tubo explicó y nos hizo imaginar esa figura mágica que es una botella de Klein.

Antonio Córdoba y su cinta de Moebius

El público, embobado, no daba crédito, y escuchó sonriente el poema: “El círculo más vicioso / y la recta más coqueta, / se enrollaron en un tubo….”

3ª parte. Entrega de los premios del I Certamen de poesía y ciencia para jóvenes estudiantes.

Como colofón a “La alegría de las musas. Poesía y ciencia”, una de las 41 actividades organizadas en el marco de La Noche Europea de los Investigadores de Madrid 2016, se hizo pública la decisión del Jurado y se entregaron los premios del I Certamen de poesía y ciencia para jóvenes estudiantes, convocado por la Fundación para el conocimiento  madri+d.

El accésit correspondió al poema ‘Muy lejos de ti’, de José Javier Freniche, del IES Las Lagunas. El Jurado valoró fundamentalmente “la tensión de un texto poético, donde el autor se enfrenta a los problemas del amor y los resuelve con una metáfora científica”.

Foto de familia con los ganadores del Certamen

Por su parte, el poema ganador fue ‘Magia cuántica’, de Sara González Ortega, del Colegio Internacional SEK Ciudalcampo, seleccionado por unanimidad por el Jurado “teniendo en cuenta tres aspectos: calidad literaria, contenido científico y originalidad. El poema premiado muestra una comprensión de la realidad física y la capacidad de expresarla en un lenguaje lírico donde el sentido del humor hace acto de presencia”.

Además, el jurado decidió, de forma extraordinaria, conceder sendos diplomas a los poemas presentados por Sara Fernández Nieves-Díaz del IES Pedro Duque y David Carrasco Coquillat del IES Fortuny por su calidad literaria. (Ver Nota 1).

Y al final, fotos de los premiados, saludos y felicitaciones… y un hasta la vista; hasta la próxima ocasión, hasta la próxima edición.

Nota 1 
Los cuatro poemas galardonados y sus autores se incorporaron de forma inmediata a la sección poesía y ciencia de la que ya forman parte.

AGRADECIMIENTOS 

- A la Unión Europea, promotora de La Noche de los investigadores y financiadora – a través de la Fundación para el conocimiento madri+d – de La noche europea de los investigadores 2016 de Madrid.


- A la Fundación Telefónica que gentilmente cede su magnifico Espacio para la realización de actividades de La Noche de los investigadores desde hace varios años. A su dirección y a su personal que siempre hacen suyos estos eventos y lo hacen todo muy fácil.


- A la Consejería de Educación, Juventud y Deporte de la Comunidad de Madrid y a la Fundación para el conocimiento madri+d que organizan La noche de los investigadores en la Comunidad de Madrid.


- A los miembros del Jurado del I Certamen de poesía y ciencia para jóvenes estudiantes: Federico Morán, Ignacio García Gimeno y los poetas: Antonio Córdoba Barba, Luis Alberto de Cuenca, Juan Antonio González Iglesias y David Barrado que han regalado su tiempo y su talento en las deliberaciones como Jurados y han participado de forma entusiasta en el el acto.
- A todos los estudiantes participantes en el Certamen, a sus profesores y a sus institutos y colegios: Colegio Santa María La Blanca, IES Pedro Duque, IES Guadarrama, Salesianos El Pilar, Colegio Nª Sra. del Recuerdo, Colegio Padre Manyanet, IES Fortuny, IES Las Lagunas, Colegio Castilla, Colegio Senara, Colegio Internacional SEK-Guadalcampo e IES Las Canteras.
- A los asistentes al acto y a todos los que creen que la ciencia y la cultura jamás deben ir separadas, sino juntas, y que aman la poesía.

 

 

Etiquetas:
Categorias: General