“Madrid de Villa a Corte. Una visión historiográfica”

 



 

El Dr. David Alonso, miembro dela Red “Solo Madrid es Corte” nos comenta su próxima intervención en las XIII Jornadas de Historia Medieval de la Asociación CulturalAlmudayna.Una reflexión historiográfica sobre la Historia de Madrid en la Edad.A celebrarse el próximo 22 de junio de 2009, en el Aula XX, de la Facultadde Geografía e Historia, en la Universidad Complutense de Madrid-UCM.


 

La identidad de Madrid se encuentraligada a su notable papel político dentro de las diferentes formacionespolíticas por las que ha pasado la península Ibérica. Esta ciudad,desde su definitiva transformación en Corte estable de los Austria, haevolucionado en función de su actividad como sede de la más imponentemonarquía de su tiempo. No se puede entender el devenir histórico deMadrid sin pensar en este hecho.

Segúnla historiografía al uso, todo comenzó en 1561, justo el momento en elque Madrid se convirtió en la Corte, con mayúsculas, de Felipe II. Losúltimos estudios, empero, vienen demostrando que este acontecimientohunde sus raíces en reinados anteriores, de modo que más que un evento puntual y espontáneo constituyó un proceso pergeñado durante variasdécadas, el cual, dicho sea de paso, respondía a dinámicas máscomplejas de lo que tradicionalmente se ha apuntado.

Plaza Mayor

Plaza Mayor, Madrid.

Paraentender el cambio de orientación que se está produciendo sobre estacuestión, resulta pertinente acercarse a la construcciónhistoriográfica del hecho capitalino, que no es otra cosa que atender acómo el Madrid del siglo XVI ha sido concebido a lo largo del tiempo.Precisamente nuestra intervención girará sobre este aspecto de lahistoria de Madrid, planteando las luces y sombras que presenta nuestroactual estado de conocimientos. La creación de la Corte madrileña nosólo fue un proceso histórico, sino también intelectual, de percepción,completado a lo largo de siglos posteriores, repleto en algún caso detópicos y no ajeno a intereses varios. Valga recordar, como ya apuntaseM. Fernández Álvarez, que nunca existió algo parecido a una orden decapitalidad en la que se nombrase a Madrid como tal. Ha sido aposteriori cuando los historiadores han entendido que lo era desde undeterminado momento, sin más, como un acontecimiento natural. Pero lascosas nunca son tan sencillas: baste recordar que durante el siglo XVIIno se sabía con certeza si Madrid era Corte desde 1561 o 1563. Lo quesí se sabía es que lo era, de ahí la conocida sentencia “Sólo Madrid esCorte”. Baste añadir que Gonzalo Fernández de Oviedo, cronista detiempos de Carlos V, ya habla de Madrid como Corte antes de estasfechas. Si para los protagonistas de estos primeros tiempos de la Cortemadrileña, la datación exacta no era algo destacable, ¿por qué paranosotros sí lo es? Buena muestra de una capitalidad que no sólo es unarealidad histórica, sino también imaginada. 


 

David Alonso García

Universidad Complutense de Madrid-UCM

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*