Archivo de octubre, 2018

El ceremonial en la corte de Bruselas del siglo XVII

 

Los Países Bajos, tras su incorporación a la Monarquía Hispana, fueron regidos por gobernadores generales que establecieron sus propias Casas en Bruselas. Sin embargo, esta situación comenzó a cambiar a mediados del siglo XVII, cuando se empezó a hablar en los nombramientos de que los diversos criados ya no pertenecían directamente a la Casa de tal o cual gobernador, si no a la Maison Royale de Bruxelles. Esto suponía un notable cambio, pues podemos inferir que, desde éste momento, la Casa Real de Bruselas no pertenecía a los personas sino al territorio. La existencia de esta nueva Casa, por otro lado la única que se creó en Europa en todo el siglo XVII, requería de una justificación teórica. Hay que recordar igualmente, que durante el reinado de Felipe IV (1621-1665) se llevó a cabo en Madrid una codificación exhaustiva de las Etiquetas tocantes a la Casa Real, implicándose también el resto de Cortes de la Monarquía en el proceso, como fue el caso de Bruselas. Es en éste contexto donde debemos situar los manuscritos de Francisco Alonso Lozano que aquí presentamos. El autor, entre 1692 y 1712 redactó dos libros; en el primero, titulado Plan ou Estat de la maison royale dans ces estats de flandres, se detallaban las funciones de cada oficio de esa nueva Casa Real. Mientras, el segundo, Notice de toutes les emplois de la cour et de la chapelle royale de Bruxelles, indicaba el número de criados que había y los gajes y raciones que recibían. Sin duda, consideramos que la edición de estos manuscritos representa una fuente de primer orden para el conocimiento de la Corte de Bruselas durante el siglo XVII, comparable a lo que representan las Etiquetas Generales de Palacio que se realizaron en Madrid a mediados de dicho siglo.

El índice se puede consultar aquí.

 

Etiquetas:

JORNADAS IULCE UAM – MUSEO NACIONAL DEL ROMANTICISMO

 

 

Madrid romántico: de la sociedad de corte a la sociabilidad burguesa

Museo del Romanticismo, 18, 19 de octubre de 2018.

Al pasar el foco de la tradición cortesana de la Edad Moderna (siglos XVI, XVII y XVIII) a la Contemporánea (XIX), aparecen nuevas contradicciones que explorar. Saltan a la vista los cambios –proclamados en el nivel del discurso y parcialmente realizados en las prácticas políticas, sociales y culturales– pero también las continuidades. Todo ello da pie a plantearse preguntas sobre el nuevo papel otorgado a la corte real en la era de la monarquía constitucional, en qué medida la corte se reconfigura para adaptarse a ese papel, y en qué medida las nuevas realidades del siglo XIX vienen marcadas por la herencia cortesana del Antiguo Régimen. No podremos agotar todos los aspectos de estas cuestiones históricas tan complejas, pero sí ofrecer un conjunto significativo de reflexiones para abordarlas.

En el siglo XIX la sociabilidad cortesana superó los límites de las casas reales y los salones aristocráticos, para reproducirse –en otra escala– entre las “buenas familias” de clase media. Por supuesto, al expandirse desde espacios excepcionales hacia todo un sector de la sociedad, la sociabilidad cambió no solo de escala, sino también de estilo, de formas, de lenguajes, aun reproduciendo patrones ya conocidos. En este encuentro veremos cómo se produjo este salto.

Más información aquí.

 

Etiquetas: