SALMONELLA EN AVICULTURA

   La Organización Mundial de la salud (OMS), define las zoonosis como aquellas enfermedades transmisibles de forma natural entre el hombre y los animales. La importancia sanitaria de las zoonosis, es por tanto, muy elevada, como lo son las repercusiones económicas que la mayoría de estas enfermedades comportan (gastos de prevención, laboratorios de diagnóstico, bajas laborales, gastos médicos y  farmacéuticos, etc.).

   Entre las zoonosis de etiología bacteriana más importantes, la salmonelosis ocupa un lugar destacado, debido tanto a sus múltiples formas clínicas como a las repercusiones que en materia de Salud Pública tiene la aparición de brotes de esta enfermedad. En España, al igual que en otros países, pese a los progresos obtenidos en materia de salud, la salmonelosis todavía representa un serio problema. Así, la OMS afirma que la salmonelosis es la toxiinfección alimentaria que causa  la mayoría de los problemas en prácticamente todo el mundo, seguida de la campilobacteriosis y el cólera.

   Aunque salmonella se considera un patógeno para todas las especies animales, su incidencia en la salud de las aves en la actualidad puede considerarse escasa. Sin embargo,  su importancia como agente transmisible al hombre hace de su control una de las prioridades de la seguridad alimentaria.

   Según datos de la Comunidad de Madrid (BECM nº3, Vol.10 2004) en el año 2003 se notificaron 1646 casos de toxiinfección alimentaria de los cuales el 84% se debió al consumo de productos contaminados con salmonella. A este respecto es importante señalar que estos datos no representan más que una aproximación al problema, pues se reconoce que la mayoría de los casos no se comunican y, por lo tanto, no se declaran, al menos oficialmente.

   Según datos del Instituto de Salud Carlos III (BES Vol.13, 2005) en 2002 y 2003 el 74,5% de los brotes de salmonelosis en España se produjeron por el consumo de carne de pollo, huevos y derivados. Las serovariedades de Salmonella que se aíslan con mayor frecuencia asociadas a estos brotes son Enteritidis (~85%) y Typhimurium (~10%).

   Las autoridades sanitarias de la Unión Europea -a través de la Directiva 2003/99/CE del 17 de noviembre de 2003 sobre la vigilancia de las zoonosis y los agentes zoonóticos y del Reglamento (CE) Nº 2160/2003 del 17 de noviembre de 2003 sobre el control de la Salmonella y otros agentes zoonóticos específicos transmitidos por los alimentos- establece la obligatoriedad de poner en marcha programas específicos para la detección y el control de Salmonella, y contempla medidas restrictivas para aquellas explotaciones que no consigan los objetivos deseados.

   La base de un control exitoso de estas infecciones parte del cumplimiento absoluto de las guías de buenas prácticas de higiene así como de la realización de análisis seriados en todas las fases de la cadena alimentaria (“de la granja a la mesa”). Únicamente mediante un control exhaustivo de todos los eslabones de la cadena conseguiremos disminuir la incidencia de salmonelosis en la población.

 

Sonia Téllez Peña


Centro de Vigilancia Sanitaria Veterinaria (VISAVET)
Universidad Complutense

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

d

si por favor, me das mas informacion acerca de la salmonella en avicultura la informacion maas completa posible

espesifica claramente que sintomas presenta un pollo en granja que este infeecctado con salmonela..como saber cuando el pollo esta infectado

(requerido)

(requerido)


*