Micobacteriosis porcina por miembros del complejo avium

El complejo Mycobacterium avium engloba dos especies de gran importancia, M. intracellulare y M. avium, la última de las cuales está dividida en cuatro subespecies (M. avium subsp. avium, M. avium subsp. paratuberculosis, M. avium subsp. hominissuis y M. avium subsp. silvaticum). Todas ellas se caracterizan por tener un amplio espectro de hospedadores susceptibles de ser infectados. Además, mientras que algunas de estas especies/subespecies son patógenas estrictas y se encuentran con poca frecuencia fuera de un hospedador (M. avium subsp. avium, M. avium subsp. paratuberculosis, M. avium subsp. silvaticum) otras son bacterias saprofitas capaces de sobrevivir en el medio ambiente y con una amplia distribución en el mismo (M. intracellulare y M. avium subsp. hominissuis). Estas últimas suelen originar procesos infecciosos menos graves en los hospedadores, aunque pueden causar cuadros clínicos severos y la aparición de lesiones macroscópicas en situaciones específicas (fundamentalmente en hospedadores inmunocomprometidos o en situaciones de estrés).

En la especie porcina, son fundamentalmente dos de sus miembros los que han sido descritos con mayor frecuencia como agentes patógenos de cierta relevancia:

·  M. avium susbp. avium: Es la especie causal de la tuberculosis aviar, por lo que se considera que las aves son su hospedador preferente, aunque también puede infectar otras especies. Así, se ha aislado de un gran número de especies animales incluyendo ciervos, ovejas, vacas, roedores, cerdos y seres humanos. Sin embargo en el caso de cerdos y en el hombre normalmente el porcentaje de hallazgos de esta subespecie es inferior al de los de M. avium subsp. hominissuis. Al ser esta especie un patógeno estricto la posibilidad de que los animales se infecten a partir del medio ambiente es más reducida.

·  M. avium subsp. hominissuis: Es sin duda la subespecie más heterogénea de M. avium, ya que la aplicación de técnicas de caracterización molecular detecta una mayor variabilidad en ella comparada con los patógenos estrictos M. avium subsp. avium y M. avium subsp. paratuberculosis. Su impacto más relevante se da en la especie porcina, donde puede originar lesiones granulomatosas, fundamentalmente en los linfonodos situados en la cabeza y mesentéricos. A pesar de que los cerdos no muestran signos clínicos, el hallazgo de estas lesiones en el matadero puede dar lugar a un importante descenso en el valor económico del animal, habiéndose descrito casos en todos los continentes. La ubicación de las lesiones indica que la vía de infección es normalmente oral, aunque se han descrito lesiones circunscritas a linfonodos bronquiales.

En situaciones de brotes por estos patógenos es fundamental el aislamiento bacteriológico del agente causal, ya que el aspecto macroscópico de las lesiones a las que dan lugar las bacterias de ambas subespecies puede confundirse, entre otros agentes patógenos, con las producidas por los miembros del complejo Mycobacterium tuberculosis, agentes causales de la tuberculosis humana y animal, zoonosis de gran importancia a nivel de Salud Pública y Sanidad Animal. Por ello el cultivo in-vitro del agente causal del brote es la única manera de confirmar de forma inequívoca la presencia de las cepas del complejo avium implicadas. La ubicuidad de algunos de los miembros del complejo avium hace que en ocasiones sea difícil establecer con seguridad cuál es la procedencia de la infección en el ganado porcino, ya que normalmente existen varias potenciales fuentes de infección. La única forma de establecer con seguridad el origen del brote es la realización de un estudio epidemiológico en busca de factores de riesgo que hayan podido dar lugar al proceso; posteriormente, debe realizarse el cultivo bacteriológico del agente implicado a partir de las posibles fuentes de infección, para después proceder a la comparación mediante técnicas de biología molecular del agente cultivado de las potenciales fuentes de infección y del aislado en el proceso clínico de los animales; el resultado de dichas técnicas puede confirmar o descartar la hipótesis de que el brote se originara a partir de los elementos estudiados.

Artículo completo en:
Español:
Micobacteriosis porcina por miembros del complejo avium: Importancia, diagnóstico e identificación de las posibles fuentes de infección
English:
Mycobacteriosis due to members of the Mycobacterium avium complex in swine: Significance, diagnosis and identification of possible sources of infection


Julio Álvarez Sánchez


Servicio de Micobacterias
Centro de Vigilancia Sanitaria Veterinaria (VISAVET)
Universidad Complutense

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..