Archivo de octubre, 2016

Comunicación de riesgos aplicada a la seguridad alimentaria

Los recientes brotes de enfermedades transmitidas por los alimentos a nivel mundial, nacional y regional han supuesto retiradas importantes de alimentos, con efectos adversos sobre la confianza del consumidor en la seguridad del suministro de alimentos, la producción agroalimentaria y el comercio. El análisis posterior de este tipo de eventos ha señalado la importancia de un uso más eficaz de la comunicación de riesgos. Actualmente se insta a los países a desarrollar y evaluar sus estrategias de comunicación de riesgo existentes aplicadas a la seguridad de los alimentos, y a aprender de las experiencias propias o de países terceros. A medida que el uso de Internet y las tecnologías de redes sociales aumenta, la demanda del público de una mayor transparencia e información sobre la seguridad de los alimentos es mayor. Esto confirma la importancia de las estrategias eficaces de comunicación de riesgos en la seguridad alimentaria y el sector de la salud pública en general.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la comunicación de riesgos como el intercambio de información y opiniones sobre los riesgos y factores relacionados con el riesgo entre los evaluadores y gestores, los consumidores y otras partes interesadas. La comunicación es una parte esencial del paradigma del análisis de riesgos. La Autoridad Europea en Seguridad Alimentaria (EFSA) define como objetivo principal de la comunicación de riesgos de seguridad alimentaria, el aumentar la comprensión entre las distintas partes interesadas en la inocuidad de los alimentos con respecto a la justificación de las decisiones tomadas en la evaluación y gestión de la seguridad alimentaria, y el ayudar a la gente a hacer juicios más informados acerca de los peligros y los riesgos de que se enfrentar en sus vidas en relación con la alimentación.

“Con la responsabilidad de la gestión de riesgos viene la responsabilidad de comunicarlos correctamente”

La comunicación de riesgos de seguridad alimentaria con frecuencia también informa y mejora la evaluación del riesgo y las decisiones en su gestión. Por ejemplo, es necesaria la comunicación de riesgos para ayudar a los gestores de riesgos para comprender el posible impacto de sus decisiones y por lo tanto para evaluar la eficacia que tendrían. Las responsabilidades de gestión de riesgos de las autoridades nacionales de seguridad alimentaria han aumentado considerablemente en los últimos años. Esto es debido a la globalización, al aumento en el movimiento de personas, comercio y distribución de los productos agroalimentarios, y al cambio en las preferencias del consumidor. Estos factores también dan lugar con frecuencia a la reaparición de peligros ya conocidos, o la aparición de riesgos de seguridad alimentarios nuevos. Al mismo tiempo, muchas autoridades nacionales se siguen enfrentando a desafíos en el establecimiento o mejora de la capacidad de análisis de riesgos en la seguridad de los alimentos, debido a prioridades y presiones económicas globales. Con la responsabilidad de la gestión de riesgos viene la responsabilidad de comunicar información acerca de los mismos para todas las partes interesadas a un nivel de comprensión adecuado para cada audiencia.

El Departamento de Seguridad Alimentaria y Zoonosis de la OMS y la Unidad de Inocuidad y Calidad de los Alimentos de la FAO editan el manual titulado “Risk Communication applied to Food Safety“, con objeto de ayudar, a autoridades nacionales de seguridad alimentaria y actores de la cadena alimentaria, a establecer o mejorar las prácticas de comunicación de riesgos en el sector de la seguridad alimentaria. Este manual, en el que han participado gobiernos, organizaciones regionales, industria, consumidores y profesores, se centra en describir las mejores prácticas de comunicación para apoyar la gestión de riesgos de seguridad alimentaria asociados con los peligros biológicos, físicos y químicos. Otro objetivo de este manual es el uso de la comunicación en el proceso de análisis de riesgos para gestionar tanto las emergencias alimentarias (por ejemplo, brotes de enfermedades transmitidas por alimentos) como otros aspectos mantenidos en el tiempo (por ejemplo, campañas de seguridad alimentaria y promoción de la salud). Aunque el objeto principal del manual es la seguridad alimentaria, cabe destacar también que muchos aspectos son aplicables a la comunicación de riesgos efectiva en apoyo de la sanidad animal, la seguridad de piensos y el manejo de enfermedades zoonósicas.

Fuente: FAO/OMS

 

Sergio González Domínguez

Servicio de Informática y Comunicación
Centro de Vigilancia Sanitaria Veterinaria (VISAVET)
Universidad Complutense de Madrid

 

Etiquetas:
Categorias: General