Supernovas, metales, tecnología y democracia

David  Barrado y Navascués

Es un lugar común el decir que somos “hijos de  las estrellas”, ya que gran parte de nuestra materia ha sido creada en el interior de las mismas, esencialmente los elementos más pesados, generados durante las explosiones de las supernovas.  Pero nunca hubiera pensado que determinados procesos  sociales pudieran estar condicionados por la física nuclear y por estos eventos.

Las estrellas más masivas mueren como supernovas, explosiones de extraordinaria energía que por un breve instante (a escala cósmica), convierten a las progenitoras en verdaderas protagonistas de las galaxias que las albergan. Durante este proceso se producen muchos tipos de reacciones nucleares, generandose gran cantidad de nucleos pesados (especialmente hierro, el más estable) que serán expulsados al medio interestelar, enriqueciendo las estrellas de generaciones subsecuentes y sus sistemas planetarios.


La Nebulosa del Cangrejo, resto de la explosión de una supernova, evento que aconteció en el año 1054, avistada por astrónomos árabes, chinos y japoneses. En la actualidad podemos observar lo que queda de aquella masiva explosión, el material expulsado que enriquece el medio interestelar de elementos pesados  (crédito NASA,  ESA,  J. Hester, A. Loll)

¿Qué relación tiene esto con nuestra estructura social y económica, con nuestros sistemas políticos? Una sutil,  pero muy sugerente e  interesante. La idea no es mía, la tomo de “A brief history of the human race”, por Michael Cook.

En la Edad de Bronce, hace aproximadamente cuatro mil años, las sociedades típicas estaban dominadas por aristocracias guerreras  que usaban objetos de bronce como elementos distintivos y para sus armas. La mayor  parte de la población seguía de hecho en la edad de piedra, debido a que el cobre, elemento esencial de la aleación, es raro y se encuentra en zonas muy localizadas. Por tanto la producción de bronce era limitada y restringida en buena medida  para las élites y sus usos.

En contraposición, el hierro es mucho más abundante (debido a su mayor producción en las supernovas) y está distribuido de manera mucho mas homogénea en las diferentes regiones del planeta. Por tanto,  una vez conocida la técnica para producir herramientas de este metal (esencialmente, cómo conseguir temperaturas lo suficientemente altas), la producción masiva de éstas hizo que estuvieran al alcance de la mayor parte de  la población, y permitió que se utilizasen para el cultivo, mejorando substancialmente la capacidad de producción de alimentos, y supongo que mejorando la calidad de vida de los agricultores. También facilitó el acceso de los  mismos a la  posesión de armas efectivas, antes solo a  disposición de las aristocracias. Por tanto, el uso del hierro  facilito el cambio de las estructuras económicas, sociales y políticas. Quiero creer  que, ya que en cierta manera  seguimos en la Edad del Hierro,  a largo plazo facilitó el proceso democratizador, al redistribuir el poder dentro de la sociedad.

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Super interesante el post. Pensé por un momento que eso de "estrellas más masivas mueren como supernovas, explosiones de extraordinaria energía que por un breve instante (a escala cósmica), convierten a las progenitoras en verdaderas protagonistas de las galaxias que las albergan" iba por Afinsa!

En realidad, aunque las supernovas generas burbujas cósmicas, si son productivas. Dan lugar a nuevas generaciones de estrellas, y enriquecen con nuevos elementos el medio interestelar.

Como bien sabes, las burbujas especulativas (sean sellos o inmuebles) nos dejan a todos más pobres.

Me quedo con las primeras. Además son estéticamente mucho más bellas…

(requerido)

(requerido)


*