Fotos del Cometa McNaught, “El Grande”

David Barrado y Navascués

Sorprendente el espectáculo que nos regala el cometa C/2006 P1 (McNaught). Después de una breve visita al Hemisferio Norte, está desplegando todos sus recursos en el Sur. Es tan brillante como el planeta Venus, muy fácilmente visible si las condiciones son las adecuadas. Aquí adjunto algunas fotos de éste y de otros cometas famosos para aquéllos que no hayan podido disfrutarlo en directo.


Foto del cometa tomada desde el observatorio de Páranal en Chile (Crédito ESO/Jehim)


Esta imagen fue tomada por el descubridor, R.H. McNaught, desde el observatorio de Siding Spring, en Australia.

Yo he tenido la suerte de encontrarme en Chile la semana pasada. Volando hacia la ciudad de Santiago, pude ver al McNaught en directo, desde gran altura. El Sol se había puesto hacia rato y el cielo estaba bastante obscuro. Cerca del cometa se encontraba Venus y la Luna, apenas creciente. Una visión que lamentablemente duró solo unos minutos, pues el avión viró hacia nuestro destino. Me sorprendió el tamaño y la curvatura de la cola. Las fotos que adjunto a continuación, junto con los enlaces, muestran claramente un cola inusual, muy curvada, por efecto de la proximidad al Sol y del la posición específica en su órbita, la aproximación más cercana, justo cuando la trayectoria es extremadamente cerrada.


Fotografía del cometa Halley tomada en 1910 (crédito Lowell Observatory y NOAO)


El núcleo del cometa Halley, observado por la sonda Giotto (crédito ESA)

Verdaderamente éste está resultando ser uno de los cometas más brillantes desde hace décadas. Recuerdo mi decepción al intentar ver al cometa Halley hace ya 21 años. Me levanté varias veces de madrugada, pero nunca conseguí llegar a verlo, sumergido como estaba en las luces de Madrid, tan contaminantes . De todas maneras, esa aproximación del Halley no fue especialmente brillante, la posición relativa respecto a la Tierra no era idónea. Mucho mejor fue la anterior, que aconteció en 1910, y que dejó registros fotográficos. Sin embargo, la misión de la Agencia Espacial Europea al cometa, denominada Giotto por el pintor italiano del inicio del Renacimiento, nos permitió tener una visión fugaz del núcleo.

 


Secuencia de imágenes del núcleo del cometa Wild 2, tomadas por la sonda Stardust (crédito NASA)


Mucho mejores han sido las imágenes que del cometa Wild 2 tomó la sonda Stardust. El encuentro sucedió casi 20 años más tarde, en el 2004, y el cambio tecnológico se nota.

Desafortunadamente, no creo que exista la posibilidad de mandar una sonda al cometa para estudiar su núcleo. Los tiempos característicos de las misiones espaciales, desde un concepción hasta su ejecución, son muy largos, incluso llegan a décadas. Una lástima, porque éste parece ser un cometa virgen, en su primer paso cerca del Sol, y que por tanto conserva su material original impoluto. Es, pues, un viaje al nacimiento del Sistema Solar, una visión del material que dio lugar a la formación del mismo y de sus planetas.

En cualquier caso, ¡disfrutemos del espectáculo mientras dure!

ENLACES:


Página principal del “Cuaderno de Bitácora Estelar”

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*