De números

David ByNDesde pequeño, me han fascinado los números, las diversas formas de escribirlos y su relación con las culturas que los idearon. No todas ellas han funcionado en base diez (esto es, agrupando en múltiplos de este número). Los mayas, reputados astrónomos, preferían una base vigesimal (numeración maya). Los antiguos griegos desarrollaron potentes cálculos usando las letras de su alfabeto. Los romanos nos legaron un complejo sistema de numeración, que aun hoy seguimos utilizando en determinadas ocasiones (para fechas, por ejemplo). Y si nos remontamos más en el tiempo, el sistema sexagesimal presente en relojes y en ángulos (sesenta segundos por minuto) tiene su origen en Mesopotamia, con los sumerios y babilonios, hace cinco o seis mil años. Sin embargo, ¿de dónde provienen nuestros actuales números, los dígitos que a diario utilizamos?

Quien haya mirado alguna vez algún numero árabe (por ejemplo en billetes de banco) habrá notado la familiaridad con los caracteres que se empezaron a utilizar en Occidente allá por el XIII a partir de aquéllos y que luego se han difundido por todo el mundo. Sin embargo, hay obvias diferencias. ¿Cómo se produjo la evolución? Yo me lo he preguntado en bastantes ocasiones.


Una madrasa, localizada en Tashken (crédito foto DByN).

Hace apenas una semana encontré una posible respuesta, en un lugar insospechado: una madrasa (escuela religiosa) en Tashken, la capital de Uzbekistán (con unos excelentes compañeros de viaje). En un pequeño taller de caligrafía (tan importante en el mundo musulmán como arte decorativo) encontré un escrito que mostraba la posible evolución.


Posible secuencia evolutiva desde la numeración árabe hasta la occidental. Se lee de derecha a izquierda (crédito foto DByN)

No puedo garantizar la veracidad de la misma, solo su plausibilidad. Me gustaría encontrar una relación temporal (cuándo y dónde se utilizaron cada secuencia de dígitos). Aun así, resulta ilustrador ver la posible evolución.

Por completitud, añadiré que los primeros caracteres arábigos actuales pertenecen al siglo IV. Surgieron probablemente por la interacción creada por viajeros y caravanas procedentes de distintos entornos culturales (Etiopía, el Mediterráneo romano, el imperio Sasánida en Persia), a partir de alfabetos derivados del fenicio. Sin embargo, su verdadero desarrollo coincide con la expansión del Islam a partir del siglo VII (que a su vez conecto a Europa con Asia de manera mas o menos estable). Los primeros numerales arábigos hicieron su aparición en el siglo VII en Oriente Medio, heredados de los indios (donde se podrían haber desarrollado poco antes). Como he dicho, en Europa se comenzaron a utilizar a partir del siglo XIII en España (Al-Andalus) e Italia (difundidos a partir de los trabajos de Fibonacci). Como curiosidad diré que el castellano se ha escrito en caracteres árabes (aljamía), y también en caracteres hebreos. El cero, un número sorprendente por su utilidad, nos llega desde la India (inventado en el siglo IX o tal vez anterior), aunque los mayas lo inventasen 900 años antes de manera independiente. Curiosamente, que sepa yo al menos, ni griegos ni romanos tuvieron la necesidad de disponer de un símbolo para este concepto.

ENLACES:

 


Página principal del “Cuaderno de Bitácora Estelar”

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Muchas gracias David por compartir tu descubrimiento. Ser’ia interesante si explicaras un poco m’as como se ha llegado a esa propuesta de evoluci’on.

Muchas gracias David por compartir tu descubrimiento. Ser’ia interesante si explicaras un poco m’as como se ha llegado a esa propuesta de evoluci’on.

una tremenda kakaaaaa idiotez burla para la siguiente haz un juego OK!!!!!!!!!!!!!!!!

q bobada expliquen mejor daaaaaaadaaaaaa

de que zta biien chiida zta iinformacion jejej

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*