Érase una vez una galaxia espiral con un Sistema Solar

David ByN

Los árboles no permiten ver el bosque… Eso mismo ocurre con las estrellas y las nubes de polvo y gas que se asientan, primordialmente, en el plano de nuestra galaxia. Ya que nosotros nos encontramos cerca de ese plano, la vemos de canto y somos incapaces, en principio, de distinguir estructuras, salvo una halo de estrellas viejas y frías y una gran concentración de estrellas jóvenes en el núcleo. Pero, ¿cómo es nuestra galaxia?¿dónde está localizado nuestro sistema planetario?¿cómo se vería desde una galaxia cercana?


La galaxia espiral NGC5866, que se encuentra prácticamente alineada con su plano ecuatorial orientado hacia nosotros. La imagen fue tomada con el Hubble Space Telescope y el instrumento ACS. Aunque su halo, formado esencialmente por una población de estrellas poco masivas y viejas, se puede apreciar con facilidad, la estructura de sus brazos espirales permanece oculta. Un fenómeno similar nos ocurre a nosotros con nuestra galaxia, la Vía Láctea. Crédito NASA y ESA. Una imagen en alta resolución se encuentra en este enlace.

Entre los grandes observatorios espaciales de la agencia espacial americana NASA, destaca por su producción científica y por la calidad de sus imágenes el telescopio , que funciona en el rango del infrarrojo, una radiación electromagnética que está caracterizada por tener una longitud de onda más larga que el visible y estar relacionada con la temperatura del objeto que la emite (o la absorbe). Debido a que la luz visible interactúa con el polvo que se encuentra localizado principalmente en el plano de la galaxia, siendo absorbido, no es una herramienta adecuada para intentar trazar la estructura de la misma, especialmente para objetos moderadamente lejanos. Sin embargo, la absorción de infrarrojo es mucho más reducida (menos cuanto más larga o “roja” es la longitud de onda).


La galaxia espiral NGC 1288, en la que recientemente se ha descubierto una supernova (SN2006dr). Típicamente, se produce una explosión de supernova cada 100 años en una galaxia de este tipo, aunque no siempre es así. La fotografía corresponde a una superposición de datos tomados con un de los cuatros el telescopios VLT en varios filtros (B, V, R, I y Halfa). Detalles adicionales en este enlace. Crédito ESO y H. Boffin Una imagen en alta resolución se encuentra en este enlace.

El telescopio Spitzer, que utiliza esta propiedad , ha permitido verificar que en realidad la Vía Láctea, que es una galaxia en espiral, solo tiene dos brazos principales (denominados Scutum-Centaurus y Perseo), en vez de cuatro (los anteriores más Sagittarius y Norma), como se creía hasta ahora. Para ello, se ha utilizado un mosaico que incluye 800,000 imágenes individuales, que contienen aproximadamente 100 miilones de estrellas (a penas un 0.1% de la población de la Galaxia). El censo de estos objetos, y el estudio de su densidad según la posición, ha permitido reconstruir con una precisión sin precedentes la estructura de nuestro universo-isla.


Reconstrucción de la estructura de nuestra galaxia, en una vista desde uno de los polos galácticos. Nuevos datos tomados con el telescopio espacial Spitzer indican que la Galaxia contiene dos brazos principales: Scutum-Centaurus y Perseus) que comienzan en los extremos de una barra central. Otras dos estructuras similares, aunque mucho más pequeñas, se encuentran localizadas entre aquéllos, y se denominan brazos de Sagittarius y Norma. Existe una diferencia esencial entre los dos pares: los dos primeros están compuestos esencialmente por estrellas de diversas edades, mientras que los de tamaño más reducido contienen grandes cantidades de polvo y gas, junto con regiones de formación estelar. El Sol, con su sistema planetario, se localiza en una estructura denominada brazo de Orión, localizada entre el de Sagittarius y Perseus. Una imagen en alta resolución se encuentra en este enlace.


El Sistema Solar está localizado a unos 25,000 años-luz del centro de la Galaxia, en medio de los dos brazos principales, pero en las proximidades de una estructura de menor entidad que recibe el nombre de brazo de Orión. Dado el brillo intrínseco del Sol, no sería posible distinguirlo desde una galaxia cercana ni con los telescopios más potentes que existen en la actualidad.


La galaxia espiral NGC 1300, en otra imagen del HST. Dado que su orientación relativa al nosotros es de cara, se aprecia perfectamente las diferentes partes de la misma, incluyendo la barra central y los dos brazos espirales en espiral que nacen de los extremos. La Vía Láctea podría tener una disposición similar, salvo que tendría brazos adicionales de menor tamaño que los principales. Una imagen en alta resolución se encuentra en este enlace.

ENLACES:


Página principal del “Cuaderno de Bitácora Estelar”
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

te amO y siempre te amare menzO [****(=]

muy bello asta me inspiro

sorprendente… =O

no esta buena la pagina.

necesito una imagen de una galaxia eliptica

bueno yo opino que que es bueno saver sobre todas estas cosas por todo lo que aprendemos va ir a la cabesa

es imprecionante komo nuestro planeta es solo una peque~a estrella en nuestro sistema solar y que ese sistema solar es un peque~o grupo de estrellas en una galaxia y que esa galaxia es una peque~a parte del espacio exterior….en realidad no somos nada!!!!

que cheverendenge su pagina ojala hayga algo mas bueno en internet cachai bueno sigan haciendo lo que hacen porque saben manejar esto no miren atras que el mundo sigue atte. alejandra alvarez saldaña de bolivia-santa crus

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*