Archivo de abril, 2010

Nuestros desconocidos vecinos, las enanas marrones ultrafrías

David ByN

Exploramos las profundidades del espacio interestelar, desde el centro de la Galaxia hasta los confines de Universo cognoscible, hasta los primeros instantes después de su formación. Sin embargo, en las proximidades del Sol, a unos pocos años luz, siguen existiendo objetos por descubrir. Son las enanas marrones ultrafrías.

T10_F3

Varias imágenes de la enana marrón, tomadas con unas diferencias de unos pocos años. Se aprecia con facilidad el movimiento propio del objeto, lo que es indicativo de su proximidad. Además, sus colores con característicos de objetos muy fríos y, por lo tanto, muy poco luminosos: se trata por tanto de una enana marrón de últimos tipos espectrales (crédito Phil Lucas y colaboradores, 2MASS y UKIRT/UKIDSS)

Se podría decir que una enana marrón es una hermana pequeña de una estrella: de muy baja masa, el proceso que dio lugar a su formación no ha permitido que la temperatura y la presión central sean los suficientemente altas como para comenzar la fusión de hidrógeno en helio, la reacción nuclear básica que proporciona energía a las estrellas. Debido a este fenómeno, las enanas marrones son objetos fríos y poco luminosos que languidecen lentamente la pasar los eones.

T10_F1

Espectro infrarrojo de la enana marrón (en negro) y comparación con otro objeto similar, pero algo más caliente.

Ya son centenares las enanas marrones identificadas en diferentes ambientes. Ahora, utilizando el telescopio británico UKIRT, se ha descubierto uno de estos objetos a unos 3 parsec (unos 10 años-luz) de la Tierra. Estaría, pues, entre los diez objetos estelares (y cuasiestelares) más cercanos al Sistema Solar.

T10_F2

Secuencia de magnitudes absolutas (la luminosidad de los objetos en una banda centrada a una longitud de onda particular, en este caso la banda J del infrarrojo cercano) frente al tipo espectral. Esto es, se trata de una representación de brillo frente a la temperatura superficial (más correctamente, temperatura efectiva) del objeto. La nueva vecina del Sol, UGPS J0722 parece corresponder a un nuevo subtipo, el T10 (o Y0)

Entre sus características, destaca el hecho de que es extraordinariamente frío. Tanto, que se ha tenido que introducir una nueva subclasificación: T10 (o Y0). Ante este descubrimiento, uno no puedo evitar preguntarse cuántos objetos de características similares y aun más fríos existen en la vecindad del Sistema Solar, cuántos flotan en las inmensidades del vacío interestelar.

ENLACES:



Página principal del “Cuaderno de Bitácora Estelar”

Etiquetas: