Archivo de febrero, 2011

Ciencia ficción: cada vez más ciencia y menos ficción

Miguel Mass (CAB)

El pasado 16 de febrero pudimos contemplar desde el Centro de Astronomía Espacial (ESAC) de la Agencia Espacial Europea (ESA), en las cercanías de Madrid, el espectacular lanzamiento del vehículo de aprovisionamiento (ATV) Johannes Kepler, camino de la Estación Espacial Internacional (ISS). Kepler fue lanzado al anochecer desde la Guyana Francesa, lo que contribuyó a la vistosidad del despegue. (ver este enlace).

Paolo Nespoli, un astronauta italiano que se encontraba en esos momentos en la ISS; pudo contemplar desde su posición a 350 km sobre la superficie de la Tierra el ascenso de la nave que les traía suministros vitales para poder continuar su actividad en los próximos meses. Con su cámara captó esta bellísima fotografía, en la que se aprecia la trayectoria de la Johannes Kepler saliendo de la oscuridad que ya se cernía sobre la base de lanzamiento de Kourou. La ISS se encontraba en esos momentos al oeste de Kourou, por lo que la luz del Sol se reflejaba con fuerza en la traza dejada por el cohete Ariane V que empujaba a la nave.

La nave Johannes Kepler se observando sobre el fondo a la derecha de esta imagen, despegando desde la base de Kourou, camino de la Estación Espacial Internacional, desde la que se realizó esta fotografía.


Dentro de unos días, el próximo 24 de febrero, la Johannes Kepler se acoplará a la ISS. Los astronautas podrán observar su lento acercamiento a su órita, y seguro que nos regalan con nuevas y sorprendentes imágenes.

Las naves ATV (Automated Transfer Vehicles) son sin duda las más complejas y pesadas que se han fabricado en Europa. Con un peso de 20 toneladas y el tamaño de un autobús de 2 pisos, su funcionamiento es completamente automático, de manera que pueden acoplarse a la ISS sin apenas intervención humana. Para darnos cuenta del nivel de desarrollo preciso para esta operación no tenemos más que pensar en los catastróficos efectos que tendría la colisión de una nave de 20 toneladas contra la Estación Espacial si el sistema fallara. La Johannes Kepler es la segunda ATV que se envía a la ISS, tras la Jules Verne, que demostró en 2008 la seguridad y precisión de este tipo de naves.

Las ATV europeas garantizan el suministro de materiales (comida, agua, oxígeno, equipos…) a los astronautas que permanecen en la ISS, junto con las naves Progress rusas y las HII japonesas. Sin estas naves la ISS no sería habitable, especialmente a partir de este año en que los Shuttle americanos realizarán su último vuelo. El acceso para los astronautas quedará en manos de las naves Soyuz rusas durante los próximos años, ya que no se espera que NASA disponga de nuevas naves tripuladas hasta la segunda mitad de esta década.

La ISS en febrero de 2010. Tras muchos años de trabajos, en 2011 se completará la construcción de la ISS, que ya es la estructura más grande construida por el hombre en el Espacio. Más información en este enlace.


Las ATV son tan sofisticadas y seguras que en estos momentos se está planteando su posible adaptación en un futuro no muy lejano para transportar astronautas. Si esta opción se materializa, Europa habrá alcanzado su sueño de poder acceder al Espacio por sus propios medios. Poco a poco, la ciencia ficción se va convirtiendo cada vez más en ciencia, y menos en ficción, y el Espacio en un lugar accesible desde el que investigar para mejorar las condiciones de vida de los que nos quedamos en la superficie de la Tierra.

PD: La nave se acopló perfectamente a la ISS en la fecha prevista, el 24 de Febrero. Enlace a la noticia

Etiquetas:

SISTEMA PLANETARIO

Es el conjunto formado por una estrella (o un sistema estelar binario) y todos los planetas y cuerpos menores que orbitan a su alrededor. En nuestro sistema planetario, llamado Sistema Solar, los cuerpos que giran alrededor del Sol son los planetas y sus satélites, los planetas enanos, los asteroides y los cometas y otros cuerpos menores. La mayoría de objetos del Sistema Solar se encuentran contenidos aproximadamente en un plano conocido como plano de la eclíptica. El Sistema Solar se extiende hasta un año-luz de su centro, el Sol. Si bien son miles de millones los cuerpos que componen el Sistema Solar, más del 99% de la masa del mismo está concentrada en el Sol. Los planetas, la mayoría de los satélites y todos los asteroides orbitan alrededor del Sol en la misma dirección siguiendo órbitas elípticas en sentido antihorario si se observa desde encima del polo norte del Sol.
Además de nuestro propio sistema planetario, recientemente se han descubierto más de 400 planetas alrededor de otras estrellas (exoplanetas o planetas extrasolares), gracias a varias técnicas de observación entre las que destacan la espectroscopia de alta resolución y la fotometría (medida de brillos) de alta precisión. Algunos de ellos se encuentran en verdaderos sistemas planetarios, que contienen una estrella central y dos o más planetas. Con anterioridad a la identificación del primer exoplaneta por métodos espectroscópicos en 1995, se habían des- cubierto discos circunestelares alrededor de estrellas, tanto de acreción (restos de la formación de la propia estrella) como aquéllos formados por el material usado para generar los planetas (denominados discos de residuos, o de debris). Lo que es más sorprendente es que incluso se han detectado sistemas planetarios que también incluyen discos circunestelares y que, por tanto, se encontrarían en una etapa evolutiva temprana, en la cual los exoplanetas todavía estarían en proceso de formación o habrían terminado recientemente de formarse.



Glosario: “100 conceptos básicos de Astronomía”

Etiquetas:

¿Formación planetaria en acción?

Liderada por una investigadora del CAB la que podría ser la primera detección de un compañero de muy baja masa en el hueco de un disco protoplanetario (extraído de la web del CAB).

Un equipo de astrónomos internacionales, entre los que se encuentra una investigadora del CAB, ha logrado estudiar el efímero disco de material que rodea a una estrella joven donde se podría estar formando un sistema planetario. Por primera vez se ha podido detectar a un compañero más pequeño, el que podría ser la causa del gran hueco que se observa en el disco. Futuras observaciones permitirán determinar si este compañero es un planeta o una enana marrón.

Los planetas se forman a partir de discos de material que rodean a las estrellas, pero la transición desde discos de polvo hasta sistemas planetarios es rápida y se identifican muy pocos objetos durante esta fase. Uno de estos objetos es T Chamaeleontis (T Cha), una estrella tenue que se encuentra a unos 330 años-luz de la tierra y ubicada en la pequeña constelación austral de Chamaeleon. T Cha es similar a nuestro Sol, pero mucho más joven: sólo tiene unos siete millones de años de edad. Aunque previamente se han logrado observar planetas en discos más maduros, hasta ahora no se ha encontrado ningún planeta en formación en el interior de estos discos de transición.

Nuria Huélamo, (Centro de Astrobiología, INTA-CSIC, España), es la primera autora de uno de los dos artículos que se publicarán próximamente en Astronomy & Astrophysics en torno a este descubrimiento. “Para nosotros -afirma Huélamo- el hueco en el disco de polvo alrededor de T Cha era una evidencia concluyente, y nos preguntamos: ¿estaremos siendo testigos de un compañero abriendo un hueco dentro del disco protoplanetario?”.

Usando el instrumento AMBER, instalado en el Very Large Telescope (VLT) de ESO -en la Región de Antofagasta, Chile- los astrónomos observaron que parte del material del disco de T Cha formaba un delgado anillo de polvo a tan sólo unos 20 millones de kilómetros de la estrella. Más allá de este disco interior encontraron una zona sin polvo y un disco externo comenzando en regiones ubicadas a 1.100 millones de kilómetros de la estrella y extendiéndose hacia el exterior. Pero fue necesario utilizar el instrumento NACO del VLT para lograr dilucidar qué estaban observando, ya que es muy difícil encontrar un objeto tenue tan cerca de una estrella brillante. Utilizando un modo del instrumento denominado SAM (sparse aperture masking), y tras un cuidadoso análisis, encontraron signos claros de un objeto ubicado dentro del hueco del disco, a unos mil millones de kilómetros de la estrella –un poco más lejos que Júpiter en nuestro Sistema Solar y cerca del borde exterior del hueco.

Nuria Huélamo afirma que “la instrumentación del VLT ha sido fundamental para obtener este resultado ya que NACO, en combinación con SAM, es una herramienta muy poderosa para explorar los huecos de los discos de transición. Desconocemos la naturaleza del objeto que hemos detectado, pero sí sabemos  que está en el lugar donde uno esperaría encontrar un planeta en formación, y eso es un paso adelante en nuestro afán por conocer cómo se forman los sistemas planetarios”.

Esta es la primera vez que se detecta un objeto más pequeño que una estrella en el hueco de un disco de transición que rodea a una estrella joven. La evidencia sugiere que el compañero no puede ser una estrella normal, pero podría ser una enana marrón rodeada de polvo o, aún más interesante, un planeta recién formado, aunque Huélamo concluye: “No estamos seguros de lo que vamos a encontrar cuando regresemos a Chile a observarlo de nuevo, pero  creemos que cualquiera que sea el resultado, enana marrón o planeta, será muy interesante desde el punto de vista científico e instrumental.”

Artículos científicos:
Huélamo et al. 2011, “A companion candidate in the gap of the T Cha transitional disk”;
Olofsson et al. 2011, “Warm dust resolved in the cold disk around TCha with VLTI/AMBER”.

El equipo liderado por Nuria Huelamo está compuesto por J. Olofsson (Max-Planck-Institut für Astronomie [MPIA], Heidelberg, Alemania), M. Benisty (MPIA), J.-C. Augereau (Institut de Planétologie et d’Astrophysique de Grenoble [IPAG], Francia) C. Pinte (IPAG), F. Ménard (IPAG), E. Tatulli (IPAG), J.-P. Berger (ESO, Santiago, Chile), F. Malbet (IPAG), B. Merín (Herschel Science Centre, Madrid, España), E. F. van Dishoeck (Leiden University, Holanda), S. Lacour (Observatoire de Paris, Francia), K. M. Pontoppidan (California Institute of Technology, Estados Unidos), J.-L. Monin (IPAG), J. M. Brown (Max-Planck-Institut für extraterrestrische Physik, Garching, Alemania), G. A. Blake (California Institute of Technology), N. Huélamo (Centro de Astrobiología, INTA-CSIC, España), P. Tuthill (University of Sydney, Australia), M. Ireland (University of Sydney), A. Kraus (University of Hawaii) y G. Chauvin (Université Joseph Fourier, Grenoble, Francia).

Pié de foto:

Impresión artística del disco alrededor de la estrella joven T Cha
Esta Impresión artística muestra el disco alrededor de la estrella joven T Cha. Usando el Very Large Telescope de ESO, en la Región de Antofagasta, en Chile, se descubrió que el disco está dividido en dos partes, un delgado anillo cerca de la estrella y el resto del material del disco mucho más hacia el exterior. Se ha detectado un objeto compañero en el hueco  del disco, el cual podría ser un planeta gigante o una enana marrón.
Crédito: ESO/L. Calçada

Enlace al impresionante video de la ESO.

Etiquetas: