Archivo de junio, 2011

Especial “Contaminación Lumínica”

La revista del Colegio de Físicos “Física y Sociedad” dedica su número de Junio al problema de la contaminanción lumínica y su impacto en la Astronomía. Contempla aspectos más importantes: la conservación de la energía y los recursos naturales, y el derecho a un cielo limpio. El especial se puede descargar de manera gratuita en este enlace.

(más…)

Etiquetas:

Eclipses lunares: cuando la Tierra tiñe la Luna de rojo

J. Miguel Mas Hesse

Centro de Astrobiología (INTA-CSIC)

El próximo miércoles 15 de junio podremos contemplar desde nuestro país un eclipse de Luna completo, que tendrá lugar además al anochecer, cuando más espectacular resulta.

Un eclipse de Luna se forma cuando la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna, tal y como se muestra en el diagrama.

Esquema de un eclipse de Luna (diagrama de R. Barberá).

 

Al contrario de lo que sucede en los eclipses de Sol, en los que la Luna y el Sol se observan casi del mismo tamaño, la sombra de la Luna es mucho más grande que el diámetro del Sol. Por lo tanto, y en principio, esperaríamos que la Luna se oscureciera por completo. Sin embargo, la presencia de una atmósfera gaseosa en la Tierra, además de posibilitar nuestra vida, genera un acontecimiento que visto desde la Luna debe de ser sobrecogedor: la luz solar se refracta en la atmósfera, a la vez que se enrojece, formando un anillo intensamente rojo alrededor del disco oscuro de la Tierra. Este anillo es tan intenso que ilumina la superficie lunar con una característica luz roja, tal y como puede apreciarse en la imagen.

Imagen de la Luna durante un eclipse. El cielo se ha añadido incluyendo una imagen de larga exposición (Johannes Schedler -Panther Observatory).


Es en parte el mismo fenómeno por el que vemos el cielo rojo en los atardeceres, sobre todo en verano cuando hay más polvo en la atmósfera. La perspectiva desde la superficie lunar debe de ser sobrecogedora, iluminada por un intenso anillo rojo en torno a un disco completamente oscuro, la cara nocturna de la Tierra. Probablemente, este espectáculo se convertirá en el futuro en una atracción para los turistas espaciales que viajen a la Luna.

De momento tenemos que contentarnos con observar el efecto desde la Tierra. Un fenómeno especialmente curioso se produce en nuestras Islas Canarias: el vértice de la sombra del Teide al atardecer apunta directamente al disco lunar enrojecido, proyectado sobre el mar de nubes que habitualmente rodea la isla. Las imágenes nos muestran dos detalles del eclipse que tuvo lugar en 2001, fotografiado por el grupo Shelios.

 

 

Eclipse lunar fotografiado desde el Teide por el grupo Shelios.


Eclipse lunar fotografiado desde el Teide por el grupo Shelios. Detalle.


Este año, el mismo equipo, junto con el grupo Cíclope de la Universidad Politécnica de Madrid, y con apoyo del proyecto AstroMadrid que yo coordino, retransmitirán el evento a través de Internet. Os animo a conectaros. El momento más esperado será a partir de las 22:00 (hora peninsular), cuando el Sol se ponga en el horizonte (a las 22:11) y la sombra del Teide apunte directamente a la Luna enrojecida. Podremos ver imágenes parecidas a las mostradas aquí, si el tiempo acompaña, pero en movimiento, con la sombra del Teide alejándose cada vez más hasta difuminarse y dejar tan sólo la luz roja de la Luna iluminando el entono.

Podeis encontrar información exhaustiva acerca de éste y otros eclipses de Luna en la Wikipedia.



Página principal del “Cuaderno de Bitácora Estelar”

Etiquetas:

La búsqueda del MODH y sus obvios peligros (sobre la ignorancia)

Los astrofísicos  y planetólogos estamos empeñados en una búsqueda de una sustancia extraordinariamente interesante, pero que presenta numerables peligros: está presente en la lluvia ácida, contribuye al efecto invernadero, disuelve casi todo lo que toca, puede resultar fatal si se inhala, provoca quemaduras muy graves cuando se presenta en estado gaseoso … su acrónimo es MODH (DHMO en inglés).

Probablemente insistamos en su búsqueda porque la encontramos en  procesos frecuentes aquí, en la Tierra. Sin embargo, su uso ha sido puesto en cuestión en los últimos tiempo debido a su aparente peligrosidad, especialmente por algunas organizaciones en el mundo anglosajón: desde un parlamentario australiano, hasta ayuntamiento californianos, pasando por algún miembro del partido verde de Nueva Zelanda. Entre los numerosos problemas que presenta es que pasa con mucha facilidad inadvertido, debido a que se suele presentar en una versión incolora, sin olor o sabor.

Contrariamente a lo sucede con otras sustancias, la percepción del MODH es negativa y es fácil conseguir apoyo para su prohibición. Uno de  los primeros ejemplos, y probablemente el más ilustrados, lo proporcionó el joven Nathan Zohner, un estudiante de 14 años de Idaho, EEUU. Nathan distribuyó una solicitud entre sus compañeros para prohibir o controlar este compuesto químico. El 86 % apoyó, probablemente sin titubear, la propuesta; y solo un 2% se negó, supongo que afirmando que el MODH es un componente vital no solo para nuestra sociedad tecnológica, sino también para la vida misma.

En situaciones similares se suele observar una clara dicotomía, un enfrentamiento entre aquellos que apoyan el uso de una tecnología y los que se oponen debido a las incertidumbres que entraña. En muchas ocasiones es difícil posicionarse, ya que el debate se suele convertir en uno muy viciado, en donde los intereses económicos y el beneficio a corto plazo pueden cegarnos fácilmente, con desastrosas consecuencias a medio o largo plazo.

Afortunadamente, en el caso del MODH la decisión es fácil, ya que esta sustancia es conocida como monóxido de dihidrógeno. Sencillamente, agua.

La historia, real y que se ha convertido en un clásico,  nos ilustra de lo fácil que se puede engañar con hechos incontrovertibles a un grupo ignorante, sin formación cientifico-técnica, apelando a los sentimientos y a miedos atávicos. Solo una educación de calidad puede proporcionar las herramientas adecuadas para poder movernos en un mundo cada vez más complejo.

 

Etiquetas:

CUÁSAR

Clase de galaxias activas muy lejanas observadas por primera vez a finales de los años 1950 mediante radiotelescopios. La fuente de las ondas de radio coincidía con la de un objeto que en luz visible parecía una estrella; de ahí su nombre, apócope de quasi-stellar radio source, radiofuente casi estelar. Pero el estudio de su espectro de luz desveló que en realidad son objetos extragalácticos a miles de millones de años-luz de distancia, los más lejanos que se conocen.
El primer cuásar estudiado, 3C 273, se encuentra a 1500 millones de años-luz de la Tierra. Posteriormente se han observado multitud de estas galaxias y se ha reservado el término QSO (quasi-stellar objects, objetos cuasiestelares) para aquéllas con baja o nula emisión en radiofrecuencias.


Cuásar 3C 454.3, en la constelación de Pegasus. Setrata del cuásar más luminoso jamás observado. Duranteel año 2005, este objeto experimentó un brotede emisión en el visible que lo hizo observable inclusocon instrumentos de aficionado. Esta imagen fue tomadaen junio de 2006, con el telescopio de 2,2m deCalar Alto (Almería). Créditos: Observatorio de CalarAlto.



Glosario: “100 conceptos básicos de Astronomía”

Etiquetas: