Archivo de autor

Divulgación, divulgación, divulgación…

La Sociedad Española de Astronomía (SEA), con más de 20 años ya de andadura, siempre ha sido consciente de la importancia de la divulgación científica y en particular en su área específica, la Astronomía. En esta entrada os damos información sobre una nueva sección específicamente dedicada a la divulgación. La sección contiene, de momento, dos partes:

(más…)

Etiquetas:
Categorias: General

Ciencia en Radio Círculo: demos la cara por ella…

Allá por diciembre de 2008 recibí un correo de Ana Amo y Óscar Hernández en el que me proponían participar en un programa semanal para la divulgación de la ciencia que se iba a comenzar a emitir en la Radio del Círculo de Bellas Artes de Madrid. Ana y Óscar son los padres de “Universo Paralelo”, un programa hecho por amor al arte, mejor, por amor a la ciencia, que cada semana lanza al aire durante media hora un tema distinto: ahí se ha tratado desde el bosón de Higgs al grafeno, desde la teoría del caos en neurociencia al origen y evolución de los números, y en nuestro campo, la Astrofísica, desde el Sol a la expansión acelerada del Universo.

(más…)

Etiquetas:

Calar Alto: profesionalidad y calidad humana

En las últimas semanas hemos recibido bastantes noticias sobre el futuro –negro si nadie no lo remedia- del Observatorio de Calar Alto. La comunidad astronómica se ha unido difundiendo varios comunicados para protestar por una decisión arbitraria que deja a esa instalación puntera de la astronomía europea al borde del colapso. Para agravar la situación y hurgar donde más duele, algunos políticos no han tenido empacho en faltar a la verdad para ocultar y tergiversar los hechos e incluso para colgarse medallas de salvadores. Cuando uno se informa de cómo se han sucedido los acontecimientos y cuál ha sido la actitud de algunas personas responsables de la situación actual, la indignación es la más suave de las sensaciones que a uno le asaltan.

Mi primera campaña de observación. Junto a la montura y el espejo del telescopio de 2.2 metros.

Sin embargo no quiero que esta entrada en la Bitácora sea desabrida y caústica. Mi propósito es rendir un modesto homenaje a la profesionalidad y a la calidad humana que siempre he encontrado ahí arriba. Estos días de atrás me he detenido a pensar y aunque no puedo considerarme realmente un astrónomo observacional si me comparo con otros compañeros, me he dado cuenta de que Calar Alto siempre ha estado presente en mi carrera como investigador.

Mi primera campaña en Calar Alto fue de cinco noches en el telescopio de 2.2 m, usando el foco Coudé y placas fotográficas en el tubo intensificador de imagen… ¡sí, placas fotográficas! Acababa de comenzar la tesis así es que como era novato me acompañó Jaime Zamorano, ahora profesor del Departamento de Astrofísica de la UCM. Nos ayudó como astrónomo asistente Agustín Sánchez Lavega, hoy director del Grupo de Ciencias Planetarias de la UPV. Fue divertido y cansado: había que colocar las placas en el portaplacas chupándolas en un borde para ver de qué lado estaba la emulsión, había que correr escaleras arriba para controlar el telescopio desde la consola, escaleras abajo para guiar –a ojo, y con una raqueta con cuatro botones para controlar la ascensión recta y declinación- y luego escaleras abajo de nuevo para revelar las placas… Tan frenética fue la campaña que la última noche hicimos una exposición de 90 minutos sin haber colocado la placa: Jaime creía que la había montado yo y yo creía que la había montado Jaime. Gajes del oficio. En ese viaje conocí a Valerio, el legendario taxista de Calar Alto, que nos dejó. Ahí conocí también a Carlos Eiroa, hoy profesor en la UAM con el que colaboro desde hace bastantes años, que estaba observando con el 1.23, muy probablemente haciendo fotometría de Serpens, su región del cielo favorita.

En la barandilla exterior del telescopio.

La sensación que saqué de allí fue que aquello era fascinante… y lo que me quedó grabado es que en el observatorio había una gente con una profesión sacrificada, que sabía muy bien lo que hacía y que tenía una enorme pasión por la Astronomía. Aquí va un ejemplo. Hace unos años tuve una campaña en invierno con no muy buen tiempo en las dos primeras de las tres noches que me concedieron. La tercera tenía muy buen aspecto, de modo que me propuse completar en la medida de lo posible mi programa. Como en invierno uno vive en el telescopio, encargué algo de cena para, durante una exposición larga, bajar a la residencia, reponer fuerzas, subir de nuevo al telescopio y continuar. Estaba conmigo Felipe Hoyo, uno de los operadores más veteranos del observatorio. La noche era tan buena, con un seeing por debajo del segundo de arco, que los tiempos de exposición eran, como mucho, de 10 minutos. No podía parar de observar, imposible hacer una exposición larga para bajar al comedor. A eso de las 3 de la madrugada Felipe se empeñó en bajar a por mi cena y al traérmela me dijo: “Aquí estamos para ayudarte a que te lleves los mejores datos posibles, así es que no pierdas ni un minuto y dime si tienes algún problema con la cámara o el telescopio que yo te lo intentaré resolver”. Nunca he olvidado eso, porque creo que resume bien la filosofía de ese observatorio: profesionalidad y calidad humana. Eso ha sido una constante en cada una de mis visitas y en mi contacto con todas las personas del centro, desde los integrantes del grupo de Astronomía, operadores y astrónomos, hasta las administrativas y el personal de cocina. Impecable.

Trabajando en la vieja consola de control.

El futuro no pinta bien, ojalá me equivoque, pero pase lo que pase, los trabajadores de Calar Alto deben sentirse orgullosos de su trabajo y del servicio que han prestado a la comunidad astronómica española y a todo aquel que ha recalado allí desde lugares más lejanos.

Mil gracias compañeros.

Etiquetas:

La Sociedad Española de Astronomía apoya al Observatorio de Calar Alto

Como muchos de vosotros ya sabréis, si seguís con atención las noticias de ciencia y particular de Astronomía, la continuidad del Observatorio de Calar Alto (Centro Astronómico Hispano-Alemán, CAHA) está pendiente de un hilo. Esta situación se ha originado por los considerables recortes en financiación que, debido su situación económica, está proponiendo el CSIC y que impiden cumplir los compromisos adquiridos en CAHA.

En la última reunión bilateral MPG-CSIC se contemplaron dos opciones como las más probables: 1) un cierre total de las instalaciones, y 2) una reducción de las operaciones a sólo un telescopio (3.5 m) con un único instrumento a la espera de la llegada de CARMENES. Incluso esta segunda opción sería muy grave ya que implicaría: una pérdida de las inversiones realizadas en los últimos años, sobre todo en nueva instrumentación, el cierre del telescopio de 2.2 m, el despido de una fracción notable de la plantilla, y una situación en la que difícilmente se podría seguir ofertando tiempo de telescopio a la comunidad astronómica.

La Sociedad Española de Astronomía (SEA), a través de su Presidente, ha hecho llegar a la Secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación la siguiente carta:

Escribo en nombre de la Sociedad Española de Astronomía (SEA), la Sociedad que engloba a la inmensa mayoría, más de 700, de los astrónomos profesionales de España, para mostrar nuestra honda preocupación por el futuro inmediato de las instalaciones del Centro Astronómico Hispano-Alemán de Calar Alto (CAHA). Ha llegado a nuestro conocimiento la posibilidad de un cierre de parte de las instalaciones, en particular del telescopio de 2.2 m, y la reducción sustancial de operaciones en el telescopio de 3.5 m. Dicha situación, al parecer suscitada por una insuficiente financiación por parte del CSIC, supondría un importante revés para la astronomía española.

Calar Alto ha sido uno de los principales motores de la investigación astronómica en España durante los últimos 40 años y, actualmente, gracias a las inversiones realizadas, tanto por el MINECO y el CSIC, como por la Sociedad Max Planck (MPG), es un observatorio de referencia en Europa y uno de los pilares observacionales de la investigación astrofísica de alto nivel que se realiza en nuestro país. Es de destacar el esfuerzo en nuevo desarrollo instrumental realizado en los últimos años (en instrumentos como CAFE o PANIC en el telescopio de 2.2 m, o CARMENES en el de 3.5 m), que ha supuesto una importante inversión económica y en medios humanos que no se podría rentabilizar si no se mantuviese plenamente operativo el Observatorio, incluyendo el telescopio de 2.2 m. Hay que indicar además que dichos desarrollos están contribuyendo a la consolidación de equipos instrumentales en instituciones españolas, una asignatura pendiente hasta hace pocos años en la Astronomía española.

Actualmente Calar Alto es una compleja estructura plenamente amortizada y totalmente engrasada, como muestran las mínimas perdidas de tiempo observacional por problemas técnicos. Su personal, competente y altamente cualificado, está explotando con la mayor eficiencia las capacidades de los telescopios, y garantizando la integridad de los mismos. Se puede afirmar que las importantes inversiones realizadas durante muchos años han producido unas instalaciones con una alta eficiencia, en donde se realiza ciencia muy competitiva, como muestra el reciente informe de la Red de Infraestructuras de Astronomía (RIA) sobre productividad científica, y con un gran futuro, como muestra, a nivel europeo, el informe de ASTRONET (Report by the European Telescope Strategic Review Committee on Europe’s 2-4 m Telescopes over the Decade to 2020), donde se recomienda seguir apoyando las capacidades observacionales únicas de los telescopios de CAHA.

Durante los últimos años se han ido implementando recortes en el presupuesto de CAHA para adaptarse a la situación económica nacional. Un cierre, aunque fuese parcial, de las instalaciones supondría de facto un desmantelamiento a corto plazo del Observatorio. Esto tendría múltiples consecuencias, comprometiendo la consecución de proyectos de investigación ya aprobados y financiados por el Plan Nacional, afectando a otros proyectos e instalaciones con los que existen destacables sinergias (ej. el nuevo observatorio espacial Gaia, de la ESA, en el que España ha invertido recursos considerables) o para los que CAHA puede actuar como “stepping stones”, y, en definitiva, dañando irreparablemente la salud de la productiva y competitiva investigación astrofísica en este país. Para que pueda seguir operando, el observatorio necesita de un marco estable, con una financiación suficiente, que permita mantener a su personal técnico y a su equipo de observadores, de manera que se ofrezca tiempo de observación y se proporcione acceso continuado a los equipos investigadores y permita el uso de los instrumentos de última generación recientemente desarrollados o a punto de entrar en funcionamiento. Estoy convencido de la sensibilidad de la Secretaria de Estado ante esta situación y espero que pueda tomar las medidas necesarias para que el CSIC destine los medios económicos adecuados para que ambos telescopios, 2.2 y 3.5 m, permanezcan completamente operativos y puedan seguir impulsando, como lo han hecho hasta ahora, el desarrollo de la investigación astrofísica en España.

Javier Gorgas, Presidente de la Sociedad Española de Astronomía (SEA)

Etiquetas: ,
Categorias: General

Imágenes nocturnas de Madrid desde la ISS

Jaime Zamorano, Universidad Complutense de Madrid

La contaminación lumínica es un tema de actualidad ya que no sólo supone un despilfarro energético sino que nos impide disfrutar de un cielo nocturno oscuro y la visión de las estrellas. La iniciativa Starlight (La Luz de las Estrellas) es una campaña internacional en defensa de la calidad de los cielos nocturnos y el derecho general a la observación de la estrellas que pretende reforzar la importancia que los cielos nocturno limpios tienen para la humanidad. Puedes saber más de contaminación luminica en la página web de la asociación Cel Fosc .

mosaico_22042010_Soichi_ISS_nogrid-1

En la Universidad Complutense de Madrid se están realizando estudios sobre contaminación lumínica por parte de investigadores del Grupo de Astrofísica Extragaláctica e Instrumentación Astronómica (GUAIX). Durante este curso la estudiante Alicia González (becaria de excelencia de la CAM) está analizando las imágenes obtenidas desde la estación Espacial Espacial Internacional (ISS) en el año 2004. Después de insistir bastante hemos conseguido que el astronauta Soichi Noguchi (de la Japan Aerospace Exploration Agency, JAXA), que realiza de manera rutinaria fotos desde la ISS, nos tome unas cuantas en abril de 2010 para estas investigaciones. El mosaico de imágenes ha sido procesado por Alejandro Sánchez y muestra la zona central de la península ibérica. Es fácil reconocer lugares de Madrid capital y de la Comunidad de Madrid en esta foto (mejor en la imagen ampliada) que alcanza hasta otras ciudades como Ávila, Segovia, Guadalajara, Cuenca y Toledo. No las hemos marcado para dejarlo como entretenimiento. Atención profesores: un buen tema para trabajo de clase de Conocimiento del Medio.

Puedes ser uno de los seguidores del astronauta Soichi Noguchi en Twitter (Astro_Soichi) y disfrutar de sus imágenes de la Tierra desde el espacio.

Etiquetas:
Categorias: General