‘Estrellas y la Galaxia’

Gaia y el gran censo de la Galaxia: video de la UNED

 

En los últimos días han aparecido varias noticias en la prensa en relación a la nueva joya de la corona de la Agencia Espacial Europea (ESA), el satélite Gaia. Y no es para menos. Hace unos días (nota de prensa de la ESA) la nave quedó lista para su envío a Kourou, el puerto espacial europeo, localizado en la Guayana francesa. El traslado se realizará a principios de Agosto, y se espera que el lanzamiento sea el 25 de Octubre.

 

Hace unas semanas la UNED realizó un excelente video, en el que tuve el honor de participar junto a mi colega y amigo, profesor de aquella universidad,  Luisma Sarro. Creo que aunque en este blog hemos colgado un número significativo de entradas sobre esta misión, el carácter verdaderamente extraordinario de los resultados que se esperan merece que hagamos un nuevo esfuerzo para explicarlo qué es Gaia y para qué servirá.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Etiquetas:

El “top 10″ de los descubrimientos desde el observatorio de Calar Alto: una visión personal

1. Imagen directa de un planeta con dos soles

Imagen 1

En Enero de 2007, un equipo investigador de la Universidad de Jena (Alemania) fue capaz de detectar, con el telescopio de 3.5 metros de Calar Alto, un planeta girando alrededor de su estrella que, a su vez, gira alrededor de una segunda estrella (γ-Cephei). Además, el mismo equipo detectó otro sistema similar (HD3651) con la particularidad de que una de las dos estrellas era una enana marrón (una estrella fallida que no ha adquirido suficiente masa como para ser considerada como tal). Fuente aquí.

2. El proyecto ALHAMBRA: desvelando la historia del Universo

Imagen 2El telescopio de 3.5 metros de Calar Alto realizó un impresionante catalogado de más de 650 000 galaxias y unos 5000 cuásares para desvelar la evolución del cosmos. El estudió desvelará cómo el Universo pasó de estar dominado por gas neutro a ser un bullicioso hervidero de estrellas y agujeros negros para, más tarde entrar en la etapa actual de calma, poblado de galaxias, estrellas y planetas como los nuestros. Fuente aquí.

3. Viajando al pasado: observación de una supernova de hace 11 000 años

250px-Cassiopeia_A_Spitzer_CropUna estrella masiva explotó en nuestra Galaxia hace más de 11 000 años y se tendría que haber observado desde la Tierra alrededor del año 1680 (por aquéllo de que la luz viaja a una velocidad finita), pero al parecer casi todo el mundo se perdió el espectáculo. Desde el telescopio de 2.2 metros de Calar Alto, un equipo internacional de científicos empleó el polvo interestelar como una especie de espejo retrovisor que les permitió captar noticias del pasado. Fuente aquí.

4. Un instrumento único en el mundo para analizar la muerte de las estrellas.

NGC7662El instrumento PMAS, situado en el telescopio de 3.5 metros de Calar Alto, es uno de los mejores del mundo y permitió a un equipo de investigadores Instituto de Astrofísica de Potsdam estudiar  la estructura bidimensional de un conjunto seleccionado de cinco nebulosas planetarias de nuestra Galaxia. Las nebulosas planetarias son los restos que nos quedan tras la muerte de una estrella de masa baja o intermedia. Estos enriquecen el medio interestelar por lo que, posteriormente, serán la materia prima para el nacimiento de otras estrellas. Fuente aquí.

5. Aluminizado del telescopio espacial Herschel.

Imagen 3Sí, efectivamente, uno de los telescopios más importantes y relevantes de la última década (el telescopio espacial Herschel) se aluminzó en España y en la planta de aluminizado del Observatorio Astronómico de Calar Alto. Este proceso es el que permite que los grandes espejos de los telescopios sean lo más eficientes posible. Dicha planta es altamente rentable y muchos espejos de importantes telescopios realizan allí su mantenimiento. Fuente aquí.

6. El proyecto CALIFA: respuesta a la estructura de las galaxias

califaEl proyecto CALIFA emplea el telescopio 3.5 metros de Calar Alto para analizar más de 600 galaxias con el instrumento PMAS. Los resultados arrojarán luz sobre el modelado de las poblaciones estelares, restricciones para la historia de la formación estelar, trazado del contenido gaseoso, determinación de la composición química y análisis de los movimientos internos de estos sistemas estelares, entre otros aspectos. Fuente aquí y también aquí.

7. Desvelando la formación de las enanas marrones

Imagen 5En 2007, un equipo internacional de investigadores liderado por el español David Barrado detectó la mejor candidata a proto-enana marrón conocida hasta la fecha, haciendo uso (entre otros)  del instrumento Omega 2000 en el telescopio de 3.5 metros de Calar Alto. Las proto-enanas marrones son, en realidad,  enanas marrones muy jóvenes que resultan fundamentales para comprender el proceso de formación de este tipo de objetos, una incógnita hasta la fecha. Fuente aquí.

8. Detección de la tormenta blanca de Saturno

Imagen 6El instrumento AstraLux situado en el telescopio 2.2 metros de Calar Alto detectó en 2011 la Gran Tormenta Blanca que se desarrolló en Saturno. Investigadores de la Universidad del País Vasco en colaboración con el Centro de Astrobiología (Madrid) realizaron un importante seguimiento y estudio de la gigantesca tormenta (muchísimo más grande que la propia Tierra). AstraLux permitió obtener imágenes de una calidad impresionante, con una resolución similar a la del telescopio espacial Hubble. Fuente aquí.

9. Buceando en la formación estelar a través de chorros de material.

Imagen 7El año pasado, una imagen realizada con el telescopio de 3.5 metros de Calar Alto permitió descubrir un impresionante cúmulo de chorros de materia procedentes de estrellas jóvenes inmersas en un filamento (un hilo de polvo más denso) oscuro en la constelación del Cisne. Estos chorros son expulsados por estrellas extremadamente jóvenes siendo una de las manifestaciones más espectaculares de la formación de estrellas nuevas. Fuente aquí.

10. Confirmación de un planeta de tamaño lunar: Kepler-37b

Kepler-37_1En Febrero de este año se publicó en todos los medios la noticia del descubrimiento de un planeta de tamaño lunar (un poco mayor que nuestra Luna), más pequeño que el menor de los planetas del sistema solar, Mercurio. Este descubrimiento fue posible gracias a una colaboración internacional en la que participaron científicos del Centro de Astrobiología empleando el telescopio de 2.2 metros de Calar Alto y el instrumento AstraLux. El descubrimiento supuso un reto tanto instrumental como científico y abre la puerta a la detección de lunas alrededor de planetas gigantes, entre otros campos. Fuente aquí.

Esto es sólo una muestra de las capacidades que tienen las instalaciones de Calar Alto, un centro científico-tecnológico donde se realizan descubrimientos punteros a nivel internacional. La reducción presupuestaria del acuerdo lo lleva a un cierre prácticamente total, perdiendo toda su capacidad y potencial tanto humano como científico.

Esperemos que algún día, las personas de las que dependen estas decisiones se den cuenta del error cometido, es lo único que nos queda, ¿o no…?

J. Lillo-Box, extraído del blog Eppur si muove

Etiquetas:

Gaia, el nuevo observatorio de la Agencia Espacial Europea, en cinco videos

Si ayer se anunciaba el cese de la actividad del observatorio espacial Herschel, hoy podemos decir que está a punto de entronizarse a  su sucesor: Gaia.

Esta misión está destinada a revolucionar la astronomía en prácticamente cualquier campo. Producirá un mapa extraordinariamente preciso de la Galaxia (posiciones y movimientos de sus componentes) y su ingente base de datos, con mil millones de estrellas, será explotada durante decenios. Aun antes de volar (será lanzada al espacio este mismo año), es probable que Gaia haya representado la mayor aventura colectiva de los astrónomos europeos, casi equiparable a los esfuerzos que se realizan en el CERN, pues son más de 2500 científicos y tecnólogos los que hasta el momento han participado en el desarrollo y preparación de la ciencia.

La Universidad de Barcelona ha producido un excelente vídeo sobre la misión y su explotación científica. Entre otros puntos, destacar la parte de la participación española, tanto a nivel de la investigación como de las compañías. Una vez más, queda patente la conexión ciencia-tecnología-empresa, en la que la Astrofísica representa, en el caso español, un referente. Sin la aquélla, difícilmente puede haber una actividad industrial competitiva.

La misión Gaia: participación española

Imagen de previsualización de YouTube

 

Gaia, el satélite

Imagen de previsualización de YouTube

 

Contribución científica española

Imagen de previsualización de YouTube

 

Empresas españolas en Gaia

Imagen de previsualización de YouTube

 

Ciencia con Gaia

Imagen de previsualización de YouTube

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetas:

El nuevo telescopio HEXA: el futuro del cartografiado del universo

Durante los últimos tres días se ha celebrado en Granada, en el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), el congreso “HEXA: un instrumento para el cartografiado espectroscópico”, en donde se ha presentado el proyecto HEXA a la comunidad astronómica, que consiste en un telescopio con un espejo primario de 6.5 metros y instrumentación especializada en la realización de grandes  mapeados espectroscópicos. El objetivo: solucionar problemas de Gran Ciencia.

HEXA, un telescopio de 6,5 metros que se ubicaría en el Observatorio de Calar Alto, surge de la necesidad de disponer de datos espectroscópicos de grandes áreas del cielo. El espectro de luz de un objeto celeste aporta información crucial sobre su composición, temperatura, densidad o velocidades y, a día de hoy, no existen instrumentos capaces de realizar cartografiados espectroscópicos masivos y de alta resolución.
Tras dos décadas de ambiciosos cartografiados fotométricos (o de imágenes), como SDSS, 2MASS o WISE, se ha hecho evidente la carencia de contrapartidas espectroscópicas de alta resolución que permitan resolver problemas clave relacionados con la evolución galáctica, la naturaleza de la energía oscura o la física estelar.
Así, los datos de HEXA constituirán el complemento idóneo de los datos fotométricos disponibles, y permitirán aprovechar al máximo el potencial de misiones como Gaia, un satélite de la Agencia Europea del Espacio (ESA) que permitirá elaborar el censo de estrellas más amplio de nuestra galaxia, así como descubrir cientos de miles de nuevos objetos cósmicos.

El telescopio HEXA, Calar Alto, Almería.

 

Tanto las características de HEXA como su modo de funcionamiento lo convierten en un instrumento pionero. Por una parte, es un `laboratorio´ científico diseñado para dar respuesta a problemas astrofísicos, pero que funcionará de manera diferente a otros telescopios, ya que obtendrá datos de manera secuencial, cartografiando todo el cielo visible desde Almería.

Además, el análisis de los datos que proporcione HEXA también precisará estrategias innovadoras. Será una tarea ingente, que requerirá organizar su explotación de manera análoga a experimentos como los del CERN, con un grupo muy numeroso de científicos que hagan uso de los mismos. Sin lugar a dudas, toda una oportunidad de desarrollo y mejora del tejido científico-tecnológico, liderado localmente y en el que los equipos españoles, y especialmente andaluces, jugarán un papel preponderante.

El edificio y el telescopio HEXA, en el observatorio de Calar Alto, Almería

 

 

En ocasiones me preguntan si éste es el momento más adecuado para plantearse este tipo de inversiones. Mi respuesta es firme: “fijense en la estrategia alemana: inversión masiva en ciencia (básica y aplicada) nada más empezar la crisis”.

La necesidad de este tipo de proyecto está clara para la comunidad científica. Su impacto tecnológico también. Ahora la pelota está en el campo de las agencias financiadoras.

 

 

Etiquetas:

ENANA MARRÓN

Una estrella se caracteriza por su masa, que determina de manera esencial las propiedades observacionales y el tiempo que brillará a partir de la producción de energía debido a reacciones nucleares en su interior. Sin embargo, en el espacio se pueden encontrar objetos de apariencia estelar pero que no tienen masa suficiente como para quemar el elemento más sencillo, el hidrógeno, que consta de un solo protón. Esto es debido a que la presión y temperatura internas, consecuencia del peso de todas las capas de material que se encuentran atraídas por la gravedad del objeto, no son lo suficientemente altas para iniciar la conversión de hidrógeno en helio. A estos cuerpos se los denomina objetos subestelares. La definición incluye tanto las enanas marrones, que en ciertos periodos evolutivos muy cortos pueden quemar un isótopo del hidrógeno denominado deuterio (un protón más un neutrón), como los objetos de masa planetaria, que carecen incluso de esta reacción nuclear. Los modelos teóricos predicen que el límite subestelar se encuentra en una masa equivalente a 0,072 veces la del Sol, aunque en realidad depende ligeramente del contenido de elementos más pesados que el hidrógeno y el helio, los cuáles representan una fracción mínima.

Imagen en falso color del cúmulo estelar abierto sigma Orionis. El cúmulo es muy joven (unos tres millones de años) y rico en enanas marrones, estrellas con discos protoplanetarios y con emisión de rayos X. Este cúmulo es la región del cielo con más y mejor conocidas enanas marrones. Créditos: José A. Caballero (Centro de Astrobiología).

Las enanas marrones, por tanto, son objetos de masa intermedia entre las estrellas más ligeras y los planetas gaseosos más masivos (aproximadamente, entre 0,072 y 0,013 veces la masa del Sol). El espectro de las enanas marrones más frías descubiertas por ahora se parece más al de Júpiter que al de las estrellas frías. La primera enana marrón, Teide 1, fue descubierta en las Pléyades por un grupo español liderado por el astrofísico R. Rebolo en 1995.



Glosario: “100 conceptos básicos de Astronomía”

Etiquetas:

DISCO CIRCUNESTELAR

Durante su formación, una estrella experimenta diferentes fases antes de alcanzar la estabilidad o, como se suele decir en la jerga astrofísica, antes de situarse en la secuencia principal. En primer lugar, una nube interestelar de polvo y gas se fragmenta y se colapsa, con lo que da lugar a la aparición de varias regiones de densidad más alta. Más tarde, las protoestrellas aparecen a partir de los coágulos o núcleos que continúan con el colapso de este material. Con posterioridad, la conservación del momento angular (una cantidad física relacionada con la masa y la rotación) hace que se forme un disco alrededor del objeto central. Este disco aporta material a la estrella a un ritmo lento pero sostenido, mediante procesos de acreción. Finalmente, el disco termina por desaparecer, pero cabe la posibilidad de que antes se haya formado en su interior un sistema protoplanetario. La fase de acreción se produce en una época durante la cual la estrella central se halla en un estado conocido como «objeto de tipo T Tauri». Esta fase suele durar unos pocos millones de años, una fracción muy reducida de la vida total del astro, pero de importancia crucial tanto para la estrella como para la posible formación de planetas a su alrededor.


Varios ejemplos de discos protoplanetarios, observados con el telescopio espacial Hubble y un instrumento de infrarrojo cercano denominado NICMOS. Créditos: NASA, ESA.



Glosario: “100 conceptos básicos de Astronomía”

Etiquetas:

Planetas “flotando” en el espacio interestelar

Leo con sorpresa una nota de prensa de NASA, la agencia espacial americana, en la que anuncia el descubrimiento de diez objetos de masa planetaria, pero que no orbitan alrededor de ninguna estrella. El titula, como casi siempre, bastante llamativo: “los planetas flotantes pueden ser más comunes que las estrellas”. Me gustaría hacer varias puntualizaciones para intentar explicar qué significa este descubrimiento, tratar de ponerlo en contexto:

 

Sí, creo que es un resultado bastante interesante, sobre todo por la técnica utilizada, “microlensing”. Consiste en la observación continuada de un campo de estrellas. Si un objeto de muy baja luminosidad pasa por la línea visual de una de estas estrellas, puede provocar, dependiente de varios factores, un incremento del brillo de la estrella debido al efecto de la lente gravitacional (el campo gravitatorio del objeto “invisible” desvía la luz que proviene de la fuente, más lejana). No es la primera vez que se utiliza, y de hecho se han detectado objeto mucho menos masivos, aunque hasta ahora ligados a una estrella central.  El mismo equipo presentó uno de estos resultados hace un año.

El titulo puede llevar a la confusión: nada “flota” en el espacio. Digamos que es una licencia literaria que debe manejarse con cuidado. Aunque entono el mea culpa y confieso que utilizo expresiones análogas en numerosas ocasiones. Por otra parte, la determinación de la cantidad de objetos subestelares (enanas marrones y planetas aislados) pudiera ser importante para determinar la masa de toda la galaxia y para resolver un problema muy relevante, el de la materia oscura. Sin embargo, hace años ya se estableció que independientemente del número total, no juegan un papel significativo.

Se especula que se han posido crear por un mecanismo análogo al que dio lugar a la formación del Sistema Solar, a partir del material de un disco circunestelar que se originó durante los primeros años de la vida del Sol. Precisamente es eso, una especulación. Bien pudieran haberse formado por un método similar al de las estrellas, el colapso y fragmentación de nubes de material interestelar. De hecho, dependiendo de la masa, serían enanas marrones, si la masa estimada es la correcta, objetos aislados  de masa planetaria (que no llegan a tener ningún tipo de reacciones nucleares en su interior durante ningún momento de su cuasi-eterna vida).

Lo que más me sorprende es que este tipo de objetos se han detectado antes, por varios equipos (yo mismo he participado en un de ellos). La técnica es muy distinta: imagen directa en diferentes longitudes de onda (“colores” en el rango óptico o infrarrojo) y una confirmación posterior con espectroscopía, con objeto de estudiar sus propiedades. De hecho, los primeros descubrimientos se realizaron hace ya más de diez años.

Aunque reitero que es un descubirmiento fascinante, tengo la sensación que el anuncio tiene más que ver con un posible reinicio de las discusiones sobre el significado del termino “planeta” y cómo se define un “exoplaneta“, que con la verdadera ciencia que se puede extraer. Un debate muy interesante, tanto por sus implicaciones científicas y de prioridad en los descubrimientos, como políticas (en la arena de la ciencia, claro, por la necesidad de encontrar financiación).

Para aclarar alguna dudas, invito a los lectores a leer algunas de las entradas publicadas en esta bitácora.

Nuestros desconocidos vecinos, las enanas marrones ultrafrías

 

¿Qué es un planeta?…

 

Sobre la diversidad de los Sistema Planetarios

 

Los astrónomos buscan una nueva definición de planeta

 

Exoplanetas: definiendo el término planeta fuera del Sistema Solar

 

Exoplanetas: extraños mundos en entornos extremos

 

Tipos de planetas: zoología exoplanetaria (Astrobiología VI)

 

¿Formación planetaria en acción?

 

 

Etiquetas:

DIAGRAMA DE HERTZSPRUNG-RUSSELL

Conocido de forma abreviada como diagrama HR, el diagrama de Hertzsprung- Russell constituye una pieza central de la astrofísica y supone una herramienta fundamental para estudiar las estrellas. Debe su nombre a los trabajos de los astrónomos Ejnar Hertzsprung y Henry Norris Russell.
El diagrama HR puede presentarse de diversas formas. En su forma original representa la magnitud absoluta de una estrella en luz visible (equivalente a la luminosidad) frente a su tipo espectral (que es una manera de estimar su temperatura). En resumen: colocamos (con la imaginación) todas las estrellas a la misma distancia, y representamos su brillo frente a su temperatura. Por convención, el eje horizontal del diagrama recorre las temperaturas de mayor a menor, mientras que el eje vertical recorre los brillos de menos brillante a más brillante.
La mayoría de las estrellas se agrupan en torno a una línea en el diagrama que llamamos secuencia principal, que corresponde a la etapa más larga de la vida de estos astros. Para un mismo tipo espectral, es decir, para una misma temperatura, algunas estrellas tienen brillos mayores que sus compañeras de la secuencia principal. Puesto que dos cuerpos de igual tamaño y temperatura brillan aproximadamente igual, esto significa que las estrellas que brillan más a una temperatura dada son más grandes, por eso se las llamó gigantes (o incluso supergigantes), aunque sí resulta un poco extraño que se llamara enanas a las estrellas de la secuencia principal, simplemente para distinguirlas de las gigantes. Pero así ha quedado en la terminología astrofísica. Otras estrellas se apartan también, pero con brillos más pequeños que sus compañeras de la secuencia principal con igual temperatura. Por el mismo razonamiento anterior, son más pequeñas. A algunas se las conoce como subenanas, pero las más conocidas son, sin duda, las enanas blancas.
En el diagrama HR desempeña una función central el concepto de luminosidad. En astronomía, la luminosidad es una medida de la radiación o energía emitida por un objeto celeste. Se da en unidades de potencia (por ejemplo en vatios, o en ergios por segundo), aunque suelen usarse también otras unidades como la luminosidad solar, que asciende a nada menos que cuatrocientos cuatrillones de vatios (un cuatro seguido de veintiséis ceros).

Diagrama HR sintético que representa la población estelar en nuestra Galaxia. Este diagrama forma parte de los trabajos de simulación informática emprendidos para la preparación de la misión espacial Gaia de la Agencia Espacial Europea. Créditos: Unidad de coordinación 2 del consorcio «Procesado y análisis de datos» del satélite Gaia.



Glosario: “100 conceptos básicos de Astronomía”

Etiquetas:

¿Formación planetaria en acción?

Liderada por una investigadora del CAB la que podría ser la primera detección de un compañero de muy baja masa en el hueco de un disco protoplanetario (extraído de la web del CAB).

Un equipo de astrónomos internacionales, entre los que se encuentra una investigadora del CAB, ha logrado estudiar el efímero disco de material que rodea a una estrella joven donde se podría estar formando un sistema planetario. Por primera vez se ha podido detectar a un compañero más pequeño, el que podría ser la causa del gran hueco que se observa en el disco. Futuras observaciones permitirán determinar si este compañero es un planeta o una enana marrón.

Los planetas se forman a partir de discos de material que rodean a las estrellas, pero la transición desde discos de polvo hasta sistemas planetarios es rápida y se identifican muy pocos objetos durante esta fase. Uno de estos objetos es T Chamaeleontis (T Cha), una estrella tenue que se encuentra a unos 330 años-luz de la tierra y ubicada en la pequeña constelación austral de Chamaeleon. T Cha es similar a nuestro Sol, pero mucho más joven: sólo tiene unos siete millones de años de edad. Aunque previamente se han logrado observar planetas en discos más maduros, hasta ahora no se ha encontrado ningún planeta en formación en el interior de estos discos de transición.

Nuria Huélamo, (Centro de Astrobiología, INTA-CSIC, España), es la primera autora de uno de los dos artículos que se publicarán próximamente en Astronomy & Astrophysics en torno a este descubrimiento. “Para nosotros -afirma Huélamo- el hueco en el disco de polvo alrededor de T Cha era una evidencia concluyente, y nos preguntamos: ¿estaremos siendo testigos de un compañero abriendo un hueco dentro del disco protoplanetario?”.

Usando el instrumento AMBER, instalado en el Very Large Telescope (VLT) de ESO -en la Región de Antofagasta, Chile- los astrónomos observaron que parte del material del disco de T Cha formaba un delgado anillo de polvo a tan sólo unos 20 millones de kilómetros de la estrella. Más allá de este disco interior encontraron una zona sin polvo y un disco externo comenzando en regiones ubicadas a 1.100 millones de kilómetros de la estrella y extendiéndose hacia el exterior. Pero fue necesario utilizar el instrumento NACO del VLT para lograr dilucidar qué estaban observando, ya que es muy difícil encontrar un objeto tenue tan cerca de una estrella brillante. Utilizando un modo del instrumento denominado SAM (sparse aperture masking), y tras un cuidadoso análisis, encontraron signos claros de un objeto ubicado dentro del hueco del disco, a unos mil millones de kilómetros de la estrella –un poco más lejos que Júpiter en nuestro Sistema Solar y cerca del borde exterior del hueco.

Nuria Huélamo afirma que “la instrumentación del VLT ha sido fundamental para obtener este resultado ya que NACO, en combinación con SAM, es una herramienta muy poderosa para explorar los huecos de los discos de transición. Desconocemos la naturaleza del objeto que hemos detectado, pero sí sabemos  que está en el lugar donde uno esperaría encontrar un planeta en formación, y eso es un paso adelante en nuestro afán por conocer cómo se forman los sistemas planetarios”.

Esta es la primera vez que se detecta un objeto más pequeño que una estrella en el hueco de un disco de transición que rodea a una estrella joven. La evidencia sugiere que el compañero no puede ser una estrella normal, pero podría ser una enana marrón rodeada de polvo o, aún más interesante, un planeta recién formado, aunque Huélamo concluye: “No estamos seguros de lo que vamos a encontrar cuando regresemos a Chile a observarlo de nuevo, pero  creemos que cualquiera que sea el resultado, enana marrón o planeta, será muy interesante desde el punto de vista científico e instrumental.”

Artículos científicos:
Huélamo et al. 2011, “A companion candidate in the gap of the T Cha transitional disk”;
Olofsson et al. 2011, “Warm dust resolved in the cold disk around TCha with VLTI/AMBER”.

El equipo liderado por Nuria Huelamo está compuesto por J. Olofsson (Max-Planck-Institut für Astronomie [MPIA], Heidelberg, Alemania), M. Benisty (MPIA), J.-C. Augereau (Institut de Planétologie et d’Astrophysique de Grenoble [IPAG], Francia) C. Pinte (IPAG), F. Ménard (IPAG), E. Tatulli (IPAG), J.-P. Berger (ESO, Santiago, Chile), F. Malbet (IPAG), B. Merín (Herschel Science Centre, Madrid, España), E. F. van Dishoeck (Leiden University, Holanda), S. Lacour (Observatoire de Paris, Francia), K. M. Pontoppidan (California Institute of Technology, Estados Unidos), J.-L. Monin (IPAG), J. M. Brown (Max-Planck-Institut für extraterrestrische Physik, Garching, Alemania), G. A. Blake (California Institute of Technology), N. Huélamo (Centro de Astrobiología, INTA-CSIC, España), P. Tuthill (University of Sydney, Australia), M. Ireland (University of Sydney), A. Kraus (University of Hawaii) y G. Chauvin (Université Joseph Fourier, Grenoble, Francia).

Pié de foto:

Impresión artística del disco alrededor de la estrella joven T Cha
Esta Impresión artística muestra el disco alrededor de la estrella joven T Cha. Usando el Very Large Telescope de ESO, en la Región de Antofagasta, en Chile, se descubrió que el disco está dividido en dos partes, un delgado anillo cerca de la estrella y el resto del material del disco mucho más hacia el exterior. Se ha detectado un objeto compañero en el hueco  del disco, el cual podría ser un planeta gigante o una enana marrón.
Crédito: ESO/L. Calçada

Enlace al impresionante video de la ESO.

Etiquetas:

FORMACIÓN ESTELAR

La formación estelar es el proceso por el cual una nube interestelar de gas molecular y polvo se transforma en una estrella. La nube original comienza a colapsarse debido a alguna perturbación exterior. En el colapso, la nube gana energía y aumenta de densidad. Aunque al principio la energía ganada se emite al espacio en forma de radiación, llega un momento en que la densidad de la nube es ya tan grande que impide que la radiación escape. La nube se calienta. Al continuar contrayéndose, siguen aumentando la densidad y la temperatura. Las moléculas y el polvo se rompen en átomos y éstos en sus partículas constituyentes. Aunque los detalles son muy complejos, el final de la historia es sencillo: la temperatura aumenta tanto que pueden iniciarse las reacciones nucleares en el centro de lo que fue una nube molecular, y que se ha transformado en una estrella.

Formación estelar

NGC 3603, un sistema nebular gigante que alberga uno de los cúmulos estelares masivos más llamativos de la Galaxia, un arquetipo para el estudio de los procesos de formación estelar. NGC 3603 dista unos 20 000 añosluz de la Tierra. Créditos: NASA, ESA, Jesús Maíz Apellániz (Instituto de Astrofísica de Andalucía) y Davide de Martin.



Glosario: “100 conceptos básicos de Astronomía”

Etiquetas: