‘Mitología e Historia’

Héroes, dioses y constelaciones: asterismos y catasterismos

En muchas ocasiones  olvidamos qué es lo que hay detrás de un nombre, cuál es su etimología. En astronomía somos especialmente propensos a ello, y no recordamos que las constelaciones tienen su propia historia, que suele estar ligada a la cultura grecolatina, al Renacimiento o al desarrollo científico-técnico de la Ilustración, con sus viajes de descubrimientos hacia el Sur.

Las constelaciones surgen como alineaciones casuales de estrellas, sin asociación física entre las mismas: ni están a la misma distancia ni tienen la misma edad, salvo excepciones. Las únicas particularidades son su proximidad angular o cercanía al proyectarse sobre la esfera celeste, y su brillo, que las hace destacar sobre el resto. Sin embargo, sus peculiares formas han servido para, además de la navegación,  marcar el ritmo las estaciones, dado que cada una es fácilmente reconocible y es visible en distintos momentos del año.

(más…)

Etiquetas:

Astrónomos forenses

En el arte, la literatura o, en general, en múltiples registros históricos se pueden encontrar referencias a eventos astronómicos, tanto de manera explicita como más sutil. Son de gran interés porque permiten dar fechas exactas (como es el caso de eclipses avistados durante alguna batalla en la Antigüedad), pero también proporcionan la visión de aquellas sociedad de diferentes tipos de eventos. Normalmente para interpretarlos es necesario un astrónomo, o al menos cierto grado de conocimiento de la astronomía. El proceso es casi una disección forense, que examina  los detalles aparentemente más nimios para extraer una visión global.

 

(más…)

Etiquetas:

La transmisión de la cultura: revoluciones, sesgos culturales y soportes físicos

 

La palabra revolución tiene múltiples significados. Hoy en día se suele usar en sentido devaluado, para indicar un cambio relativamente substancial, aunque no necesariamente radical, en nuestro comportamiento, ya sea en el campo social,  económico, tecnológico o cultural. Sin embargo, las verdaderas revoluciones si existen y tienen (o han tenido) una extraordinaria importancia en distintos ámbitos. Algunas, políticas y económicas, tienen un impacto directo, en ocasiones con un tremendo coste humano. Otras, culturales y tecnológicas, son más sutiles, y sus efectos se observan a más largo plazo. Los soportes que usamos, y la tecnología asociada  a los mismos, para transmitir ese extraño fenómeno que llamamos cultura tienen también consecuencias sobre qué permanece y durante cuánto tiempo.

En realidad, la cultura, entendida como la transmisión de información por aprendizaje, no es un fenómeno estrictamente humano. Chimpancés y bonobos, entre otros antropoides, poseen ejemplos bastante sofisticados, que difieren de un grupo a otro. Nuestros primos transmiten sus conocimientos por imitación, mostrando a los más jóvenes, por ejemplo, cómo usar una delgada rama para atrapar a las hormigas ocultas en su guarida. Pero es en los humanos en los que la cultura alcanza su plena madurez, ya que el conocimiento no solo se limita a técnicas de supervivencia, sino que va más allá, a la satisfacción de necesidades puramente intelectuales.

 

(más…)

Etiquetas:

La navegación interestelar: mensajes en el océano galáctico

 

 

Si durante los siglos XVI-XVIII era complejo navegar por las procelosas aguas del Atlántico y del Pacifico, sobre todo antes de que la astronomía diera con la solución de la determinación de la posición, ¿cómo se puede viajar a través del espacio? Específicamente, ¿cómo discernir la localización en las inmensas oscuridades interestelares? Esta no es una pregunta completamente retórica, porque ya hay varias naves que están en los confines del Sistema Solar o ya han salido de él, y en algún caso siguen transmitiendo datos.

 

Diagrama con la representación del contenido de la placa de las sondas Pioneer 10 y 11. Crédito NASA.

 

 

(más…)

Etiquetas:

Jorge III, la Ilustración y la astronomía

El rey británico Jorge III, un ejemplo de monarca ilustrado,  mostró siempre una gran sensibilidad por la astronomía. El astrónomo francés Joseph-Jérôme de Lalande, después de una visita al Reino Unido, destacaría: “el celo por la astronomía que el rey de Inglaterra posee” y escribiría que en 1788 le comentó que era mejor invertir dinero en telescopios que en matar hombres, refiriéndose a campañas bélicas.  No es de extrañar que eventualmente fueran los británicos los que se terminaran por alzarse como potencia hegemónica, dada su superioridad técnica.

 

Prácticamente 150 años después, parece ser que no hemos avanzado mucho. El sueño de la Ilustración parece haberse disipado.

 

 

 

Etiquetas:

Homero y la Astronomía

Mesopotamia, el país de los dos ríos, es rica en registros astronómicos, conservados en forma de tabletas de arcilla. Sin embargo, es de la antigua  Grecia, a partir su expansión por el Mediterráneo en el periodo arcaico, de donde nos llegan los contenidos  más sugerentes. Los asterismos o alineaciones casuales que las estrellas parecen dibujar sobre la esfera celeste han sido fuente de historias mitológicas pero también han resultado de gran utilidad para orientarse, especialmente en la navegación. Ya Homero canta, en La Iliada, a la esfera celeste, cuando describe el nuevo escudo de Aquiles:

 

“Allí puso la tierra, el cielo, el mar, el sol infatigable y la luna llena; allí las estrellas que el cielo coronan, las Plé­yades, las Híades, el robusto Orión y la Osa, llamada por sobrenombre el Carro, la cual gira siempre en el mismo si­tio, mira a Orión y es la única que deja de bañarse en el Océano.”

(más…)

Etiquetas:

Miguel de Cervantes, Galileo Galilei y Simon Marius: sobre el nombre de los satélites de Júpiter

 

Con la publicación de “Sidereus Nuncius”, el mensajero sideral, en marzo de 1610, Galileo Galilei inició una verdadera revolución no solo astronómica, sino del pensamiento, al presentar sólidas evidencias que rompían interpretaciones del mundo asentadas desde hacía siglos. En esta obra nos presenta Galileo una Luna irregular e imperfecta, identifica gran cantidad de estrellas nuevas más débiles que las que se ven a simple vista y revela la naturaleza compleja de la Vía Láctea, y descubre cuatro cuerpos que orbitan alrededor de Júpiter, desbaratando la cosmología tolemaica de una manera devastadora. En sucesivas cartas continua su demolición de la visión estática aceptada por la ortodoxia aristotélica: observa las fases de Venus y los anillos de Saturno, sin llegar a identificarlos como tal (“Discorso intorno alle cose che stanno in su l’ acqua”, Florencia 1612); e interpreta correctamente que las manchas solares son máculas en su superficie (“Delle macchie del sole”, fechada el 1 de septiembre de 1612 pero publicada al año siguiente). En estos y en otros de sus descubrimientos, Galileo estuvo sumergido en grandes polémicas, que estuvieron cerca de costarle la vida al enfrentarse con la Inquisición (censurado en 1616 y condenado en 1633). Una de estas disputas, circunscrita al ámbito académico, y no resuelta hasta el siglo XX, involucró al astrónomo alemán Simon Marius (versión latinizada del nombre alemán Simon Mayr o Mayer), quien reclamó el co-descubrimiento de los satélites jovianos y que fue atacado de manera demoledora por Galileo debido a ello. El supuesto plagio, aceptado durante 300 años, se desmontó hace décadas, aunque todavía se pueden encontrar citas al mismo en diferentes texto. Veamos la secuencia de eventos:

(más…)

Etiquetas:

CONSTELACIÓN

Cada una de las 88 regiones arbitrarias en las que se divide el firmamento con el fin de clasificar y designar los cuerpos celestes. En tiempos antiguos, se en- tendía por constelación más bien una alineación o figura hecha con estrellas, pero el concepto actual corresponde a parcelas completas de la bóveda celeste con todo su contenido. Las fronteras entre constelaciones son totalmente arbitrarias, carecen de relación alguna con la realidad física y fueron fijadas en la década de 1930 por la Unión Astronómica Internacional. Dentro de una misma constelación se encuentran estrellas y otros objetos astronómicos de muchos tipos que carecen de relación entre ellos y no se encuentran a la misma distancia de nosotros.

Constelación
Representación de las constelaciones en la obra de Pedro Apiano Astronomicum caesareum (1540). Créditos: Real Instituto y Observatorio de la Armada.

Desde las civilizaciones más antiguas que se conocen: babilonios, chinos, incas, egipcios o aborígenes australianos, ha sido costumbre darle nombre a grupos de estrellas bien visibles, como por ejemplo Orion, o Escorpión. Las constelaciones que utilizamos actualmente provienen de alguna de estas culturas antiguas y aunque sus nombres estén en latín, casi la mitad proviene de los griegos; las del zodiaco provienen de Babilonia, algunas de los árabes y las del hemisferio sur son de tiempos más recientes, cuando comenzaron los viajes de los exploradores europeos por los mares del sur.



Glosario: 100 conceptos básicos de Astronomía”

Etiquetas:

ZODÍACO

Zodiaco
Representación de las constelaciones del zodiaco. Imagen del Astronomicum Caesareum (1540) de Pedro Apiano (ca. 1495-1552), libro que se encuentra en la biblioteca del Real Instituto y Observatorio de la Armada.

El zodíaco (o zodiaco) es la franja de la esfera celeste que se extiende, aproximadamente, unos 9 grados a ambos lados de la eclíptica (el plano de la órbita terrestre proyectado sobre el firmamento). Por es- ta zona se desplazan el Sol, la Luna y los planetas en su movimiento con respecto al fondo de estrellas. Como su nombre indica (del griego zodiakos, «círculo de animales»), casi todas las constelaciones que la forman tienen nombre de animales.

Su origen se halla en un calendario de 12 meses creado por los babilonios alrededor del año 2000 a. C. Éstos dividieron el zodíaco en 12 partes iguales, bautizadas según las constelaciones que entonces contenían y que conocemos como signos zodiacales (Aries, Tauro, etc…). Desde entonces, la precesión de los equinoccios ha modificado esta franja de forma que ya no corresponden las mismas constelaciones a las mismas épocas del año: en primavera el Sol no pasa por la constelación de Aries sino por la de Piscis. Actualmente son 13 las constelaciones zodiacales, es decir, las que cruza la eclíptica, de acuerdo con los límites arbitrarios aprobados en 1930 por la Unión Astronómica Internacional (UAI). De acuerdo con esa demarcación, la constelación de Ofiuco quedó alargada hasta cortar la eclíptica.



Glosario: 100 conceptos básicos de Astronomía”

Etiquetas:

ARQUEOASTRONOMÍA

Nuestro conocimiento actual de la astronomía permite y hace más fácil descubrir qué sabían del cielo los pueblos de la antigüedad. La disciplina que estudia este campo y se ocupa de la astronomía en su vertiente cultural y no propiamente como ciencia, se denomina arqueoastronomía. Es una rama compleja, ya que los registros de los que se dispone son escasos y en muchas ocasiones de difícil interpretación. Los estudios y trabajos de campo han de hacerse de forma rigurosa y huyendo de especulaciones que puedan llevar a resultados quizá llamativos, pero totalmente falsos.
La historia de la astronomía, junto con la arqueoastronomía (que estudia la astronomía de pueblos antiguos con técnicas arqueológicas) y la etnoastronomía (que estudia la astronomía de culturas actuales con técnicas etnográficas) se dedica a estudiar las relaciones entre astronomía y cultura.

Toros de Gusando

Toros de Guisando, orientados hacia la dirección de la puesta de Sol en el equinoccio el día 22 de septiembre de 1997. El Tiemblo, Ávila (España). Créditos: Juan Antonio Belmonte (Instituto de Astrofísica de Canarias).



Glosario: 100 conceptos básicos de Astronomía”

Etiquetas: