‘Convocatoria I+D’

ALERTA: Convocatorias europeas para propuestas RIA sobre Coronavirus

La situación de urgencia sobre el coronavirus se extiende a los sistemas de financiación competitiva de I+D+i europeos, y se establecen en un tiempo récord convocatorias para presentar propuestas sobre el desarrollo de nuevas terapias, sistemas de diagnóstico rápidos, estudios clínicos y epidemiológicos o investigación en ciencias sociales.

Desde el 31 de diciembre de 2019, en el que las autoridades de Wuhan (Hubei, China), reportaran los primeros casos de un tipo de pneumonía de origen desconocido, hasta el 9 de enero de 2020, en el que el Centro Chino de Control de Enfermedades indicó que el agente causante de dicha enfermedad era un nuevo tipo de Coronavirus (2019-nCov), han sucedido múltiples situaciones, situándose a fecha de 30 de enero de 2020 con 170 muertes y un total de 7.824 casos confirmados de laboratorio y una transmisión a más de 19 países.

A día de hoy, la situación es mucho más acuciante.

A nivel nacional, el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) está ofreciendo, como parte de sus competencias y atribuciones, apoyo científico-técnico al Ministerio de Sanidad, las comunidades autónomas y a todo el Sistema Nacional de Salud (SNS) en el manejo de la epidemia de coronavirus.

El Ministerio de Sanidad, junto con el Instituto de Salud Carlos III, han hecho público un documento para actuar a nivel nacional antes los nuevos casos de infección por el nuevo coronavirus (SARS-CoV-2)

Pero al margen de la polémica sobre la gestión internacional del virus, he querido desglosar de forma breve dos de los primeros programas de I+D europeos que han sido publicados y resueltos en un periodo de tiempo muy corto:

Comisión Europea-H2020:

El programa marco de I+D+i de la Comisión Europea (HORIZON 2020), hizo pública la convocatoria SC1-PHE-CORONAVIRUS-2020 “Advancing knowledge for the clinical and public health response to the 2019-nCoV epidemic”, cuya fecha límite para recibir propuestas fue hasta el 12 de febrero de 2020. Teniendo en cuenta que la convocatoria fue publicada el 30 de enero de 2020, los candidatos tan sólo han dispuesto de 2 semanas para estructurar las propuestas. Bien es cierto que la convocatoria ha primado a iniciativas con un claro impacto o basadas en investigaciones previas, por lo que sólo las propuestas con cierto grado de desarrollo cumplirán los requisitos de evaluación.

La acción propuesta por la CE es de tipo RIA de una sola etapa (Research and Innovation Action), lo que implica actividades de ciencia básica y aplicada, junto con desarrollos dirigidos a un uso cercano al mercado o a nivel de ensayo clínico (ver definición de TRLs), y que se estructuren en consorcios internacionales con un presupuesto estimado de entre 2 y 3 millones de euros.

La convocatoria pretende avanzar en el conocimiento sobre el 2019-nCov y su impacto en personas infectadas, con el objetivo de contribuir a una gestión eficiente del paciente y preparar a los sistemas públicos de salud al reto que la propagación de la enfermedad supone.

Los diferentes tópics incluidos en la convocatoria se describen a continuación:

  • Desarrollo de terapias, incluidos anticuerpos monoclonales.
  • Desarrollo de sistemas de diagnóstico ágiles, que aseguren una evaluación rápida de candidatos basada en tecnologías existentes, para permitir la detección y vigilancia rápidas de casos.
  • Estudios clínicos y epidemiológicos, para proporcionar datos sobre características epidemiológicas; información clínica sobre el huésped y sus respuestas inmunes; factores de riesgo; rutas de transmisión; identificación del reservorio animal; etc.
  • Investigación en ciencias sociales, para proporcionar respuestas urgentes a la dinámica social por la expansión del virus y la respuesta del sistema de salud pública relacionada.

Se anima a los candidatos a considerar la colaboración con los centros europeos de supercomputación, como el BSC de Barcelona o Cineca de Bologna, para acelerar los procesos de diagnóstico y para el desarrollo de nuevas vacunas. Cuantos más pacientes se incluyan en los estudios, mayor será la base de datos para el desarrollo de algoritmos de predicción que puedan facilitar la toma de decisión.

El impacto esperado de esta convocatoria se basa en (i) la contribución de métodos de diagnóstico y gestión clínica de pacientes infectados por el 2019-nCov y (ii) contribuir a la preparación y respuestas de los sistemas públicos de salud en el contexto de una epidemia en claro avance transfronterizo.

Esta convocatoria ya ha sido resuelta, en la que 8 centros de investigación españoles han sido seleccionados para participar en seis proyectos financiados por la Comisión Europea para avanzar en los conocimientos sobre el virus de la COVID-19 y su impacto sobre las personas infectadas, con el objetivo de contribuir al tratamiento eficaz de los pacientes y a la preparación y respuesta de los sistemas de salud pública.

IMI2 (innovative medicines initiative):

Otra de las grandes convocatorias a nivel europeo que se ha desarrollado en el marco de las crisis sobre el coronavirus es la de programa IMI2-Call 21 (H2020-JTI-IMI2-2020-21) “Development of therapeutics and diagnostics combatting coronavirus infections”, con una fecha de apertura y cierre de la convocatoria del 17 de febrero al 31 de marzo de 2020. En este caso el plazo para estructurar una propuesta colaborativa ha permitido un mayor grado de negociación, tiempo para la búsqueda de partners y para el diseño del proyecto. Importante: el desarrollo de vacunas queda excluida de esta convocatoria.

Para poneros en perspectiva, el programa IMI (Innovative Medicines Initiative) es una de las asociaciones JTI que la Comisión Europea mantiene con la industria farmacéutica representada por la Federación Europea de Asociaciones e Industrias Farmacéuticas (EFPIA). Las JTI (Joint Technology Initiatives) son entidades legales creadas según el artículo  171 del Tratado de Niza, por lo que se establecen consorcios públicos-privados a escala europea en áreas relevantes para la I+D a nivel industrial.

Al ser una iniciativa novedosa, basada en la aparición del nuevo virus, la categoría de proyectos es más amplia que en otras convocatorias de ámbito europeo, así se distinguen:

  • Desarrollo de antivirales, así como otros tipos de terapias
  • Desarrollo de terapias para abordar los brotes actuales y / o futuros de coronavirus;
  • Desarrollo de diagnósticos, asegurando una evaluación rápida de candidatos basada en tecnologías existentes
  • Desarrollo de herramientas rápidas y fiables que van más allá del estado de la técnica para la detección de portadores de COVID-19 y personas sintomáticas sospechosas de infección por COVID-19.

Ha sido tan interesante la publicación de esta convocatoria que el webinar planificado para el 4 de marzo lleva cerrado desde hace un tiempo. Las características de la convocatoria quedan especificadas por el documento publicado por el IMI y bajo las reglas de participación generales del programa H2020.

*Esperamos y deseamos que nuestro sistema de I+D, junto con los gobiernos regionales, nacionales y europeos, el sistema de salud (público y privado) y la industria, logren encontrar la mejor y más efectiva solución a la crisis del coronavirus. La inversión en ciencia, y su transferencia a los entornos clínicos y sociales es más necesario que nunca.

Referencias y links de interés:

Etiquetas: , , , , , ,

Financiación de I+D en el sector de la salud y la biomedicina

Realizar una búsqueda de convocatorias de I+D que financien proyectos de investigación en salud y biomedicina es tan sencillo como Googlear “ayudas de I+D” y añadir el campo de investigación en el que cada uno desarrolle su profesión. De esta manera, podemos encontrar una gran cantidad de programas que financian ideas innovadoras y disruptivas aplicadas al sector sanitario.

Las investigaciones realizadas en el sector de la salud tienen la particularidad de tener un marcado carácter traslacional, esto quiere decir que el conocimiento básico generado en el laboratorio de investigación se dirige hacia una práctica clínica, con el objetivo de mejorar la asistencia médica y la calidad de vida de los pacientes. Aunque de forma complementaria, también se realizan investigaciones de tipo básico que solemos englobar dentro del paraguas de la biomedicina y que suelen tener un retorno más difuso a la sociedad. En ambos casos, la investigación realizada para mejorar la salud de los pacientes implica tener en cuenta una serie de aspectos éticos que no son necesarios en otro tipo de investigaciones.

Cada investigador y gestor de proyectos debe anticiparse a la publicación de los programas de I+D y debe, además, estar familiarizado con la idiosincrasia de cada convocatoria, cuestiones que marcan la diferencia para obtener una financiación aplicable a nuestras investigaciones. Y es que conocer cada detalle de la convocatoria en cuanto elegibilidad de costes y de centro, incompatibilidades con otras ayudas, posibilidad de financiar personal y equipo, o simplemente conocer cómo y cuánto nos van a pagar, nos permite dirigir nuestra idea de proyecto de forma específica hacia la filosofía de inversión de nuestro financiador, y no al revés.

Sin querer entrar en las macro-cifras de inversión estatales o internacionales que se enmarcan y regulan en los preceptivos planes estratégicos, he querido presentar al lector una idea general de las principales ayudas de I+D a las que los investigadores del sector sanitario dirigen sus intrigas y motivaciones científicas.

Empecemos por diferenciar el tipo de financiación en función de su procedencia. Así pues, podemos encontrar fuentes de financiación privadas y públicas dependiendo de la naturaleza jurídica del financiador. Estás además pueden dividirse en competitivas y no competitivas.

Un ejemplo de ayudas de I+D públicas competitivas serían los Planes Regionales y Nacionales de I+D, donde destacamos el programa de Biomedicina de la comunidad de Madrid, en el que cada 4 años cientos de científicos de universidades y centros de investigación públicos y privados se unen en consorcios para desarrollar proyectos colaborativos de investigación con un alto grado de multidisciplinariedad e interinstitucionalidad, ya que permiten la participación de empresas (aunque estas no reciben ningún tipo de financiación).

A nivel nacional encontramos que las ayudas dirigidas al sector salud son promovidas por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, pero gestionadas por el Instituto de Salud Carlos III. Estas ayudas se engloban dentro de la Acción Estratégica en Salud, cuyos objetivos principales se centran en fomentar la salud y el bienestar de la ciudadanía. Por otro lado, si nuestra investigación tiene un carácter básico o incluso es de tipo disruptivo siempre podremos presentar proyectos en las convocatorias de “Generación de Conocimiento”, “Retos de la sociedad” o “Explora” respectivamente. Mientras que, si realizamos ciencia aplicada, siempre podremos colaborar con una empresa y solicitar las ayudas de “Retos colaboración”

A nivel europeo es imprescindible conocer las ayudas del programa marco H2020. Dentro del pilar de “Retos de la sociedad” se establece el programa de “Salud, cambio demográfico y bienestar” que incluye todas las áreas de investigación biomédica. Dentro de este mismo programa se desarrollan planes complementarios del tipo público-público, como la JPND en neurociencia, o público-privado, en el que encontramos el programa IMI2, donde las empresas farmacológicas tienen un papel fundamental a la hora definir las áreas de investigación y los objetivos a corto y medio plazo. En este tipo de ayudas, que implican la participación activa del sector privado, se hace imprescindible realizar un trabajo de campo que nos permita “relacionarnos” con el lobby de turno.

Pero si lo que queremos es buscar financiación al otro lado del charco, podemos probar fortuna con las ayudas del gobierno norteamericano en su portal de búsqueda por excelencia “grant.gov”, un sistema complejo de convocatorias, acreditaciones estatales y plataformas informáticas que financian todo tipo de proyectos en salud.

En el caso de ayudas privadas competitivas encontramos una gran cantidad de fundaciones, asociaciones, empresas y consorcios privados que resuelven cada año cientos de ayudas en multitud de áreas de investigación. Cabe destacar las ayudas dirigidas a las investigaciones oncológicas y neurocientíficas que suelen tener mayor grado de difusión y concienciación social. Por mencionar algunas podemos incluir en este apartado las ayudas de la iniciativa Chan Zuckerberg, Obra social La Caixa, Fundación BBVA, Asociación Española contra el Cáncer, Fundación Mapfre, Fundación Michael J. Fox, Fundación Merck y Fundación Lilly entre muchas otras. Es muy importante en este tipo de ayudas conocer cuál es el enfoque y la política de inversión de estas organizaciones para poder presentar proyectos que cumplan los requisitos y los objetivos marcados en cada convocatoria.

En lo relativo a las investigaciones llevadas a cabo mediante capital privado sin concurso competitivo, se determina previamente un tipo de colaboración contractual ad hoc en el que las partes intervinientes determinan sus propias prioridades en lo relativo al enfoque del proyecto, seguimiento, justificación y cierre. Son básicamente los contratos que suscribe una empresa con un centro de investigación para que realice algún tipo de estudio de investigación en una temática determinada. En este mismo rango podemos incluir también las inversiones realizadas por grupos de “venture capital”, “bussiness angels” o iniciativas de “crowdfunding”.

Por último, hay que mencionar aquellas iniciativas llevadas a cabo mediante recursos propios, donde los promotores realizan un tipo de investigación que genera un conocimiento práctico y de rápido retorno para la entidad. Mediante este tipo de investigaciones los centros mejoran sus procesos internos y obtienen unos resultados previos que pueden servir como base para solicitar ayudas competitivas. Aunque también se asume el riesgo de obtener resultados científicos de baja calidad con un irrisorio grado de difusión e impacto.

Una vez que hemos presentado de forma genérica el entramado de financiación que permite realizar actividades de investigación en el sector de la salud y la biomedicina, cabe plantearse si los esfuerzos económicos dedicados a este sector son suficientes para realizar una investigación de calidad y con un claro retorno a la sociedad, o si por el contrario, debemos realizar una mayor inversión en el gasto de I+D nacional.

Bibliografía:

  • Estrategia Regional RIS3 de la Comunidad de Madrid
  • Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación 2017-2020
  • Estrategia Española de Ciencia y Tecnología y de Innovación 2013-2020
  • REGLAMENTO (UE) No 1291/2013 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 11 de diciembre de 2013 por el que se establece Horizonte 2020, Programa Marco de Investigación e Innovación (2014-2020)
  • Web del Instituto de Salud Carlos III
  • Web del portal del participante del H2020
  • Portal español del programa marco de investigación e innovación de la Unión Europea
  • Web de la EU Joint Programme “Neurodegenerative Disease Reseacrh” (JPND)
  • Web de la EU Innovative Medicines Initiative” (IMI2-H2020)
  • Web del portal de ayudas norteamericano grant.gov
Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Proyectos Sinérgicos de I+D de la Comunidad de Madrid

El pasado 18 de octubre se cerró la convocatoria de Proyectos Sinérgicos de I+D (2018) lanzada por el “Programa de ayudas a la I+D+i de Interés Regional” de la Comunidad de Madrid. Al igual que ocurre con los programas de proyectos colaborativos (Tecnología, Humanidades y Biomedicina), la convocatoria de proyectos sinérgicos ha tratado de favorecer la colaboración entre grupos de investigación, laboratorios y empresas de la Comunidad de Madrid. En este caso concreto, el consorcio exige la colaboración de 2 grupos de investigación cuyas áreas científicas no estuviesen relacionadas de forma directa,  con la finalidad de desarrollar proyectos sinérgicos de tres años de duración y de naturaleza interdisciplinar. La cuantía total de la ayuda supone un máximo de 300.000 euros/año por proyecto.

Proyectos Sinérgicos 2018 

Los objetivos generales de la ayuda fueron los siguientes:

  •  Desarrollar proyectos de investigación disruptivos, en la frontera del conocimiento, entre dos grupos de investigación interdisciplinares de la Comunidad de Madrid con habilidades complementarias, conocimiento y recursos para abordar y resolver conjuntamente retos y problemas científicos ambiciosos. Uno de los grupos, y en particular su Investigador Principal ejercerá como coordinador principal.
  • Atraer y retener talento investigador mediante la incorporación de jóvenes investigadores y científicos de prestigio a grupos de investigación de la Comunidad de Madrid.
  • Favorecer la participación activa en redes y consorcios internacionales.
  • Fortalecer e impulsar la adquisición y la gestión de calidad de infraestructuras científicas accesibles.

Al igual que ocurre con otros programas de la Comunidad de Madrid de tipo colaborativo, las propuestas se estructuran en un programa científico (memoria científica del proyecto) y un programa de actividades de I+D que integra la justificación económica del presupuesto, el plan de capital humano (captación de recursos, movilidad, participación en redes y formación) y el plan de gestión, coordinación y transferencia, que integra también el plan de difusión y cultura científica del proyecto. Este tipo de actividades han de ser estructuradas de una de forma específica y cuidada, ya que estos apartados pueden llegar a suponer hasta un 40% de la memoria, cuya evaluación puede determinar el éxito o el fracaso de la propuesta.

De forma similar a los programas europeos del H2020, la Comunidad de Madrid apuesta por el impulso de actividades de I+D que no son puramente científicas, y que cada vez más tienen un interés cultural, social y económico, como son la divulgación científica, la gestión de proyectos de I+D y la formación complementaria del personal investigador.

Desde mi experiencia como gestor de proyectos veo muy positivo que este tipo de ayudas refuercen el sistema de gestión de I+D de la Comunidad de Madrid, ya que se permite la contratación de un técnico de gestión para la coordinación y justificación de las ayudas. Un programa de actividades de I+D muy ambicioso supone una carga importante de trabajo y requiere de conocimientos generales de tipo económico, científico-técnico y ofimáticos, que en algunos casos no pueden ser asumidos por los investigadores (no por desconocimiento, sino por falta de tiempo).

Echo en falta una participación más activa por parte de las empresas, que aunque pueden formar parte del consorcio de forma externa como EPO (empresa promotora observadora), al no recibir financiación directa se hace muy difícil estructurar unos planes de transferencia y explotación de resultados realistas y vinculados con el sector productivo y tecnológico. Una posible solución sería la creación de consorcios público-privados donde las empresas definiesen las líneas estratégicas de I+D y la financiación se realizase de forma conjunta. Esto ocurre por ejemplo en programas europeos como el IMI2 del H2020 en el que la industria farmacéutica colabora con el sector público de una forma dinámica y activa, transfiriendo los resultados de la investigación de una forma más eficiente y acorde a las necesidades de las empresas.

Etiquetas: , , , , , ,