El Factor H en evaluación científica

El sistema de evaluación de la actividad investigadora basado en el “factor h” podría solucionar muchas deficiencias y lagunas a la hora de la evaluación de méritos científicos y dotación de plazas y/o proyectos…

El sistema de evaluación de la actividad investigadora basado en el “factor h” (la clasificacion de los cientificos del siglo XXI, según el País, 21 de diciembre de 2005. Editorial de Ricardo García) me parece muy interesante ya que actualmente no existe nada definido para hacer esta función de tan importante repercusión en la investigación científica y porque ello determina la obtención de medios para la investigación, la obtención de plazas de investigador, profesor de universidad o promociones internas. Cuando digo que no hay nada definido sobre cómo evaluar la actividad científica indico que, realmente, en la mayoría de los casos, los tribunales son soberanos y tienen la potestad de elegir los parámetros de evaluación que consideren oportunos siendo, por lo tanto, totalmente dependientes de las personas que lo constituyen así como del sistema que elijan para cada evaluación.

El “factor h” me parece interesante porque confiere un calificativo, que si se le diera un valor formal o certificado, sería indicativo, no necesariamente único, del nivel de la actividad investigadora desarrollada por los científicos. Por otro lado, para las agencias que financian la investigación y que quieren el máximo rendimiento del dinero invertido, sería una garantía de éxito al elegir al mejor investigador con criterios objetivos. El sistema del “factor h” tiene sus agujeros, y seguro que los especialista en sacar la trampa a la ley saben cómo obtener un buen partido a este método; uno de ellos es la “autocitación” y ” la posición entre los autores firmantes en los artículos” pero todo ello, una vez seleccionados los artículos relevantes, es muy fácil saber cuál es la situación de cada uno de ellos. Sin tener un empeño especial en que esto se institucionalice, sí creo que merece la pena que lo estudien seriamente los dedicados a estos menesteres en el campo de la investigación.

Antonio Alcina Madueño

Científico Titular del CSIC.

Instituto de Parasitología y Biomedicina López Neyra

Granada

e-mail: pulgoso@ipb.csic.es

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*