¿EL MAYOR FRAUDE CIENTÍFICO DEL SIGLO?

Universidad Nacional de Seúl, Corea. Un ambicioso científico, Woo Suk Hwang, engañó, durante un año, a la comunidad científica mundial con el monumental montaje de unos falsos embriones humanos clonados… No tenía ninguna posibilidad de salirse con la suya… Incluso puede acabar en la cárcel… ¿Por qué lo hizo? 

Si queremos recrearnos unos segundos en la infamia humana del fraude científico… elegiría dos momentos. Por una parte, la famosa historia, que coleó hasta mediados del siglo pasado; el “Hombre de Piltdown y, ya metidos en el nuevo milenio, el caso del surcoreano Hwang (juanito para los amigos.) y sus famosos clones humanos obtenidos por transferencia nuclear (clonación terapéutica).

Por supuesto, no voy a volver a entrar en el tema científico, en sí… que es por todos conocido… Pero sí quería comentar un artículo aparecido el pasado 22 de enero en El País, firmado por mi antiguo compañero Javier Sampedro, sobre las posibles causas que llevaron a Hwang a tirarse “al pozo”. Según el artículo, “Juanito, sencillamente perseguía el Nobel”; al publicar sus resultados en dos Sciences, creía que otro grupo, desde el “Advanced Cell Technology” y coordinado por Robert Lanza, publicaría unos resultados similares al poco tiempo, quedando la técnica validada, Hwang como el héroe y, el Nobel,… a tiro piedra…

Pero claro… el inventado artículo de Juanito fue tan perfecto, que el equipo de Laza y José Cibelli, no publicaron sus datos. Hwang quedó como único clonador humano a través de dicha técnica, toda la comunidad científica entró a saco y… se descubrió el pastel…

La pregunta vuelve a ser… ¿De verdad se aventuró Hwang a lo kamikaze por tan alta apuesta? ¿El Nobel? Personalmente… ni pongo ni quito rey. No cuestiono que un Nobel nunca viene mal (yo tengo varios… de trapo…), pero, por qué no pensamos, además, en el motivo más viejo de la historia… ¡La Pasta! Además de lo que puede suponer un premio sueco (creo que un millón de euros… má o meno…), Royalties, Patentes, Conferencias, Proyectos, Libros, Cursos, Escala laboral… tampoco vienen mal. Ahí tuvimos el motivo de Robert Gallo y sus… “células contaminadas” con el VIH de Montagnier…

Lo que está claro… es que Juanito no estaba solo… Muchos de sus colaboradores y firmantes de los trabajos… debían de estar “al loro” de todo, o casi todos los tejemanejes… pero claro… salta la llama… y las ratas son las primeras que abandonan el barco… y al capitán.

Pues eso… que metan en la cárcel a Juanito por malversación y fraude con fondos públicos… dice la ley…

JOSÉ ANTONIO LÓPEZ GUERRERO (CBMSO)

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*