Dinero no habrá, pero para tontás…

Al parecer, un estudio “serio”, publicado en una revista seria, llevado a cabo por doctores del colegio de medicina de la Universidad de Tennessee, en EE.UU., y Haifa, en Israel, demostraron que “metiendo un dedo en el culo del paciente se le pasa el hipo”, ¡y no es broma!, ¿o sí?

Como ya dije en otra ocasión, y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, y el último Nobel en Medicina por el ARN interferente, parece mentira que proyectos dirigidos, por ejemplo, al estudio de posibles dianas en Hepatitis C para futuras terapias con ARNi no encuentren reconocimiento presupuestario mínimo (en España), cuando en el resto del mundo se investiga en temas tan “respetuosos” como:

 

-         El número de fotos a realizar para que todos salgamos con los ojos abiertos (Organización de Investigación Científica de Australia).

-         Las causas por las que los pájaros carpinteros no tienen “migrañas” (Universidad de California).

-         Qué tipo de “mierda” prefieren algunos escarabajos del estiércol (Científicos de Kuwait)…

 

Eso sí, otros estudios, aparentemente ridículos como por qué el ruido de uñas en una pizarra es desagradable (Universidad Northwestern, Chicago) o la predilección del mosquito Anopheles, vehículo transmisor de la malaria, por el olor a “pinreles”, podrían tener su interés médico…

 

¿A qué vienen estos ejemplos? Pues al último fallo (nunca mejor dicho) de los premios Anti-Nobel que patrocinan la revista sobre “estudios irreproducibles” Annals of Improbable Research. Lo dicho, dinero no habrá, pero para tontás…

 

Entrega de los premios antiNobel 2006

Entrega de los últimos premios anti-Nobel 2006

Estos premios, sin “cash” por medio y con más participación de los galardonados de lo razonablemente esperable (creo que al final de la ceremonia se cacarea y todo…), pretenden dar un toque desenfadado a un tema muy serio: la distribución del presupuesto para investigación en los países del primer mundo. Finalmente, si todo esto parece absurdo, analicen aquel estudio de un zoólogo que concluyó que había patos homosexuales necrófilos al observar cómo una de estas aves se “beneficiaba” a un compañero que acababa de estrellarse contra la ventana del laboratorio precisamente del biólogo Kees Moeliker, del museo natural de Rotterdam; o aquel otro estudio sobre cierta droga que en sus resultados comentaba: “el 33% de los animales dio positivo al tratamiento, el 33% dio negativo, y el tercer ratón se nos escapó”… Y muchos investigadores españoles siguen (seguimos) intentando arañar unas migajas presupuestarias para trabajar decentemente. No, si dinero no habrá…

JAL (CBM-UAM)

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

¡ Bien Jal !
No termino de tener claro, aparte de lo curioso e inédito de la información, si piensas que trabajar en esas cosas es tirar el dinero, si nosotros deberíamos hacerlo también, si nosotros carecemos de visión de futuro, si deberíamos considerarnos unos "muertos de hambre" por no echar un euro en eso temas, si sólo habría que invertir en temas clareamente relevantes y transcendes… en fin quizá te ha faltado dar tu opinión. En cualquier caso, lo del hipo parece un método "quirurgico" bastante contudente, a quién no se le quitaría, de ese tipo es fácil que haya muchos, pero se buscan cosas menos drásticas.

sinceramente pienso que algunos de estos estudios son potencialmente mas inetersantes que la mayoria de los experimentos absurdos que hacemos en los laboratorios de "elite"… Porque nuestro dinero esta mas justificado? A veces peinso que muchos nos pasamos el tiempo jugando al quimicefa… vamos a mezcalr cosas y a ver que sale… La aplicacion REAL? A quien le importa… mientras encuentre a alguien que me lo publique…
En fin…

Hola,

Entiendo que la salud es mucho más importante que todas esas cosas que mencionas, pero por esa regla de tres, habría que invertir todo en salud y nada en lo demás. Por otro lado, no está claro que esos proyectos "graciosos" que mencionas hayan sido financiados (aparte del sueldo de los profesores, claro). Y por último, el que en Australia dediquen más o menos dinero a determinada cosa, no hará que aquí dispongamos de más dinero. Además, el que tres o cuatro personas hayan hecho investigaciones raras en todo el mundo, tampoco es para escandalizarse.

No conozco los temas investigados, pero por ejemplo, las costumbres alimentarias de los escarabajos y como se las apaña un pájaro carpintero para agujerear un árbol sin que le pase nada en la cabeza, no me parece que sea tan escandaloso. Alguien tiene que hacerlo :)

Ricardo.

Pues yo pienso que los IgNobel son la nueva inquisición de los científicos ultraortodoxos que, amparándose en estar realizando un estudio serio, no clarifican sus auténticos objetivos: La ridiculización y el llevar al desprestigio a científicos, que han publicado sus artículos en revistas peer-review.

Lo que indicas es muy serio pero es igual de demagógico que decir que por qué investigar en lo tuyo, por ejemplo, cuando los niños se están muriendo de hambre ¿o no?

En este caso el matiz "poco serio" viene impreso por la "gracia" que nos hace el matiz con que se ha publicado y publicitado el tema, que no es el mismo que usaron los autores en su publicación científica.

Si hubiera sido en otra parte del cuerpo no pasaría nada. Pero nuestras trabas morales e ideas chistosas sobre algunas partes de nuestro cuerpo parece que convierten a este trabajo científico serio en algo gracioso cuando no debería ser así.

Creo que los IgNobel deberían dárselo a los propios organizadores del premio IgNobel y que los científicos deberían ser capaces de tener respeto por las investigaciones de los demás, aunque nos parezcan graciosas. Tal vez en el futuro, meterse el dedo en susodicha parte puede ser la luz que ilumine a otro en relación con un descubrimiento distinto…ya sabéis los hombros y otras cosas de gigantes.

Gracias Antonio y a todos los demás por poner las cosas en su sitio…

Reconozco que me dejé llevar por la parafernalia de los premios anti-Nobel y lo pintoresco de la mayoría de los trabajos allí reseñados.

Reconozco también que, como Beatriz apunta, quién es el que se cree en posesión de la verdad científica absoluta para considerar su investigación prioritaria?

Antonio, lo reconozco. Reconozco que cuando veo que se consigue financiación para ver el número de fotos que hay que tirar para que todos salgamos con los ojos abiertos y que, como ha ocurrido, den un Nobel por el desarrollo de las bases moleculares de los ARNi, me fastidie (pura mala envidia, supongo) ver cómo se rechaza un proyecto de 18.000 míseros euros en ARNi y Hepatitis C con el comentario de: no parece un tema de relevancia justificada… Como bien sabes y sufres en tus propias calnes, compañero…

En fin… que siento el tono despectivo con el que he podido impregnar mi Post… y en algo sí estamos todos de acuerdo… el mayor Anti-Nobel debería corresponderle al propio organizador del evento…

Un saludo a todos

Dado el últio mensaje no parece necesario insistir mucho más, solo apostillar lo que debería haber sido evidente, que un tema resulte gracioso no implica necesariamente que no sea interesante (los ejemplos no parecen tan tonterías). Lo nuestro no es lo único serio.
Lo del 33% -no lo sabía- si que tiene gracia.

i genuinely love all your writing way, very exciting.
don’t quit as well as keep writing simply because it simply worth to follow it.
excited to browse through more of your own articles, thankx ;)

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*