El peligro de la suspensión del tratamiento

El virus de la polio se resiste a su erradicación. Además de su presencia activa en India, Pakistán y Afganistán, en Nigeria, donde prácticamente había desaparecido, la superstición y una falta de control gubernamental lo rescató de la extinción…

Cuando nos dicen en los medios de comunicación que no abusemos de los antibióticos, el concepto es mucho más serio que una simple percepción personal del riesgo terapéutico: con un abuso, mal tratamiento o, simplemente, dejadez y/o relajación del protocolo, una bacteria en principio sensible al medicamento administrado puede volverse, por simple presión y selección natural, en resistente o altamente resistente. Lo grave, en este caso, no será nuestro propio riesgo a permanecer enfermos crónicos, sino la posibilidad de liberar al medio un organismo seleccionado para resistir el envite del siguiente tratamiento…

Esto mismo lo podemos aplicar a la epidemiología vírica. El virus de la polio se resiste a su desaparición.

Una vez comprobada la efectividad de las vacunas inactivadas y atenuadas de Salk y Sabin, respectivamente, se veía próximo el horizonte de su erradicación. La OMS situó la misma hacia el año 2000 –la viruela dejó, por el momento, de infectar humanos a finales de los 70-, pero se equivocó: en el subcontinente Índico, Pakistán y Afganistán siguen causando parálisis. Además, en África, la creencia de la infundada causa de impotencia llevó al Gobierno a desaconsejar la vacuna por lo que, como en el caso del antibiótico anteriormente mencionado, el virus volvió a expandirse incluso por los países vecinos. Ahora, un nuevo intento vacunal en aquellos países donde persiste el virus lleva a la OMS a aventurar su erradicación antes de una década.

Una pregunta inquietante que querría lanzar al vuelo es: y tras la erradicación, ¿qué? ¿Dejamos de vacunarnos? Según E. Wimmer, el científico que logró elaborar un clon infectivo del virus a partir de su secuencia genómica publicada en una base de datos, sería peligroso dejar la prevención; tras el olvido antigénico, en las futuras generaciones, “naives” inmunológicamente hablando, la infección por un virus obtenido “in vitro” podría suponer una reedición de la epidemia… si no algo peor…

 

JAL (CBM-UAM)

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Quisiera, por favor, un telefono ó contacto para iniciar el tratamiento

Perdón,
¿qué tratamiento?
La vacunación contra la poliomielitis, en España, es una de las vacunas obligatorias del programa infantil de vacunas.
Un saludo

Identificado el quinto gene de la enfermedad de Alzheimer, SORL-1 (APP,Presenilin1,Presenilin2 y Apolipoprotein E). Para Alois Alzheimer la fuente de la enfermedad está en el almacenamiento de la proteína Beta-Amyloid fuera de las células del cerebro. El puzzle continúa…

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*