Reflexiones tras la VIII Feria de la Ciencia de Madrid…

Record de visitantes (más de 150.000) y de entidades participantes (más de 160), entre centros educativos, universidades, museos, centros de investigación… Incluso, hemos podido disfrutar de una delegación irlandesa. ¿Está cambiando algo o hemos asistido a una simple “lluvia fugaz de primavera”?

 

Desde mi percepción personal, y bajo el prisma de los stands con los que he podido colaborar o que he coordinado, la VIII Feria de la Ciencia “Madrid es Ciencia” no puede calificarse de otra forma que no sea de Éxito. Puedo afirmar profundamente que rara vez he podido contemplar tal aglomeración de personas sinceramente interesadas y ávidas de experimentar “ciencia” –y si de paso cae un regalito tras cada presentación…-. Según mis alumnos, que son muy sabios, pudieron asistir a un gran número de actividades para todas las edades: desde las más básicas, llevadas a cabo magistralmente por expertos de apenas un metro de altos –algunos de los cuales nos trasladaron a la cultura china, en el espacio, o a la medieval, en el tiempo- hasta las demostraciones científicas más sofisticadas que se mostraron en el principal organismo de investigación de España: el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Repito, ¡un éxito!

 

Bien… ¿Y ahora? ¿Vamos a continuar esperando que tal despliegue de pasión e ilusión esté en manos simplemente de unos soñadores con más entusiasmo que medios? Al margen de mi mayor o menor dificultad, como miembro de un prestigioso centro de investigación, para llevar a buen puerto nuestra representación dentro del macrostand del CSIC, varios fueron los compañeros de otros institutos que decidieron declinar la propuesta de llevar actividades a la Feria. “Estamos hartos de tanto altruismo. O llevamos una representación digna o no llevamos nada”, ha sido una frase que, más o menos, he escuchado a lo largo de los últimos meses en relación a la Feria. Al parecer, la Feria de la Ciencia, y a pesar de la masiva afluencia de visitantes, se resiste a despertar el interés de la clase política. La Presidenta de la Comunidad de Madrid, que había anunciado su presencia en la inauguración, finalmente no acudió. Tampoco me consta la presencia de ningún ministro (aunque podría estar equivocado). Sinceramente, no es que eche en falta la presencia de políticos en un evento así, pero no estaría de más que tomaran conciencia de la magnitud que, en este siglo XXI que ya anda solito, la difusión científica, la ventana de la investigación con la Sociedad, representa.

 

Constantemente, intento convencer a mis compañeros investigadores, veteranos en muchos aspectos, de lo maravilloso que es contactar con el “vecino del 5º” para hacerle saber en qué se va una ínfima parte de sus impuestos. Sin embargo, para que la difusión cale en el colectivo científico, primero tiene que hacerlo en sus evaluadores: comités de evaluación y productividad científica, incentivos, promociones, sexenios, más dinero para proyectos con partidas para la divulgación, establecimientos de infraestructuras en cada centro, así como de una red de comunicación (que ya existe) paralela a otra de difusión y la formación de científicos en divulgación (que no es periodismo científico…), entre otras medidas que podría pensar si se me da más tiempo para reflexionar…

 

Amo la divulgación científica, me apasiona la cara de un niño ante un tubo con nieve carbónica, con la extracción de su propio ADN, visionando cómo un linfocito se activa para protegernos de enfermedades, o ante el microscopio observando moscas mutantes o las bacterias de su propia cavidad bucal, –tal y como hemos llevado a cabo en el stand de la Feria que dirigí personalmente- pero, “Señores con capacidad de decisión política y social”: si quieren que esta lluvia necesaria de primavera vuelva en próximas estaciones, ¡compren el décimo de la dignificación de la difusión científica! (haciendo un símil con un mal chiste que me contaron alguna vez…).

Siento que este post no haya profundizado en los mecanismos moleculares de ningún proceso bioquímico o biólogomolecular, pero este blog sale todas las semanas y la Feria… La Feria es otra cosa.

 

JAL (UAM)

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Completamente de acuerdo contigo en tus valoraciones. Creo que deberías explicar algo que algunos sabemos pero la mayoría (incluso algunos investigadores tampoco):

…… la formación de científicos en divulgación (que no es periodismo científico…)".

Adicionalmente parece que en este país se ignora el papel relevante de personajes como Gay Gould, que publicaron ciencia muchas veces a traves de bestseller de divugación.

¿habría podido ser científico titular es España Gay Gould?

Un saludo

Juanjo Ibáñez

Hola, He visitado la Feria de la ciencia en cuatro ocasiones. Las dos primeras con el instituto, tal y como comentabas en clase; nos soltaron, nos dieron un tiempo y basicamente arrasamos con todo lo que vimos.
La tercera ocasión también con el instituto fue diferente, ya era en 1ºbachillerato y teniamos un estand con el INIA (instituto nacional de investigación y tecnología agraria) o mejor dicho, el INIA nos utilizó como expositores y a cambio nos dejo poner nuestros trabajos.
Fue una experiencia muy buena, sali encantado y cansado (pese a que nuestro estand no era tan gigante y bonito como el del CSIC este año, seguía pasando bastante gente) cuatro días alli de expositor es cuando mejor puedes ver el resto…
La última vez (esta edición) ya ha sido por mi cuenta porque me gusta y porque nos presionaste a toda la clase para ir… jajaj (pero mereció la pena).

Respecto que año fue mejor, las que he visto (III, IV, V y VIII) las dos primeras me enteré mas bien de poco pero recuerdo que la IV en extensión era bastante grande, incluía una carpa exterior y todo. La V es la que fui expositor y para mi gusto la mejor, porque opino que se vive mejor dentro que fuera, y que cuatro días dan para mas que unas horas, como fue mi caso en esta última edición…

En general me parece algo muy interesante, ya sea para ofrecer curiosidades científicas a la gente en general o para introducir la semilla científica a los niños. puede que por lo menos esas pasadas ferias de la ciencia tengan, aunque solo sea un poco, culpa de que ahora este estudiando biología…

En definitiva me parece muy bien que se realicen esta serie de eventos que bien podrían ser más respaldados pero que al fin a al cabo parece que funcionan bien

Un Saludo!

Stephen Jay Gould podría haber sido científico titular por un motivo muy sencillo: ademas de escribir muchos libros, algunos de los cuales son muy buenos, también se dedicaba a la investigación y publicaba artículos más que decentes de vez en cuando.
Como en otras ocasiones, lamento disentir con vosotros. Tanto Jay Gould como, por ejemplo, Carl Sagan, eran científicos a los que les gustaba escribir sobre ciencia (no sobre sus proyectos concretos). Su salario lo pagaba su trabajo como investigadores hasta que vendieron suficientes libros.
Vivo y trabajo (en ciencia) en USA y jamas he oido hablar, en el tiempo que llevo aqui, de nadie que reciba un "grant" de divulgador. Tampoco he visto aquí a nadie contandole "al vecino del quinto" en que se gastan sus impuestos (y eso que se organizan galas beneficas para recaudar dinero una vez al mes). La divulgación cientifica solo puede tener un enfoque holista que abarque grandes areas haciendo comprender a la gente las grandes ideas, y no los detalles de lo que hago cada día en el laboratorio (que en la mayoria de los casos no le interesa ni al tipo que trabaja en el laboratorio de enfrente).
Que la feria de la ciencia se llenó y la gente estaba entusiasmada?. Claro!. Del mismo modo que la gente se queda pasmada delante de los fuegos artificiales. Prueba a contarles despues los secretos de la quimica de la formacion de explosiones de color y veras cuantos se quedan a escuchar…

Estimados contertulios,

No se puede dejar de estar de acuerdo con el fondo del propósito – la exhortacion a la curiosidad, al fin – pero sí que es a mi juicio discutible la forma. Creo que la difusión de la ciencia no se debe tratar como una competición entre organismos para ver qué entidad tiene el "stand" más lucido o con más metros cuadrados pues corremos el serio riesgo de caer en la banalización de lo que no deja de ser una actividad que, para llevarla a cabo en condiciones, exige un profundo esfuerzo durante años de estudio. No estaría mal divulgar el "hecho" científico si no fuera porque cada semana asistimos a la publicación de varias docenas de supuestos hallazgos que no tienen seguimiento en los meses sucesivos, esto es, mayor o menor confirmación de su importacia o trascendencia, lo que resisten como datos útiles para seguir construyendo conocimiento. Divulgar desde luego; mostrar la actividad científica como algo que solamente vale si está acompañada por el éxito anunciado en los "mass media" es el ambiente ideal para que los Hwang, los Soria y sus émulos ocupen en solitario el espacio que deberian tener los científicos verdaderos que trabajan mucho y hablan poco.

Estimado "Uno", creo que la ciencia debería estar en los antípodas de los fuegos artificiales; lamentablemente muchas de las actuales noticias científicas son, en efecto, fuegos artificiales; humo, ruido, nada.

Seguid todos con salud.

ARC

Hola a todos,
Juanjo, acabo de ver que mi anterior comentario, en el que te contestaba comentaba algo sobre Gould, Mayr o el mismo Asimov, no ha aparecido publicado (me habré autocensurado sin saberlo?). En cualquier caso, y como hay nuevos comentarios, haré una pequeña valoración general…

Manuel, gracias por tu comentario y por tu entusiasmo con la divulgación. A pesar del pesimismo (en cierto modo justificado) de Uno, te invito a que no lo dejes…

En cuanto a Uno y a ARC, comparto con vosotros el problema de fondo: la mala valoración oficial de las divulgación científica, el sensacionalismo falso mediático y lo efímero del calado social de grandes hallazgos, como los últimos resultados de Massagué. Por cierto, ARC, lo de Hwang lo entiendo, pero lo de Soria? A lo mejor me he perdido algún escándalo científico, sin saberlo…

No obstante, como enamorado de la divulgación científica (soy científico, investigo, doy clases y, además, cuando dilato mi tiempo, colaboro con cuestiones de gestión universitaria…), considero que, sin dejar de luchar para que la difusión (que no es lo mismo que periodismo científico, ni mucho menos tienen que ser fuegos artificiales…) tenga la dignidad institucional que se merece -reconocimiento como tramo de investigación, proyectos o posibilidad de carrera científica o docente en el área, como apunta Uno-, tiene que ser considerado como un proyecto de largo recorrido.

Poco a poco, y aunque no lo vea claro Uno, la masiva afluencia a la Feria de la Ciencia, que crece año a año, lo demuestra: la curiosidad por aspectos científicos va calando en la sociedad. Poco a poco, el término "transgénico", por poner un ejemplo e independientemente de si se está a favor o en contra, empieza a ser algo a analizar que demanda información y no solo algo que "da yuyu"…

En fin… que sin dejar de estar de acuerdo con las opiniones pesimistas sobre el panorama actual de la divulgación científica que se han mostrado aquí, sí creo que es algo por lo que merece la pena luchar y no seguir escudándonos en "para lo que nos va a servir"… como justificación de nuestro autoinmovilismo.
Un abrazo.
JAL

Estimado José Antonio,

Gracias por tus comentarios. Estoy de acuerdo con tu reflexión general en torno a los beneficios objetivos derivados de una buena y rigurosa divulgación de la ciencia; sigo siendo radicalmente contrario al exceso de "vedettismo" de no pocos profesionales de la cosa científica. Me apresuro a aclarar que mi comentario respecto a Soria no era para dar a entender, ni siquiera insinuar, que esté involucrado en ningún escándalo científico como el coreano. Como científico en activo que ha sufrido muy de cerca el escándalo científico (falsificación e invención de datos publicados en revistas por parte de individuos de mi laboratorio), dos veces (2) durante mi trayectoria, no se me ocurriría acusar sin pruebas firmes a nadie de semejante monstruosidad. Dicho esto, me refiero a Soria como uno de los ejemplos señalados de "científico estrella" más irritantes. A fin de aumentar el impacto de las noticias, a menudo se acusa a los periodistas de inflar la importancia de los resultados obtenidos en los laboratorios y consecuentemente de crear falsas expectativas. No es el caso de Soria; no es el periodista quien distorsiona "al alza" la información si no él por su propia boca quien ha dado plazos, algunos bien cerca de vencer considerando cuando los dijo, para la curación efectiva de enfermedades mediante el empleo de las mal llamadas células madre (celulas troncales o primigenias me parece bastante más propio en castellano). Izpisúa, por ejemplo, no obstante trabajar en esa materia, es bastante más cauteloso o prudente cuando se le pregunta en cuanto a esperanzas en la aplicación de esa tecnología. No hay que perder de vista que el fin de ésta es la posible curación de gente con enfermedades difíciles y dolorosas y estimo que es un delito dar esperanzas infundadas de prontas aplicaciones, ahora mismo bien lejos de la realidad; lo último que faltaba, y ha sucedido, era el gran fraude de Wang o lo que me temo pueda ir por el mismo derrotero (las dudas en torno a los resultados de Verfaillie con células adultas, no embrionarias). Esas actividades, que cuando se confirman no hay que dudar en calificarlas de delictivas, ponen en riesgo el principal sostén de cualquier actividad científica como es la credibilidad ante la sociedad, beneficiaria de los avances producto de aquélla. Desgraciadamente, los malos usos en ciencia están más extendidos de lo que creemos o queremos creer. A los que no lo conozcan aún sugiero la lectura de un "commentary" que apareció en Nature ("Scientist behaving badly". Vol. 435/9 de junio 2005, pp 737-738) que pone de relieve el "estado-del-arte" en lo referente al fraude en ciencia.

A la espera de vuestros comentarios o apostillas, seguid todos con salud.

ARC

"Uno" sobre el tema de Gay Gould no comparto tu visión, como tampoco mucha gente en USA (mew refiero a sus colegas con los que yo discrepo). Y publicó más bien poco en papers indexados y sus colegas………… trinaban…. porque encima era más famosos que ellos.

Te recomiendo el capítulo que Michael Ruse (uno de los más afamados filósofos de la ciencia) en su libro "El Misterio de los Misterios" Ed. Tusqusts Metatemas 69. "Mystery of Mysteries. Is the evolution a Social Construction?. Más concretamente el capítulo 7 se dedica explíticmente a él y como le detestaban muchos de sus colegas. Luego me cuentas ¿vale?.

Juanjo Ibáñez

ARC, tienes razón, los casos con células madre embrionarias o adultas (esperando a ver qué pasa con las dos lobas clonadas) son sangrantes… Y, sin embargo, son fraudes que se han hecho desde la COMUNICACIÓN científica (natures y sciences) y no desde la divulgación aunque, lógicamente, esta segunda esté ligada a la productividad científica en casos tan trascendentales como los descritos.
A lo mejor, al principio, cuando amenazaba con irse a Singapur, Soria podría haber pecado de acaparador de medios (las circunstancias, a mi entender, así lo exigían) pero, para hacer justicia y aunque no tengo absolutamente nada que ver ni con él y con su grupo, desde hace unos años le he escuchado en más de una ocasión que habría que ir con pies de plomo a la hora de intentar aplicar los resultados básicos…

Ayer se me olvidó hace un pequeño comentario a una frase de UNO que, aunque es una creencia bastante generalizada, creo que es errónea y seguro que más de un compañero que ha comentado en este blog estará de acuerdo:
En su comentario, para decir lo difícil que sería divulgar cosas "profundas" decía lo siguiente:
"Prueba a contarles despues los secretos de la quimica de la formacion de explosiones de color y veras cuantos se quedan a escuchar…"
UNO, como ex-emigrante, me han invitado a dar charlas en el consulado alemán donde me crié, dando conferencias, por ejemplo, sobre mis resultados en el efecto de la infección de mutantes de herpes en oligodendrocitos y su papel en la movilidad mitocondrial… Te aseguro que, a juzgar por los comentarios y el debate posterior, se enteraron, les gustó y participaron activamente. El porcentaje de personas con los estudios primarios terminados era bajo… Te aseguro que si no somos capaces de contar a nuestro vecino lo que hacemos, de un modo ameno e inteligible, lo que falla no es el tema, sino nosotros. Pero claro, para eso tenemos que creer en lo que hacemos y estar convencidos de su utilidad, presente o futura, básica o práctica…

Ya que se ha recomentado algún libro por estos lares, y aún tentado de recomendar el mío, prefiero hacerlo sobre un clásico que, a pesar de su profundidad, al parecer, para un universitario de ciencias que quiera ir a la "fuente" de todo lo que existe, es todo un clásico: Camino a la realidad, de Sir Roger Penrose. Eso sí, para, además, disfrutar con la propia lectura, además de con el contenido, probad con este otro: La historia de la ciencia, de Javier Ordoñez, Victor Navarro y José Manuel Sánchez Ron.
Un abrazo.
JAL

Estimado José Antonio,

Hay que estar de acuerdo contigo que Soria está últimamente menos locuaz que hace un tiempo. Sin duda que los chaparrones en torno a las células madre han debido de servirle de ducha escocesa para atemperar su excesivo optimismo. No obstante, seguía empeñado en que los datos de Hwang eran "potencialmente válidos" cuando ya estaba cada vez más claro que era un estafador; pero es que algunos científicos tienen un concepto muy elástico de la honradez. Un ejemplo: hace unos años, Bernardo Nadal Ginard, cardiologo español afincado en USA, fue condenado a un año en un centro correccional de Boston, algo más suave que "el talego", por haberse apropiado de 400.000 dólares de la época (unos 50 millones de pesetas de las de entonces) cuando era un mandamás de la Boston Heart Children’s Foundation, entidad vinculada a la universidad de Harvard. En su contra, el juez tuvo en cuenta que en el ejercicio de sus funciones se había hecho con una fortuna en obras de arte valorada en unos 800 millones de pesetas (noticia publicada en el diario El Mundo. Sociedad, 6 de junio de 1995). Me imagino que amasar 800 millones debe estar al alcance de, por ejemplo, cualquier profesor de microbiología; confío en que me sacarás de la duda; sí que te adelanto que en el CSIC, mi lugar propio, no alcanzamos a eso. Pues bien, a pesar de lo poco limpio del sujeto, el resto de colegas que publican en las revistas del corazón lo siguen tratando con toda deferencia, invitándolo a conferencias, seminarios, etc. Ya digo, las reglas de honorabilidad no parecen ser siempre propias del colectivo .
Por cierto he leído hace muy poco que Hwang había vuelto a trabajar (!) ¿Tienes información al respecto? Si fuera verdad es lo que me faltaría por ver pues, dada la ejecutoria del espécimen ¿qué revista científica aceptaría sus resultados? Me temo que serían capaces de darle otra oportunidad; sin ir más lejos, algunos de sus colaboradores han hecho público el clonaje de varios ejemplares de lobo, no en Nature ni Science (sería el colmo) pero sí en otra revista, no recuerdo cuál. Por último, no olvidemos que tiene en su país un club de unos 15.000 miembros y que un camionero coreano se suicidó hace poco quemándose a lo bonzo por no poder soportar "la humillación a la que habían sometido a su idolatrado doctor Hwang" (sic).

Sigue con salud.

ARC

Lo de las lobas se publicó en Cloning and Stem Cells:
http://www.liebertonline.com/doi/abs/10.1089/clo.2006.0034

Efectivamente, tuvieron (y siguen teniendo) todos los problemas del mundo para colar el artículo. De hecho, hay por ahí alguna sospecha de posible chanchullo… No, si la cabra tirará siempre al monte. Te pongo un enlace de un post mío anterior donde toco el tema:
http://weblogs.madrimasd.org/biocienciatecnologia/archive/2007/04/09/63114.aspx

sobre "Hwanito", espero que no sea cierto lo que dices. Lo último que supe de él es que estaba siendo investigado por fraude de 6 milloncejos de euros (para sus gastos, ya sabes, otro que tampoco debe llegar a fin de mes…).
En cambio, como profesor de universidad, o como científico honrado del CSIC, sin alardes ni excesos, seguro que llegamos dignamente mes a mes. Eso sí… hipotecaos hasta la médula…
Un abrazo, compañero.
JAL

Estimado José Antonio,

Muchas gracias por las aclaraciones y los enlaces que brindas en tu última comunicación. No deja de tener gracia que la misma universidad desconfíe ya de la limpieza de los datos de sus vasallos. Lo que decías de la cabra y el monte…

Respecto al empleo de células adultas parece que sí que tienen una capacidad de manipulación mejor que las embrionarias, a pesar de las sospechas del trabajo de Verfaillie; además y de la mayor importancia, no tienen los problemas de ética que a no poca gente preocupan y que hay que saber respetar o tener en cuenta, al menos. Sin ser un experto en esa materia (sí que tengo mucha experiencia con toda clase de cultivos celulares eucarióticos) soy consciente de las muchas dificultades que encierra la manipulación de células en condiciones de cultivo; una de ellas es la casi inevitable aneuplodización, esto es el incremento del número de cromosomas, que todo cultivo muestra a medida que va aumentando el número de generaciones. De hecho, al revisar el estado cromosómico de diversos linajes de células madre, se comprobó que todas tenían cromosomas de más. El estudio se publicó el año pasado en Nature.

A mi juicio esta tecnología está muy verde aún y no veo otra que trabajar con seriedad y paciencia; lo peor que puede hacerse es lo que unos cuantos están haciendo o han hecho ya, inventarse resultados asombrosos que luego se han revelado falsos y demoledores para la credibilidad del colectivo científico. Creo que una denuncia atenta de estos tejemanejes, como haces en tu blog, es un servicio impagable a la sociedad para que esos comportamientos sean denunciados públicamente; para iniciativas de esa clase, cuenta conmigo siempre.

Sigue con salud.

ARC

Muchas gracias por tu propuesta de colaboración, ARC. Se agradece… y se acepta.

La verdad es que envidio la capacidad que tenéis más de un bloggero de seguir los comentarios de los blogs. A ver si me armo de paciencia un día de estos y me aclaro con lo de los RSS y demás herramientas…

En fin… En cuanto a lo de la ética en la investigación con células embrionarias, tienes razón; hay que respetar la opinión de los demás. El problema es cuando estas opiniones son muy dispersas. En ese caso, y como ocurre afortunadamente, no nos queda más remedio que delegar en los organismos internacionales oficiales que tienen que juzgar y discutir sobre estos problemas, como el Comité de Bioética Internacional presidido, por cierto, por el español Marcelo Palacios (www.sibi.org) y que ven con muy buenos ojos y esperanza dichas investigaciones.

En cuanto a los sentimientos de moralidad al respecto, como es lógico, debe quedar en el ámbito de lo personal, privado o, como decía aquel "filósofo", para comentarlo en círculos pequeños…

Y sí, efectivamente, hay publicaciones que hablan de ciertas degeneraciones cromosómicas tras el pase continuado de células en cultivo…
Vamos, que como bien apuntas y subraya Juan Carlos Izpisua, no dar un paso más hasta aprender a gatear…

Un abrazo.
JAL

Acabo de descubrir este magnífico blog, un placer. Soy biólogo actualmente haciendo un postdoc en el extranjero, y suelo visitar algunos blogs literarios, a falta de blogs interesantes de ciencia, por fin una excepción.

De paso quería comentar sobre Nadal-Ginard. Conozco el caso por gente muy cercana a el, y recientemente se le ha expulsado de Mount Sinai, donde Fuster le echaba una mano para "recomenzar", por falsificar datos para conseguir grants. Esa guisa calza el personaje en cuestión. Creo que hace pocas semanas fue relevado de su importante papel en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC).

Un saludo y hasta la próxima.

Estimados JAL y moscólogo,

Al hilo de vuestro comentario he encontrado una noticia en ABC (Sociedad, 14-6-2007) en la que se da cuenta de la renuncia "voluntaria" del espécimen como director científico del CNIC en Madrid muy poco después del cierre fulminante de su laboratorio en Mount Sinai. La noticia no especifica los motivos en cada caso aunque no hay que ser un augur para imaginar que debe tratarse de algo poco limpio; de hecho, según la noticia, su nombre ha desaparecido de los directorios del centro neoyorquino. Considerando que Fuster es quien controla la cardiología en las dos instituciones, parece evidente que algo turbio ha debido pasar en el sentido que apunta "moscólogo" de manipulación de datos en una solicitud de "grants".

Cabe felicitar a Fuster por su diligencia en quitar de enmedio a este individuo, si bien el agradecimiento sería total si informara públicamente de los motivos que le han llevado a tomar esa decisión. Por salubridad científica y moral, la propaganda científica ha de dar cuenta de lo bueno y de lo malo que ocurre en la ciencia, sin despachar los casos de corrupción con una faena de aliño sin dar apenas publicidad. Enfrentarse y dar la cara en estos casos ayudará a limpiar este negocio de gente corrompida y contribuirá no poco a consolidar la confianza pública en nosotros.

Seguid con salud,

ARC

Estimados contertulios,

Adjunto un CE que recibí ayer. Lo que sigue es un "copiado y pegado" del mismo sin alteración alguna. Creo que es un deber difundirlo para hacer saber que hay gente honrada que es humillada y perseguida por decir la verdad y no encubrir ni participar en la publicación de fraudes científicos. La desgraciada realidad es que éstos están seleccionados en contra respecto a los que falsifican o aquellos que viendo que otros lo hacen, callan: no quieren tener problemas y el problema, precisamente, es que ese comportamiento los hace cómplices. Aunque soy consciente que muchos seguirán queriendo esconder la cabeza debajo del ala para no enfrentar la fea realidad, negando la dimensión de esta lacra, la forma más radical del "publica o perece", la competitividad salvaje y la "excelencia científica" estimulan esas actividades corruptas. No cabe hacerse ilusiones de qué horizonte se nos presenta viendo como los científicos honrados son desplazados por "poco competitivos" por los golfos "muy competitivos".

Seguid con salud,

ARC

From: owner-wetlab@scripps.edu on behalf of Mridul Mukherji
Sent: Tue 6/26/2007 9:29 AM
To: wetlab@scripps.edu
Cc: schultzlab@scripps.edu
Subject: Wetlab: Irreproducible paper from Sheng Ding/Peter Schultz

Hello everybody,
Today is my final day at Scripps. I was a post-doc in Peter Schultz lab in the chemistry department. I want to tell you one of the strangest things I faced in my scientific career.
In one of our group meetings (called mini-meetings in Schultz lab) during the beginning of my post-doc in 2002 Sheng Ding (then a PhD student) came up with an idea to synthesize PCR-based siRNAs (short-interfering RNA) at a significantly less cost of $500,000. After listening to his idea which was jointly presented by Lianxing Zheng, a then post doc, I said in front of everybody that "I guarantee that this approach will not work."
Well, I was not liked by Pete for saying that and he agreed to synthesize the library anyway for 8000 human genes (It actually was produced at a cost in the range of $150,000). The paper was published in PNAS (Title: An approach to genomewide screens of expressed small interfering RNAs in mammalian cells; Lianxing Zheng, Jun Liu, Sergei Batalov, Demin Zhou, Anthony Orth, Sheng Ding, and Peter G. Schultz: Proc Natl Acad Sci U S A. 2004 Jan 6;101(1):135-40.).
Lianxing Zheng was the first author, while Sheng Ding and Peter Schultz were the corresponding authors. During this time Sheng Ding has become a faculty member of the Scripps chemistry department and apparently this was his first paper as an independent faculty.

Many people in the lab were trying to use this library, including me for two different screens, but unfortunately nobody could reproduce their primary screen results. Three months after the publication of the paper Lianxing Zheng (the first author) said in a mini-meeting that the PCR-based siRNA library DOES NOT works and Pete made himself a FOOL.
Most strangely, Pete instead of doing something about the paper got extremely annoyed with me and told me one time that if I speak about it I wouldn’t get his support for anything. I was harassed so bad that my choice was either to leave the lab then and loose two years of work and a paper (on which Pete started giving nasty, sometimes abusive comments) or take everything and keep quite and get a job and then leave. I have got a job now and been fired four days before my actual ending date because of not showing-up for meeting with Pete Schultz. Well, I am least interested to talk to him because I have no respect. I consider him the most dishonest scientist and the lowest human being I have come across in my life. I am very happy that I am fired, because under no circumstances I will support such science and his behavior.

As my friend Wenshe told me that nobody will trust me. Well, I know that. Pete will come with his own version. But just ask the following questions:
1. What was the reason Sheng Ding started looking for jobs one year after getting the faculty position here? I believe he had good interviews but then stayed no at Scripps. Then, what was the reason to look for jobs at the first place?(may be Pete thought that he scarred me enough and I am dependent on him and I will not speak).
2. Why Pete have Lianxing a bad reference for a job to Novartis?. His one line was something like "he worked hard without knowing what he is doing". I come to know this from Lianxing. I must mention that on Pete’s back Lianxing told a number of times that the library does not work and Pete is trying to hide it. (Four years after publication notbody in the lab is using it.)

3. Why Wendy Wang (the technician who PCRed the mouse library, this was synthesized after the human library) got fired?

4.Why Pete forced me to publish my cell cycle screen using another siRNA library into PNAS in return to transfer my H1B visa?

Last but the most important thing is that this is not a general practice in this lab and most of the people I the lab are very hard working, good and honest scientist.
Thank You and Good Luck,

Mridul Mukherji

Historias como esas, en mayor o menor medida (o con mayor o menor contundencia), desgraciadamente… no me son del todo nuevas…

Yo mismo podría contar la historia con todo un Pope de la Inmunología, en Israel, quien me pidió unos virus recombinantes para, 10 años después de mi publicación en Arth.Rheum. publicar prácticamente lo mismo pero, como editor de múltiples journals, publicarlo en el J. Inmunol. como paper inédito, novedoso y, ni siquiera (lógicamente) agradecerme o ponerme en la discusión…

Cuando le pregunté por esa conducta simplemente me comentó: habrá sido el editor de texto quien decidió quitar… "su referencia"…
Chúpate esa!

Lo más curioso es que, diez años después de mi publicación, la teoría de la implicación de la hsp60 en inducción de artritis está prácticamente abandonada…

En fin… de otras situaciones más cercanas… como decían Tip y Coll… hablaremos mañana…
Un abrazo.
JAL

Estimado José Antonio,

Estamos en un tiempo en que cualquier cosa vale para que la gente sin escrúpulos medre. Grandes "gurús" no vacilan a menudo en plagiar el trabajo de alquien con menos nombre, apropiándose con plena desfachatez de sus datos u observaciones. El exceso de competitividad hace que hoy en día este tipo de actividades sean muy frecuentes.

Abundando en el "affaire" Nadal-Ginard, adjunto una muy significativa noticia respecto a lo que parecen ser los motivos de su "dimisión voluntaria"; además de lo que apuntaba "moscólogo" en su comentario, también hay sospechas de fraude en artículo científico y apropiación de patentes. Confío en que no le vuelvan a dar más oportunidades para cometer desmanes.

Seguid con salud,

ARC

Algo raro ocurre en el CNIC
FUENTE |www.madrimasd.org

El director científico del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), y al alimón de su departamento de Cardiología Regenerativa, Bernardo Nadal-Ginard, ha dimitido. También ha "desaparecido" de su centro de origen, en el prestigioso hospital Mount Sinaí de Nueva York. Las causas de la dimisión no son conocidas. Los rumores, sin embargo, apuntan a hechos alarmantes.

Por el momento, lo único que ha trascendido acerca de la dimisión de Nadal-Ginard han sido "motivos personales", de acuerdo con fuentes del Ministerio de Sanidad. Ninguna explicación ha sido posible extraer del hospital neoyorquino. Sea cual sea la razón, la dimisión del director científico del CNIC, incorporado a su puesto oficialmente en agosto de 2006 pero con escasa presencia en Madrid debido a sus múltiples obligaciones en la ciudad de los rascacielos, abunda en las críticas vertidas por distintos investigadores sobre lo que califican como "gobierno errático" del centro.

Nadal-Ginard, de origen mallorquín, destacó ya en la década de los ochenta por sus aportaciones al conocimiento de los mecanismos moleculares que rigen el funcionamiento de los cardiomiocitos, las células del músculo cardíaco. En años sucesivos el científico se adentró en el estudio de las células madre y su posible uso como terapia celular para combatir enfermedades cardiovasculares. Sus trabajos de esa época, considerados pioneros en terapia celular, le otorgaron notoriedad internacional. Por aquel entonces desempeñaba su labor investigadora en la prestigiosa Harvard Medical School.

La trayectoria del científico mallorquín se quebró en plena década de los noventa cuando fue acusado de apropiación indebida de fondos. El caso se cerró en 1997. Science se hizo eco de la sentencia. En una breve nota publicada en marzo de ese año, la revista científica recordaba que Nadal-Ginard había sido acusado de desviar 117.000 dólares de la cuenta de la Boston Children’s Heart Foundation a su cuenta particular. También fue acusado de haberse apropiado de varios millones de dólares.

La defensa alegó, en su momento, la existencia de un "trastorno bipolar" para justificar la actuación del científico. Los argumentos de sus abogados no impidieron que fuera condenado a un año de cárcel y a reparar a la fundación de Boston con 6,5 millones de dólares. La falta de liquidez de Nadal le forzó a deshacerse de su colección de arte, valorada en unos 4,5 millones de dólares, a favor de la fundación. Nadal fue despojado de su licencia como médico y, en 1997, dimitió de su cargo en Harvard.

Pese a su encontronazo con la justicia, nadie puso en duda en ningún momento su valía como científico. De hecho, sus investigaciones sobre expresión génica en células madre y terapia celular cardíaca han continuado marcando la pauta. Hasta ahora.

Uno de los últimos trabajos de Nadal, publicado en Nature Clinical Practice, revela el papel de factores de crecimiento como mediadores en la activación de los mecanismos que controlan la regeneración del tejido cardíaco. Dicho de otro modo: el trabajo aporta nuevas evidencias sobre el potencial del corazón a repararse a sí mismo. La clave es "despertar" el programa genético de las células madre cardíacas. Otros muchos trabajos de Nadal apuntan en esta misma dirección, aspecto que le ha dotado de reconocimiento internacional.

No obstante, algo parece haber interferido en la carrera científica de Nadal. Y por lo poco que ha trascendido, el investigador podría haber topado de nuevo con la justicia.

Las acusaciones, en forma de rumores, son especialmente graves. Y sería preciso aclararlas por la dimensión que están alcanzando y por la poca transparencia con que se está ventilando el asunto.

La primera de las acusaciones, por lo escuchado entre pasillos, se refiere a fraude científico. Los resultados de sus últimas investigaciones, publicadas todas ellas en revistas de referencia, podrían haber sido manipulados. Las fuentes consultadas, aunque coinciden en la gravedad de la acusación, entienden que un fraude de este tipo es difícil de cometer y que, en cualquier caso, tarde o temprano acabaría saliendo a la luz. Es decir: los filtros actuales, aunque pueden esquivarse, son suficientes, según estas fuentes, como para que cualquier fraude en ciencia de frontera acabe siendo desvelado.

La segunda de las acusaciones habla de apropiación de patentes y, por tanto, de lucro personal.

Nadie, por el momento, ha hecho pública ninguna manifestación en un sentido u otro. Ni se han desmentido las acusaciones ni se han admitido. Simplemente, como publicaba el diario ABC recientemente, se ha hablado de "motivos personales". Pobre argumento, aunque pudiera ser cierto, para explicar la "desaparición" de Nadal de Nueva York y su dimisión en Madrid. Alguien debería, públicamente, aclarar los hechos. Y de paso, despejar las dudas sobre la gestión del CNIC, criticada desde sus orígenes tanto desde el punto de vista científico como organizativo. Valentín Fuster, director del CNIC, debería tomar la palabra.

Autor: Xavier Pujol Gebellí

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*