Reflexiones tras la VIII Feria de la Ciencia de Madrid…

Record de visitantes (más de 150.000) y de entidades participantes (más de 160), entre centros educativos, universidades, museos, centros de investigación… Incluso, hemos podido disfrutar de una delegación irlandesa. ¿Está cambiando algo o hemos asistido a una simple “lluvia fugaz de primavera”?

 

Desde mi percepción personal, y bajo el prisma de los stands con los que he podido colaborar o que he coordinado, la VIII Feria de la Ciencia “Madrid es Ciencia” no puede calificarse de otra forma que no sea de Éxito. Puedo afirmar profundamente que rara vez he podido contemplar tal aglomeración de personas sinceramente interesadas y ávidas de experimentar “ciencia” –y si de paso cae un regalito tras cada presentación…-. Según mis alumnos, que son muy sabios, pudieron asistir a un gran número de actividades para todas las edades: desde las más básicas, llevadas a cabo magistralmente por expertos de apenas un metro de altos –algunos de los cuales nos trasladaron a la cultura china, en el espacio, o a la medieval, en el tiempo- hasta las demostraciones científicas más sofisticadas que se mostraron en el principal organismo de investigación de España: el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Repito, ¡un éxito!

 

Bien… ¿Y ahora? ¿Vamos a continuar esperando que tal despliegue de pasión e ilusión esté en manos simplemente de unos soñadores con más entusiasmo que medios? Al margen de mi mayor o menor dificultad, como miembro de un prestigioso centro de investigación, para llevar a buen puerto nuestra representación dentro del macrostand del CSIC, varios fueron los compañeros de otros institutos que decidieron declinar la propuesta de llevar actividades a la Feria. “Estamos hartos de tanto altruismo. O llevamos una representación digna o no llevamos nada”, ha sido una frase que, más o menos, he escuchado a lo largo de los últimos meses en relación a la Feria. Al parecer, la Feria de la Ciencia, y a pesar de la masiva afluencia de visitantes, se resiste a despertar el interés de la clase política. La Presidenta de la Comunidad de Madrid, que había anunciado su presencia en la inauguración, finalmente no acudió. Tampoco me consta la presencia de ningún ministro (aunque podría estar equivocado). Sinceramente, no es que eche en falta la presencia de políticos en un evento así, pero no estaría de más que tomaran conciencia de la magnitud que, en este siglo XXI que ya anda solito, la difusión científica, la ventana de la investigación con la Sociedad, representa.

 

Constantemente, intento convencer a mis compañeros investigadores, veteranos en muchos aspectos, de lo maravilloso que es contactar con el “vecino del 5º” para hacerle saber en qué se va una ínfima parte de sus impuestos. Sin embargo, para que la difusión cale en el colectivo científico, primero tiene que hacerlo en sus evaluadores: comités de evaluación y productividad científica, incentivos, promociones, sexenios, más dinero para proyectos con partidas para la divulgación, establecimientos de infraestructuras en cada centro, así como de una red de comunicación (que ya existe) paralela a otra de difusión y la formación de científicos en divulgación (que no es periodismo científico…), entre otras medidas que podría pensar si se me da más tiempo para reflexionar…

 

Amo la divulgación científica, me apasiona la cara de un niño ante un tubo con nieve carbónica, con la extracción de su propio ADN, visionando cómo un linfocito se activa para protegernos de enfermedades, o ante el microscopio observando moscas mutantes o las bacterias de su propia cavidad bucal, –tal y como hemos llevado a cabo en el stand de la Feria que dirigí personalmente- pero, “Señores con capacidad de decisión política y social”: si quieren que esta lluvia necesaria de primavera vuelva en próximas estaciones, ¡compren el décimo de la dignificación de la difusión científica! (haciendo un símil con un mal chiste que me contaron alguna vez…).

Siento que este post no haya profundizado en los mecanismos moleculares de ningún proceso bioquímico o biólogomolecular, pero este blog sale todas las semanas y la Feria… La Feria es otra cosa.

 

JAL (UAM)

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*