mejorar la detección de brotes de infección en hospitales…

Gracia Morales, investigadora del Centro Nacional de Biotecnología (CSIC) en colaboración con la Escuela de Medicina de Hannover, ha desarrollado un nuevo sistema que detecta, de una manera más rápida y fiable, poblaciones de la bacteria “Pseudomonas aeruginosa“, un patógeno oportunista y resistente a los antibióticos capaz de provocar brotes infecciosos en hospitales.

 

Esta bacteria se encuentra en la naturaleza en hábitats muy variados (terrestres, acuáticos, asociado a plantas y animales) y supone un problema importante en los hospitales ya que se trata de un patógeno oportunista capaz de causar infecciones en personas con el sistema inmune debilitado como son los enfermos de SIDA o personas de edad avanzada, enfermos ingresados en UCIs, en las Unidades de Quemados y en enfermos de fibrosis quística. Además esta bacteria es resistente a muchos de los antibióticos utilizados habitualmente.

 

Hasta la realización de este trabajo, las herramientas de que se disponían para estudiar las poblaciones de bacterias patógenas eran caras y necesitaban personal muy especializado. Además, los resultados se demoraban hasta 15 días y el intercambio de datos entre distintos laboratorios era muy difícil ya que pequeñas variaciones en el uso de la técnica dan lugar a resultados no comparables.

 

En el estudio publicado se describe una nueva ténica para diferenciar las variantes (cepas)  de la bacteria P. aeruginosa. Se utiliza tecnología de microchips de DNA lo que permite diferenciar las variantes de la bacteria de una manera muy precisa. En el microchip se han incluido una serie de  secuencias de DNA que detectan pequeñas variaciones en genes presentes en todas las cepas de P. aeruginosa así como la presencia o ausencia de regiones de DNA que están presentes solo en algunas cepas.  La combinación de secuencias utilizada permite discriminar entre variantes no relacionadas con una tasa de falsos positivos menor del 0,01%. El chip está embebido en un tubo de microcentrífuga y todas las reacciones se realizan en él lo que facilita el manejo experimental. Los resultados se obtienen en  5 horas a partir de un cultivo bacteriano  y pueden almacenarse en una base de datos a la que pueden tener acceso distintos laboratorios y hospitales para su comparación.

 

La técnica descrita en el estudio permitiría, por ejemplo, conocer de una manera rápida y fiable qué cepa o cepas son las causantes de un brote infectivo que tuviera lugar en un entorno hospitalario ayudando a discriminar si procede del propio hospital o de un paciente previamente infectado y si la variante causante de la infección es más o menos agresiva. Esto permitirá reaccionar con más rapidez ante un brote infeccioso y ayudará a su prevención. Los resultados de la investigación han sido publicados en la revista PNAS, de la Academia de Ciencias Naturales de EEUU.

 

Gracia Morales (Centro Nacional de Biotecnología)

 

Comentario del coordinador del blog: El post de hoy parte de la nota elaborada para su divulgación tras la publicación, el pasado mes de abril, del PNAS (perdón por el retraso…)

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*