La cal y la arena en Biociencia: del Nobel en Medicina 2007 a las declaraciones de J. Watson…

Tal y como se han desarrollado algunos hechos a lo largo de los últimos días, me parece de justicia dedicarles, al menos, unas líneas. Por una parte, felicitar simbólicamente a los norteamericanos Mario R. Capecchi (de origen italiano) y Oliver Smithies, y al británico Sir Martin J. Evans por su Premio Nobel en Fisiología y Medicina, a estrenar. Por otra, llamar la atención, también simbólicamente, a un científico que, si bien, ya había dado señales de clasismo, misoginia y homofobia, ahora se desmarca con toda una declaración racista sin fundamento. Claro está… ¡él es blanco!

 

“Por sus descubrimientos sobre los principios para introducir modificaciones genéticas específicas en ratones mediante el uso de células pluripotentes embrionarias”, Capecchi, Smithies y Evans reciben el máximo galardón mundial otorgado por la Academia Sueca. Si bien, la modificación genética de ratones mediante microinyección de embriones en estadio uno (un óvulo recién fecundado) permite la inserción de material genético foráneo, con la técnica de la recombinación homóloga mediante manipulación de células madre embrionarias se puede modificar un gen “a la carta”. Obtenidas de blastocistos, estas células madre serán, tras su modificación genética, reinsertadas en un blastocisto diferente al de su propia procedencia, obteniéndose ratones quimeras para la posterior selección de las futuras líneas transgénicas (o cualquiera de sus variantes como knockout o knockin, por ejemplo). Todo un hito, toda una herramienta precisa en biología molecular y su proyección biotecnológica para el estudio de modelos animales de enfermedades, banco de pruebas o producción de animales con claro valor médico o farmacológico, que los tres galardonados han venido desarrollando en los últimos 20 años; desde sus primeras colaboraciones por aquel “lejano” 1985. Creo que es un reconocimiento justo, que ha consagrado una tecnología ya rutinaria en muchos laboratorios de esta aún más pequeña aldea global científica…

 

En el otro lado de la moneda, esta vez sin medias tintas, hay que inscribir a otro premio Nobel, aquel que hizo historia, en muchos sentidos, a mediados del siglo pasado al interpretar resultados de otros para describir la estructura de la que denominó “la molécula de la Vida”, el ADN y su típica doble hélice. En aquellos años de convulsión bioquímica, James Dewey Watson ya se hizo notar por alguna declaración bastante despectiva sobre Rosalind Franklin, la autora de las fotografías que fueron interpretadas, sin su autorización, por Watson, Wilkins y Crick –que recibieron el premio Nobel por ello en 1962, cuatro años después de la muerte de la joven y brillante científica-. Recientemente, en un libro sobre genes, chicas y laboratorio, en el que tampoco voy a entrar (me pareció penoso) vuelve a dar señales de arrogancia y otras lindezas. Pero nada que ver con sus últimas declaraciones sobre la posible autorización para abortar en el caso de que una madre averiguara que va a tener un hijo ¡homosexual! –como si ya estuviera caracterizado algún gen al respecto, por mucho que lo haya sugerido el también curioso Dean Hamer- y, hace unos días, y para promocionar de paso su último libro, que tampoco comentaré, se suelta con su ya mítica aseveración “los negros son menos inteligentes que los blancos”. Bueno, pensé que era el título de una película del estilo “los blancos no la saben meter”, pero no, no era una broma sin gusto, era una provocación en toda regla…  Ya puestos, yo tengo otro título… “como pasar de Nobel a borrico por la puerta grande”…

Como ya explicó un querido compañero en TV, la inteligencia es multifactorial. Puede que tenga componentes genéticos, sin determinar, pero, sobre todo, culturales, sociales, entre otros. Además, ¿Cómo definimos la inteligencia? Yo, por ejemplo, puedo definir la falta de ella, y es hacer declaraciones como la de nuestro… “amigo”.

JAL (UAM)

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

¡Claro que la inteligencia (las inteligencias) tiene (n) componentes genéticos!

Pero… someto a vuestra consideración este razonamiento:

La variabilidad genética es importante para la superviviencia de una especie. Si está muy bien adaptada determinado ambiente y toda su dotación genética responde a esa adaptación, un cambio en el ambiente puede ser letal para la especie.

Por el contrario, una especie con un amplio polimorfismo genético y por lo tanto con todo tipo de individuos, unos muy bien adaptados y otros muy mal, puede responder a un cambio ambiental, quizá gracias a los genes de esos individuos muy mal adaptados al anterior ambiente.

De ahí la importancia de la diversidad y lo importante que es mantenerla.

¿Vale esto para poblaciones humanas? ¿Y para la especie humana?

Si valiese, la responsabilidad de todos de cuidar, mantener, ayudar a los individuos peor dotados para las actuales condiciones ambientales además de un imperativo ético tendría un fundamento biológico: Por lo que pudiera pasar …

Y estarian más obligados (habrían de contribuir en mayor medida) quienes en el reparto de los genes (en el que su voluntad no ha intervenido) han obtenido los más beneficiosos para las condiciones que existen en este momento.

O sea, que aún cuando la inteligencia fuera SOLO genética, la discriminación entre humanos sería ilógica.

Final de ciencia-ficción:

La guerra fué guarra, el exterminio extremo, los muertos miles, etc.
De la civilización tecnólógica, orgullo del hombre del siglo XXI no quedó nada, los sabios que habién sobrevivido murieron de hambre, los no sabios ya habían muerto.

De toda la especie humana, solamete sobrevivieron los negros esos de África, tan poco inteligentes…

En fin …

Soy estudiante de Biotecnología y mi reciente lectura del libro "La Doble Hélice" de J.D.Watson cambió mucho mi forma de ver el mundo de la ciencia. Me pareció un libro buenísimo, bastante inteligente y, sobre todo, sincero: no se cortó a la hora de relatar su "robada" a Franklin. Luego, epílogo que introduce retractándose de sus opiniones sobre ella me convencieron de que simplemente era víctima de una época y una mentalidad. Pero conforme he ido leyendo sobre este hombre más se derrumba para mí el mito: aun me refugio en la esperanza de que símplemente chochee, y en su lucidez no fuese así.

supongo que pasará a ser para el resto de los años el ejemplo por antonomasia de como un descubrimiento de grandes dimensiones y que puede ayudar a la humanidad sobremanera no implica ser un modelo a seguir como persona…

Hay opiniones para todo, no hay que ser tan extremista.
Ver ejemplo:
http://www.elsabado.es/Gilipollas/Articulos/58ElementalqueridoW.html

Vaya, siendo como soy el coordinador, por alguna razón, los dos últimos comentarios que he mandado se han "caido". Lo siento, Ludovico y radiant (a ver si este lo admite el sistema. Ya se sabe, en casa del herrero…).

En cualquier caso, simplemente, aparte de saludaros, comentaba algo que puedo repetir para el comentario de ctorquemada, que está muy bien hablar de ciencia en ciencia… Y que, a estas alturas, no deberíamos rasgarnos las vestiduras por ningún dato científico, guste o no guste… Pero hacer afirmaciones, como la de este señor, así, gratuitas, sin ningún fundamento científico, basándose en aquel dicho de que: La ausencia de evidencias no es evidencia de ausencia… pues como que no…

Desde luego hay componentes genéticos en inteligencia, color de ojos o gustos por la música de La Charanga del Tio Tenorio, porgamos por caso, pero también hay otros muchos factores ambientales… En cualquier caso, la ciencia funciona por resultados contrastados, analizados, confirmados (o debería hacerlo)… no por observar que los "sirvientes negros" son menos inteligentes que el hijo de la vecina del 5º. Ni es serio ni propio de alguien con la relevancia mediática y científica de Watson.

También comentar a Radiant que leí el libro de ADN. Me pareció bien, pero eso de que reconocía su mal trato hacia Rosalind… más bién me pareció todo lo contrario y que, en cualquier caso, se escudaba en el trato de su compañero Crick hacia ella…
Sobre su ego y misoginia… tampoco está de más echarle un vistazo a su posterior libro… Genes, Chicas y laboratorio…
En fin…
un saludo

Me he percatado de que el comentario no tiene link a entrevista original. Personalmente me parece de una lectura muy interesante y no solo porque la frase se ha sacado de contexto.
http://entertainment.timesonline.co.uk/tol/arts_and_entertainment/books/article2630748.ece

Herby, su propio centro ha tenido que desmarcarse de dichas declaraciones (incluso creo que lo han cesado… de parte de sus funciones) Todas las conferencias que tenía programadas en Reino Unido han sido canceladas…, más de 20 científicos Premios Nobel, como él, le han puesto a caer de un guindo… "Sacadas de contexto"? Todo el mundo?
En 1956 (año arriba o año abajo), cuando le preguntaron por su compañera Rosalind Franklin y el posible "robo" de su trabajo… todo comentario fue… "estaría más mona si se hiciera algo en el pelo"… También fue una frase… sacada de contexto? Creo que es el contexto de este hombre… el que siempre ha estado rozando lo inadecuado…
JAL

Pense que el contexto siempre era importante para que cada uno se pueda hacer un juicio equilibrado e independiente en cualquier situacion…

(requerido)

(requerido)


*