Frutoterapia molecular…

En 1994 la empresa Calgene sacó al mercado su famoso tomate transgénico Flavr-Savr de lenta maduración. El invento fracasó debido a la mala elección de la materia prima (un tomate caro y poco sabroso). De hecho, uno de los agricultores contratados por la compañía, al ver el resultado final señaló: “ponga a un biólogo molecular en una granja y se morirá de hambre”. El famoso tomate modificado genéticamente fue el primero en salir al mercado. Duró poco…

Casi 15 años después, tenemos más tomate. En esta ocasión, se trata de tomates morados modificados por un grupo de investigadores del John Innes Centre de Norwich (Reino Unido) con varios factores de transcripción procedentes de otra planta mediterránea, la dragonaria, implicados en la coloración roja de los pétalos y con altas propiedades antioxidantes.

 

Según publica la revista Nature Biotechnology, se trataría del primer alimento transgénico con posibles propiedades anticancerígenas como consecuencia de dicha actividad antioxidante. Estos tomates, intensamente morados al madurar, debido a la sobreexpresión de los transgenes, se utilizaron como alimento para unos ratones especialmente diseñados que eran altamente susceptibles a parecer cáncer. Un grupo de animales alimentados con los tomates modificados resultaron menos sensibles a los tumores que aquellos suplementados con tomates normales. Según Cathie Martin, miembro del equipo investigador, todavía es pronto para saber si estos tomates suplementados genéticamente con antocianina, responsable del pigmento morado, tendrían el mismo efecto en humanos. Todavía es pronto para comprarse una cajita de tomates morados, o para que su medico le recete un tomate transgénico tres veces al día, eso sí, entre comidas…

 

JAL  (UCCUAM)

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

El ser humano requiere alimentos que le ayuden a construir y a restaurar su organismo. Las frutas son alimentos ricos en edificadores (las proteínas), combustibles (los lípidos) y alimentos de fuerza (los glúcidos), además del resto de componentes que son vitales y que los contienen en diferentes cantidades. http://www.bellezanuestra.com

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*