Por su trasero les conoceréis…

Si me lo permiten, hoy quiero hablarles de traseros. Es obvio que hay traseros más conocidos y populares que otros, pero no es mi misión, al menos en este foro, hacer un ranking. ¿Sería usted capaz de reconocer a sus amigos y seres queridos por el trasero?…

 

Pues según cuenta la revista Advanced Science Letters, nuestros primos hermanos, Pan troglodytes, es decir, el chimpancés de toda la vida, sí son capaces de distinguir a sus semejantes tanto mirando la cara como… el orto, con perdón.

 

Según el experto primatólogo, Frans de Waal, del Centro de Investigación con Primates de Yerkes y coordinador del estudio, trabajando con simios, al mostrarles fotos de diferentes partes del cuerpo de otros congéneres, familiares, amigos o extraños, éstos reaccionaban claramente ante aquellos más cercanos. Los reconocían. Obviamente, en el mundo salvaje, reconocer a un amigo o enemigo puede significar la pequeña, pero sutil diferencia, entre vivir o… no.

 

Se hicieron una treintena de ensayos por día. Si se reconocían y emparejaban las imágenes mostradas, los chimpancés recibían una recompensa, en forma de manzana o plátano. Todo un premio para ver cómo un mono reconocía el culo, con perdón, de su compañero… o compañera. Pero no se equivoque; el estudio es serio, o eso se pretendía… En algún momento de la evolución, el hombre ha perdido la sutileza de reconocer los pequeños detalles físicos de sus congéneres… Y eso que, como muchos simios, vivimos en una gran jungla y nos sería muy útil poder diferenciar a propios de extraños…

 

JAL (CBMSO y UCCUAM)

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Estimado JAL,
en absoluto hemos perdido la sutileza evolutiva de reconocer los pequeños detalles físicos de nuestros congéneres. E inmediatamente te pido disculpas por discreprar. Aunque admito que hay mejores y peores fisonomistas. Y no solamente los reconocemos (los rasgos) en ellos mismos, sino que los reconocemos en sus descendientes: esos ojos son de su madre, ese andar es de su abuelo. Y no solamente es un reconocimiento vacio, sino que cada reconocimiento en imagen completa, o Gestal, dispara su emoción concomitante. Jamas olvidaré el caminar de mi padre al fondo de la calle cuando regresaba del trabajo, humilde, cansado, con su traje raído, sin ninguna concesión a la coquetería. Los hombres no lloran. Ni se puede estar llorando siempre. Pero hay abundancia de lágrimas internas y rios y mares de lágrimas por cada imágen amada. Y en cuanto a los traseros… Darwin, especulando sobre el posible roll de la selección sexual en la evolución, decia que con una frecuencia altísima, en las mujeres hotentotes las nalgas se proyectan ampliamente, son esteatopígicas, y que sus congéneres admiran realmente esa cualidad anatómica. ¿Recuerdas la historia de la Venus hotentote?. Y las venus calipigias. Y todas las otras venus…Ninguna habría sido admitida en un desfiles de modelos actual. Lo que pasa es que los que organizan los desfiles de modelos de ahora no tienen realmente verdadero interés en las mujeres. Más bien se diría que las odian porque producen imágenes escasamente
"concupiscentes". A pesar de sus perifollos.
Un enorme saludo

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*