Envejecen tus células y envejeces tú: papel de MGRN1…

Con el aumento de la esperanza de vida, por ejemplo, una sola neurona ahora puede llegar a necesitar mantenerse viva y funcional durante cerca de los 100 años… ¡o incluso más! Esta “necesidad de sobrevivir” para toda la vida es de tal relevancia para la especie que las neuronas poseen mecanismos muy robustos para contrarrestar la mayoría de los factores que llevan a la pérdida de función –a ese proceso que hemos denominado envejecimiento-.


El colesterol del cerebro y la memoria del yayo

A medida que envejecemos, nuestro cerebro va sufriendo alteraciones que afectan nuestra capacidad de aprendizaje y memoria. Investigaciones realizadas en el Laboratorio de Carlos Dotti en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa han demostrado que una de estas alteraciones es la pérdida de colesterol de una zona del cerebro íntimamente relacionada con estos procesos: aprender y memorizar.