Posts etiquetados con ‘IHW2014’

IHW 2014: Congreso mundial de herpesvirus

Tras mi regreso de Japón y dejando ya el Jet lag como un vago recuerdo, retomo el resumen del 39º Congreso Anual Internacional sobre Herpesvirus donde lo dejé –incluido el sentido recuerdo a las víctimas del vuelo MH17 de la Malasia Airlines-. Ahora que estamos todos inquietos por la evolución del Ébola en el África Occidental –incluyendo a la única víctima, hasta la fecha, española-, creo que no es insana costumbre que, tras la asistencia a un congreso científico, se proceda a compartir con aquellos curiosos interesados –compañeros, alumnos, ciudadanos con el nivel de cultura suficiente para comprender aspectos, a veces, demasiado técnicos…- algunos de los puntos tratados por los principales expertos mundiales en cada materia. Creo que la asistencia a los congresos y su posterior informe deberían potenciarse desde las instituciones, con el apoyo financiero adecuado.  En caso contrario –en el caso de que los congresos constituyan algo casi como los antiguos bonobuses, “personal e instransferible”-, la asistencia a estas conferencias internacionales podría representar una “aventura mística” de quien las realiza y, claro… acabar en el saco de… “¡mira, éste/a va a los congresos… a lo que va!”

Sea como fuere, no me corresponde a mí, ni ahora, elucubrar sobre la política congresil. Zapatero -¡ése no, el genérico!-, ¡a tus zapatos! Vaya por delante esta pequeña muestra de lo que pude asimilar sobre “cienes y cienes” de charlas, debates y discusiones frente a los socorridos pósteres científicos…

Si tuviera que definir con una sola palabra este 39º Congreso Anual Internacional de Herpesvirus, ésta sería un guarismo; concretamente el número 3. El 3 ha definido, como científico y divulgador, mi experiencia en esta reunión de trabajo que congregó, del 19 al 23 de julio, en torno a 400 virólogos avezados en las múltiples ramas de la familia Herpesviridae en una isla artificial para exposiciones y congresos frente a la costa de la ciudad nipona de Kobe, famosa, entre otras cosas, por su exquisita carne procedente de un ganado mimado –dicen que hasta con música de Mozart-.

Tres fueron los días –que no jornadas- que me llevaron desde Madrid a Osaka vía Estambul. Tres los coordinadores y organizadores de las jornadas científicas: Koichi Yamanishi, Yasushi Kawaguchi y Yasuko Mori. Tres fueron, aparte de sesiones satélites o mañaneras, las jornadas intensivas de conferencias, presentaciones orales o debates junto a los pósteres, y tres fueron, a mi juicio –que no tiene por qué ser el mejor de los posibles- los grandes temas tratados. Por una parte, destacar la inmunoterapia frente a la varicela y el zóster, con una sesión dedicada a la patogénesis del VZV y el desarrollo de la vacuna Oka de Michiaki Takahashi que, además de eficaz frente a la infección primaria, también parece efectiva como prevención del herpes zóster y la neuralgia posherpética. Asimismo, la estructura, entrada y transporte viral ocuparon un gran número de sesiones –que, desde mi siempre humilde punto de vista, contribuyeron a dejar aún más abierta la cuestión-. En este sentido, se mostró el papel de las principales glicoproteínas herpéticas y ligandos celulares, como la nectina o, incluso, varios miembros de integrinas, en la “captación” viral. Finalmente, el tercer bloque temático que quisiera mencionar abundaría sobre latencia, reactivación y patogénesis, con cuestiones trascendentales como la respuesta inmune local hacia HSV-1 latente en los ganglios sensoriales o el papel de las principales proteínas virales en la activación del ciclo de algunos herpesvirus en neuronas. (más…)

Etiquetas: , , , ,
Categorias: VIRUS EN GENERAL

“In Memoriam”; la virología mundial, así como la cordura humana, está de luto: del triste congreso internacional sobre el SIDA al de Herpes…

Llevo varios días participando en el 39º Congreso Anual Internacional sobre Herpesvirus, en Kobe, Japón. Hace unos días sobrevolé parte del Mar Negro en mi ruta desde Madrid, con escala en Estambul. No me enteré hasta que, como todo turista que se precie, indagué sobre los canales de TV que mi hotel ofrecía. No daba crédito a lo que, desde la CNN, transmitían: no muy lejos, en tiempo y espacio, de por donde la Turkish Airline que nos trajo a Osaka había sobrevolado, una ignominiosa muestra –una más- de hasta donde la sinrazón y locura humana pueden llegar, había segado, a golpe de tecnología bélica –esa en la que prácticamente todos los países invierten más que en ciencia civil- la vida, las ilusiones, el futuro, la esperanza –y las esperanzas- de 298 personas –dicen las noticias, como queriendo enfatizar que hay clases y clases de muertos, que eran civiles-. Junto a las víctimas, miles de familiares, amigos, colegas y compañeros acabaron igualmente, como el vuelo MH17 de la Malasia Airlines, entre restos humeantes de dolor.

 

No me corresponde a mí, y ahora, en este “receso” entre conferencias, reflexionar sobre los motivos –siempre injustificados- que llevan a un hombre –o una mujer- a estos límites del oído. Ninguna causa personal, étnica, económica, idiomática o territorial justifica el odio que lleva a una persona a segar la vida de nadie. Pensaba tomarme unos días de asueto bloguero mientras muestro algo de mi investigación sobre herpesvirus a mis colegas de todos los puntos cardinales del Globo y, además, aprendo muchísimo más, pero, entre otras muchas razones que quiero dejar claras, como científico; como virólogo, quería, además, destacar que entre esos casi 300 cuerpos, más de 100International AIDS Society – AIDS 2014 eran de virólogos que, según parece, se dirigían a Melbourne, Australia, al XX Congreso Internacional sobre el Sida, que comenzaba el 20 de julio. Más de 100 científicos, médicos y activistas, ya no podrán aportar nada sobre la investigación de una de las pandemias más dramáticas del siglo XX –y lo que llevamos del XXI-. De hecho, otro científico, Trevor Stratton comentaba que, “quizás, la cura contra el SIDA viajaba en ese avión”. No sé si la cura, pero sí muchas aproximaciones científicas en esa dirección. Por poner nombre propio a esas 100 víctimas que, como yo mismo, se dirigían ese día a un congreso internacional, mencionaré, sencilla y dolorosamente a Joep Lange, brillante investigador clínico holandés, expresidente de la Sociedad Internacional del SIDA y Glenn Thomas, portavoz de la Organización Mundial de la Salud. Descansen en paz; algo que no haremos los demás hasta que cese esta locura –y si alguien me tacha de demagogo, pues sí, es cierto, pero me lo pide el cuerpo-. (más…)

Etiquetas: , , , , ,