Los priones y las vacas más locas

Según acaba de publicar la revista PNAS, un grupo de investigadores multidisciplinares y multinacionales ha aportado nuevos datos sobre el mecanismo que impediría la transmisión de priones entre distintas especies, algo que podría ser vital para el control de algunas encefalopatías espongiformes…


La cara positiva de los priones

Los priones, o proteínas infecciosas, parecían desafiar las leyes biológicas a ser capaces de replicarse e infectar un organismo sin el concurso de material genético alguno. Aunque se descubrió que esto no era así, que detrás de una proteína hay siempre un gen, esto es, ácido nucleico, si es cierto que, mediante inducción de cambios conformacionales –cambios en su forma-, el prion era capaz de, de alguna manera, perpetuarse produciendo enfermedades tales como el scrapie en ovejas, vacas locas, su versión humana, una variante del Creutzfeldt-Jakob o el kuru, también en humanos comedores de… humanos…







Un nuevo modelo de infección por priones

Son agentes infecciosos únicos. Aparentemente ajenos a las reglas convencionales de necesitar ADN (o ARN) para causar enfermedades neurológicas fatales como la denominada Creutzfeldt-Jakob, Encefalopatías Espongiformes Bovinas, Insomnio Familiar Fatal, Scrapie o, incluso, el Kuru, una enfermedad asociada al canibalismo social que practicaban algunas tribus de Papúa Nueva Guinea. Por supuesto, me estoy refiriendo a los Priones o Proteínas Infecciosas…