Un virus común y una enfermedad autoinmune también común

En la celiaquía, se produce una respuesta exacerbada al gluten, componente del trigo, cebada y el centeno, entre otros. Como resultado del daño autoinmune, el intestino no absorbería algunos de los componentes necesarios de los alimentos. Tal y como parece ocurrir con nuestro modelo experimental sobre esclerosis múltiple, un estudio reciente sugiere fuertemente, como se dice en ciencia, que otro virus, aparentemente inocuo, podría jugar un papel destacado, en este caso, como desencadenante de la celiaquía.