Archivo de octubre, 2005

Desdoblamiento de la M-501

 

El pasado 25 de octubre tuvimos la oportunidad de oír a los responsables de Obras Públicas y de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid: el desdoblamiento de la M-501 es inevitable e imprescindible. A partir de febrero de 2006 comenzarán las obras. Lo de estos meses de retraso no sé si es por cuestiones inherentes al proyecto o, sencillamente -a mi me parece que sí-, un a modo de periodo de gracia para que tengamos oportunidad de despedirnos. Evidentemente intentaré disfrutar al máximo estos días de otoño e invierno porque a partir de febrero la transformación será tan brutal que dejaremos de reconocer aquel hermoso rincón de Madrid.

(más…)

Etiquetas:
Categorias: General

Destrucción de hábitats

La lectura de un artículo que aparecía en el cuadernillo sobre Madrid de EL PAÍS del día 10 de octubre sobre la intención del ayuntamiento de Miraflores de la Sierra de urbanizar 105 Has en un par de fincas propiedad del ayuntamiento, me ha hecho sentarme delante del ordenador.

No es necesario haber leído los textos de Biología de Conservación que han aparecido a lo largo de los últimos años o estar ducho en la bibliografía científica sobre estos temas para tener la certeza, o al menos la intuición, de que la destrucción directa de hábitats naturales es, con toda probabilidad, el problema más importante para la conservación de la diversidad biológica. A la gente de buena fe, enseguida le vendrá a la cabeza la destrucción de las selvas tropicales y las brutales tasas de deforestación que se han alcanzado en la recta final del siglo XX pero, probablemente, sólo unos pocos son conscientes de que ese proceso de destrucción también lo vivimos en el patio de nuestras casas. Los errores cometidos en la planificación y ordenación de usos en nuestro territorio y en los territorios vecinos han hecho que la presión sobre los hábitats naturales en la vecindad de Madrid sea insostenible, y que sin embargo los territorios de provincias muy próximas a Madrid, como Ávila, Segovia, Soria o Cuenca, sean auténticos desiertos demográficos. En fin, ése es otro problema al que deberemos dedicar tiempo más adelante.

La verdad es que llama la atención que no haya prácticamente diferencias en este afán destructor y urbanizador entre ayuntamientos ni entre los partidos políticos que los sustentan. El ayuntamiento de Miraflores tiene un alcalde socialista, pero buena parte de los ayuntamientos que en el corredor Noroeste han destruido la práctica totalidad de su entorno, son regidos por alcaldes populares, como por ejemplo el paradigmático ayuntamiento de Majadahonda o la nueva propuesta de plan general que eleva el de Valdemorillo y que supondrá casi 30.000 vecinos nuevos -multiplicar por cuatro lo que hay en la actualidad-. Tampoco se salvan los regidores de Izquierda Unida con un ejemplo realmente llamativo como es el de Rivas-Vaciamadrid, que ha urbanizado buena parte de su término municipal sobre hábitats prioritarios incluidos en la Directiva de Hábitats de la UE como son las estepas yesosas. ¿Por qué? Son todos nuestros regidores tan inconscientes, insensibles o sencillamente salvajes como para liderar esas destrucciones irremediables. Por supuesto, todos sospechamos que detrás de alguno de estos afanes urbanísticos se ocultan intereses inconfesables y probablemente delictivos, pero me niego a creer que eso mueva a la mayoría de los alcaldes. En fin, puedo parecer ingenuo pero realmente creo que muchos alcaldes realmente quieren mejorar la calidad de los servicios ofrecidos a sus vecinos. Entonces ¿por qué se embarcan en estos proyectos destructivos? Creo que la razón es evidente: la financiación de los ayuntamientos. Sin tener intención de complicar mi exposición en cuestiones técnicas de financiación municipal, no cabe duda de que buena parte de los ingresos de éstos es función de su tamaño, a mayor número de vecinos mayor financiación. Éste es el principio que rige buena parte de los canales de financiación pública a todos los niveles. Si a ello sumamos los ingresos a corto plazo ligados a la ejecución de las obras podemos empezar a entender alguno de los por qués.


Necesitamos desarrollar herramientas que compensen este principio indiscutible. Un municipio de pequeño tamaño pero que mantenga en su término recursos biológicos y naturales valiosos, por ejemplo Miraflores o Valdemorillo, debe recibir algún tipo de compensación -como servicios ecosistémicos que diría algún experto en ecología económica- que le permita cubrir los estándares de calidad que buscan sus regidores sin tener que destruir su patrimonio biológico y cultural.

Sólo la comunidad de Madrid tiene la llave. La tiene por dos razones: la primera es que puede poner coto a esto ya que la decisión final le compete a la comunidad; la segunda es que puede hacerlo, sobre todo, a través de la puesta en marcha de medidas de financiación compensatoria que permitan compaginar los recursos en los ayuntamientos y la conservación del medio natural.

Etiquetas:
Categorias: General

Presentación

Presentación

Con este mensaje queremos poner en marcha un blog que hemos denominado Conservación y Restauración: la última oportunidad. Creemos que el título es bastante explícito. Tenemos poco tiempo, pero todavía hay margen para que Madrid no se termine convirtiendo en un desierto biológico. Nuestro objetivo es que esta herramienta se convierta en un cauce eficaz para que los investigadores madrileños que trabajan en biología de conservación y en ecología de restauración puedan compartir de forma fluida y sin las restricciones impuestas por los mecanismos habituales de difusión científica, sus experiencias y, sobre todo, hacer llegar a todo el mundo esta información. No se trata de construir un foro académico, ni mucho menos. Queremos que participen los científicos, pero también todo aquel que quiera opinar, denunciar o sencillamente compartir información o experiencia.

La Biología de Conservación es una ciencia de “crisis”, tal como la definió Soulé. Con ello no se trata sólo de destacar el desolador panorama de nuestros recursos biológicos si no, también, de indicar que los investigadores nos tenemos que implicar en la ardua tarea de conservar y restaurar todo ese patrimonio. Creemos que ésta puede ser una buena oportunidad para que todos nos impliquemos un poco más en este apremiante objetivo.

A muchos les puede parecer que la pérdida de diversidad biológica es algo que no les afecta. Algunos porque piensan que eso no ocurre en nuestro entorno inmediato y, a otros, sencillamente, porque consideran que esta pérdida no es más que un subrrogado, quizás doloroso, pero inevitable del desarrollo. A los primeros hay que decirles que nada más alejado de la realidad. Desgraciadamente son muchos los ejemplos en Madrid que nos dibujan otra realidad. Especies emblemáticas como el lince ibérico recorrían los valles del suroeste de Madrid sólo hace una decena de años. Las estepas semiáridas del sur de Madrid eran el hábitat de plantas endémicas como Clypeola eriocarpa o Veronica chamaepytiodes, plantas que ya no encontramos aquí. A los segundos, decidles que no es necesario pagar esa tasa de destrucción para mejorar la calidad de vida de todos. Desgraciadamente en Madrid esta posibilidad temporal de revertir el proceso de destrucción se acorta, dado que el modelo de desarrollo al que nos hemos subido no parece ser la opción más respetuosa con nuestro patrimonio biológico. Pero incluso esto todavía se puede cambiar, o por lo menos eso es lo que creemos los que estamos embarcado en este proyecto.

No parece el momento de entrar a analizar las causas de este deterioro y como se aborda cada problema: la destrucción directa de hábitat, la fragmentación, el cambio climático serán temas que iremos viendo más adelante. En este momento sólo queremos pedir la participación de todo aquel que tenga interés por estos temas o que simplemente tenga algo que aportar.

Etiquetas:
Categorias: General