Archivo de noviembre, 2005

A vueltas con el desdoblamiento de la M-501

Estimados amigos y compañeros del blog

El tema del que iba hablar hoy es el del valor de las vías pecuarias como corredores biológicos y de los problemas de conservación que presentan. Pero lo dejaré para más adelante. Me gustaría discutir brevemente alguno de los comentarios que hemos recogido en relación con el desdoblamiento de la M-501.

La verdad es que resulta muy ilustrativa la lectura de todos ellos dado que recogen buena parte de los argumentos que tradicionalmente se elevan para defender este tipo de actuaciones. De forma sintética se pueden reunir en lo que en el texto anterior denominábamos “tributo ambiental necesario”. Es decir, nadie discute que se va a producir una destrucción directa del hábitat y una fragmentación intensa de este territorio, lo cual desde el punto de vista que se maneja es inevitable, sino que lo que se esgrime es que los beneficios, mejora de la accesibilidad, disminución de siniestros, desarrollo económico local, compensan los problemas ambientales asociados a la construcción de la infraestructura.

Ése es, con toda probabilidad, el punto clave. No resulta sencillo realizar un análisis de coste-beneficio de la obra, dado que aunque los beneficios económicos y sociales pueden resultar evidentes, no es tan sencillo evaluar los costes ambientales. Es por ello que la misma Comunidad de Madrid solicitó en la anterior legislatura un informe técnico y científico al Consejo Superior de Investigaciones Científicas. El informe fue concluyente y la recomendación clara y contundente: no es recomendable es desdoblamiento de esta carretera.

Lógicamente, los numerosos científicos del CSIC y de alguna de las universidades públicas madrileñas que han intervenido en el informe no son insensibles a las recomendaciones que desde los ayuntamientos y determinados colectivos locales se elevan a favor de la obra, sino que su conclusión se basa en consideraciones técnicas de muy diferente naturaleza, por supuesto biológicas, pero también sociales y económicas. Es decir, desde un punto de vista técnico, sin pasiones, ni subjetividad, la recomendación es inequívoca. La obra no debería hacerse.

Como veis, estos comentarios son puramente técnicos. Mi opinión, ésta si subjetiva y como vecino de la sierra oeste (de los que quedan atascados en la carretera en cualquier fiesta o incluso en buena parte de las mañanas), la incluí en el anterior comentario. Creo que este problema, como buena parte de los problemas de la comunidad, tiene que ver con una ordenación territorial descabellada y la existencia de un auténtico agujero negro como es Madrid. No parece razonable que Madrid siga creciendo de forma incontrolable, mientras que todas las provincias a nuestro alrededor son auténticos desiertos demográficos. Es evidente que el oeste de Madrid necesita un fuerte apoyo para su desarrollo “sostenible”, pero desde nuestro punto de vista dicha mejora no vendrá nunca de la mano de los desarrollos urbanísticos, ni de la construcción de una autovía en una zona tan sensible. Sólo con una fracción pequeña del presupuesto que se maneja se podrían conseguir ambos objetivos: mejora del tejido productivo local y mejora de servicios, así como minimización de riesgos en la actual carretera y mejora de la conexión con el resto de Madrid. Técnicamente eso no tiene ningún problema, políticamente probablemente sí.

Adrián Escudero

Etiquetas:
Categorias: General