Archivo de mayo, 2015

Efecto de las plantas invasoras en el centro de la Península Ibérica

 

La introducción de especies potencialmente invasoras a través de cultivo ornamental o con fines de rehabilitación (p. ej. en bordes o medianas de carretera) se está convirtiendo en un grave problema medioambiental. Estas especies interaccionan con las autóctonas y pueden ser otra causa más para la perdida de la diversidad. Generalmente, las especies invasoras son capaces de transformar la estructura de los ecosistemas a través de fuertes mecanismos de competición o bien produciendo cambios en las condiciones medioambientales de las que dependen provocando incrementos en la mortalidad de los individuos de algunas especies y causando selecciones en la flora natural.

En el caso de Spartium junceum se da la circunstancia de que es un arbusto mediterráneo que sólo se considera nativo de unas pequeñas áreas en el sur de la Península Ibérica, pero que se cultiva ampliamente para la rehabilitación de los márgenes de carreteras o en medianas de autopistas. Por ello, hemos estudiado el efecto de esta especie sobre la vegetación natural en el parque regional de la Cuenca Alta del Manzanares en Madrid. En el año 1979 con motivo de la ampliación de la carretera de La Coruña (A6) se rehabilitó un área dañada con este nanofanerófito y posteriormente, con la declaración del parque regional esta zona fue incluida como parte del mismo en 1985.

Dada la geomorfología de la zona se pudo hacer una comparación de esa antigua plantación de Spartium junceum con la nativa de Cistus ladanifer a distintos niveles y exposiciones; así se analizó las características de los suelos, la composición del banco de semillas temporal y permanente bajo estos arbustos, la composición de los pastizales anuales que se desarrollan entre los mismos y la producción primaria neta de dichos pastizales.

Los suelos bajo Spartium mostraron un contenido de nitrógeno superior, lo que indica su capacidad -en común con otras leguminosas- de fijar el Nitrógeno atmosférico lo que confiere una ventaja sobre Cistus, que es N-limitado. Otros nutrientes del suelo como el fósforo, el magnesio y el calcio, y la disponibilidad de agua también son más altos en los suelos bajo Spartium que bajo Cistus. El fósforo que, generalmente se ha descrito como un factor limitante para aquellas especies fijadoras de nitrógeno, es paradójicamente la variable más significativa para el éxito de Spartium. La disponibilidad de agua, factor clave para la vegetación mediterránea, sobre todo en otoño cuando se recargan los suelos, también se mostró más favorable para Spartium, que es capaz de retener agua debido a su crecimiento que produce un dosel más cerrado que el de Cistus, evitando así su evaporación, lo que contribuye a su éxito.

Los pastos anuales muestreados son los típicos mediterráneos silicícolas bajo Cistus, mientras que son ruderales los encontrados bajo Spartium. En el banco de semillas temporal también hemos encontrado un predominio de especies terofíticas en ambas formaciones, mientras que en cuanto a las perennes ambas formaciones comparten un número de hemicriptófitos; además de caméfitos bajo Spartium y fanerófitos bajo Cistus. Especies anuales ruderales encontradas bajo Spartium como Bromus tectorum (planta invasora en otras partes del mundo) o Chenopodium album mostraron una tasa de germinación más alta en invernadero que cuando muestreamos la cubierta vegetal lo que sugiere el riesgo potencial de estas especies si se produjera un cambio en las condiciones medioambientales, sobre todo en las climáticas.

Los resultados muestran la capacidad de Spartium para establecerse en el nuevo entorno y garantizar su crecimiento con éxito. Esto es más evidente en las exposiciones norte y este que además muestran diferencias significativas en la riqueza. Es en estas exposiciones donde esta formación contacta con el núcleo de la vegetación natural mejor conservada de esta reserva natural, de ahí su riesgo medioambiental, porque hemos comprobado in situ la capacidad para producir nuevos individuos.

Autora: Rosario G. Gavilán

Más información en:

Impact of the non-indigenous shrub species Spartium junceum (Fabaceae) in native vegetation in central Spain. Rosario G. Gavilán et al. Journal of Plant Ecology 2015; doi: 10.1093/jpe/rtv039

Etiquetas:
Categorias: General

El aumento de la frecuentación humana del campo los fines de semana genera estrés en las aves esteparias

Investigadores de los Departamentos de Ecología y Biología de la UAM y del CSIC (Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos y Estación Experimental de Zonas Áridas) acaban de publicar los resultados de un estudio sobre cómo reacciona el sisón, un ave amenazada característica de medios agrarios abiertos, a la frecuentación humana de dichos ambientes durante el invierno. El trabajo, publicado en la revista Behavioral Ecology (http://beheco.oxfordjournals.org/content/early/2015/04/02/beheco.arv016.abstract), muestra que el nivel de estrés fisiológico en estas aves aumenta durante el fin de semana de forma significativa con respecto a los periodos previo y posterior al mismo.

El estudio ha constatado que durante los fines de semana hay una mayor frecuencia de actividades humanas en las zonas agrícolas, incluyendo presencia de cazadores, de paseantes y de ciclistas. Para medir el nivel de estrés generan estas actividades, los investigadores han empleado una hormona, la corticosterona, presente en las heces de los sisones. Los análisis han mostrado, que el grado de estrés aumenta con la intensidad de las molestias, particularmente las relacionadas con la caza, como son la densidad de cazadores o perros, o la frecuencia de tiros por minuto.

Los investigadores también comprobaron que durante los fines de semana los sisones pasan más tiempo vigilando o volando, comportamientos éstos típicamente anti-predatorios, ocupando, además, hábitats de menor calidad trófica. En cambio, tras el fin de semana, dedican más tiempo a comer, probablemente para recuperarse del gasto energético sufrido durante los fines de semana.

El trabajo señala que, aunque estas respuestas de comportamiento y fisiológicas permiten a los individuos hacer frente a situaciones estresantes, la exposición prolongada y repetida en el tiempo a dichas molestias podría llegar a tener efectos negativos en las poblaciones de sisón, dificultando el éxito de los programas de conservación.

Bando invernal mixto de sisones y gangas fotografiado en la zona de estudio (Campo de Calatrava, Ciudad Real). Foto: François Mougeot.

Autores: Rocío Tarjuelo et al. (TEG-UAM)

Etiquetas:
Categorias: General