Archivo de febrero, 2008

¿En qué consiste el genio? I Aproximación con ejemplos variados

Se oyen a menudo las palabras genio, genial, genialidad. ¿Pero en qué consiste el genio?. ¿Se puede explicar desde una perspectiva biológica?. Vamos por partes.

En general, entendemos que alguien es un genio cuando destaca excepcionalmente en una actividad, por lo general científica o artística. Hay que subrayar aquí el término “excepcionalmente”, porque una capacidad notable o excelente puede no ser suficiente. El genio tiene que ser excepcional y esto contribuye a rodearlo de una aureola de misterio separándolo de todo aquello que la ciencia suele analizar. Simplemente porque, por definición, la ciencia huye de lo excepcional y busca lo reproducible.

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤

(más…)

Etiquetas: ,

Breve reflexión en torno a Cuvier

Hemos hablado de Cuvier primero como un gran científico y después como un polémico administrativo y una persona con un enorme afán de poder, según testimonios de primera mano. Volveremos a hablar de él pronto en el contexto de una disputa que protagonizó en 1830 con Etienne Geoffroy Saint Hilaire. Su clasificación de los animales en cuatro grandes grupos (vertebrados, moluscos, articulados y radiados) se mantiene en todos los tratados de Historia Natural del siglo XIX y marca, no sólo la zoología sino también la manera contemporánea de contemplar el reino animal. Destacamos aquí que los argumentos de Cuvier siguen siendo hoy muy necesarios y dignos de tener en cuenta.

(más…)

Etiquetas:

Cuvier, entre la ciencia y la administración,…….. y una de arena

Georges Cuvier (1769-1832) recibió desde joven la doble formación de administrativo (estudió derecho, economía y práctica administrativa) y de naturalista, lo cual le permitió estar siempre próximo al poder. Profesor de zoología y de anatomía animal en el Museo de Historia Natural de Paris desde 1795, ocupó múltiples cargos (Miembro de la Academia de Ciencias a los veintiséis años y luego Secretario Perpetuo de la misma, catedrático del Collège de France en 1800, responsable de la reorganización de la enseñanza secundaria en Burdeos, Niza y Marsella, y más tarde de la educación superior en Francia, Italia, Holanda y Alemania, Consejero en 1814 y responsable del Departamento de Interior del Consejo de Estado en 1819).

El escritor Henri Beyle (1783-1842), más conocido por el seudónimo de Stendhal, que compartía con Cuvier responsabilidades en el Consejo de Estado escribió en La vie de Henry Brulard:

(más…)

Etiquetas:

Georges Cuvier, entre la ciencia y la administración, una de cal,……

La obra de Georges Cuvier (1769-1832), titulada “Recherches sur les ossements fossiles” y publicada en 1812, es una referencia obligada en Anatomía Comparada y en Paleontología de Vertebrados. Su autor demostró la presencia en las capas sedimentarias de faunas diferentes y superpuestas, y concibió la idea del perfeccionamiento orgánico gradual de la fauna, desde la antigüedad a los tiempos modernos, lo cual es una manera de ver la evolución por alguien que decididamente no era ni evolucionista (porque el concepto de evolución es posterior) ni transformista (no era partidario de las transformaciones de unas especies en otras). Sin ser ni lo uno ni lo otro, Cuvier describió cambios en la fauna.

(más…)

Etiquetas:

Cuestiones pendientes en torno a Lamarck

Hay varias cuestiones profundamente inquietantes en torno a la figura histórica de Lamarck. Algunas de ellas que ya han aparecido someramente en las entradas anteriores se destacan ahora con más énfasis; otras, aunque puedan ser el tema de entradas posteriores, no deben dejar de ser comentadas aquí.

Comenzando por lo que es más obvio, la primera cuestión es: ¿por qué Lamarck ha sido denostado en la Historia?. Siendo la primera persona que utiliza con propiedad el término Biología y define, para bien o para mal la disciplina y también una de las primeras en considerar seriamente y con la humildad debida la transformación de las especies, es decir la evolución; sin embargo, en multitud de tratados pasa por ser aquel pobre y herético defensor de la herencia de caracteres adquiridos, algo que hoy es, todavía, anatema. El hombre al que el destino concedió el honor de dar forma, poner por primera vez por escrito una teoría de la relación entre las especies vivas, paradójicamente quedó vinculado para el porvenir con uno de sus peores ejemplos. Paradojas de la ciencia. Lo excepcional ridiculizado. Aquel cuyos escritos marcarían el devenir de la ciencia, irremediablemente vinculado, para la posteridad, al pobre ejemplo de la jirafa.

La imagen muestra un articulo publicado el 19 de Febrero de 1981 en Nature, es decir hace ya casi veintisiete años. Su título es “Too soon for the rehabilitation of Lamarck”, demasiado pronto para la rehabilitación de Lamarck. No hay interrogación alguna. Simplemente se afirma que entonces era pronto para dicha rehabilitación. La editorial acompaña con ese título al polémico artículo de Gorczynski y Steele titulado “Simultaneous yet independent inheritance of somatically acquired tolerante to two distinct H-2 antigenic haplotype determinants in mice”. Aportamos debajo la referencia de un artículo más reciente que parece indicar que ya no es demasiado pronto, sino que por el contrario, ya va siendo hora para la rehabilitación de Lamarck.

(más…)

Etiquetas: ,

Alumnos españoles en los cursos de Lamarck

Entre los alumnos españoles del curso de Lamarck en el Museo de Historia Natural de Paris, algunos fueron reconocidos científicos como Carles Gimbernat y Joseph Garriga. Otros tuvieron actividades diversas en el mundo editorial y periodístico como Pedro María Olivé. Ninguno de ellos, que yo sepa, se dedicó a una función de apostolado, predicando por el mundo la “buena nueva” de la transformación de las especies. ¿Por qué?

Esto puede ser una muestra de que tanto la transformación de las especies (o, si se prefiere,  la evolución) más que la teoría científica revolucionaria que se nos ha venido ofreciendo, es otra cosa. Ni la transformación de las especies de Lamarck, ni la posterior evolución son algo que haya abierto los ojos a una manera radicalmente nueva de contemplar el mundo. Ambas han sido más bien reflejos de una misma manera, ya antigua, de ver la naturaleza; es decir, más que una novedad científica, innovaciones intelectuales con profundas connotaciones humanas y sociales que, gustarán más o menos, pero siempre han estado latentes; que, además, nunca podremos verificar experimentalmente en su totalidad y que dificilmente podrían haber servido  como fuente de algún cambio social importante, si el cambio no hubiese estado ya en marcha. Estudiar la transformación de las especies o la evolución, así en general, puede resultar en cualquier época tan útil e interesante como cualquier otra actividad, por ejemplo la litografía y quizás en aquella había menos de revolucionario y novedoso que en ésta. Mucho menos, en todo caso, de lo que se nos ha venido contando.

 

(más…)

Etiquetas:

Los cursos de Lamarck en el Museo Nacional de Historia Natural

El Museo Nacional de Historia Natural de Paris fue una institución creada en la Revolución Francesa en un decreto del 10 de Junio de 1793. En él explicó, año tras año, Lamarck su teoría de transformación de las especies. En la fundación del Museo, Joseph Lacanal había seguido un proyecto antiguo de Buffon y Daubenton. En él se habilitan doce cátedras que son las siguientes:

(más…)

Etiquetas:

Cien años malinterpretando a Lamarck: se descubre el pastel

La figura histórica de Darwin ha fagocitado, no sólo a la de Lamarck, sino a la de todos y cada uno de los estudiosos de la evolución del siglo XIX. El descubrimiento de esta fagocitosis o, al menos, eclipsamiento, que empieza a manifestar una realidad palmaria entre biólogos y especialistas en evolución, promete ser una fuente de sorpresas. Para entender lo que pueda haber de inteligible en evolución, primero habrá que hacer una criba y analizar rigurosamente cómo se nos ha contado la historia, porque el relato científico está lleno de aspectos sociales turbulentos. El mensaje nos llega hoy lleno de ruido y hay preguntas que responder, por ejemplo:

¿Qué interés histórico ha habido en ensalzar a Darwin a expensas de Lamarck?.

El propio Gould, escritor prolífico que a veces deja escapar párrafos de indudable honestidad, en su libro nos da una pista:

(más…)

Etiquetas: , ,

Cien años malinterpretando a Lamarck: ejemplo de una injusticia

Quien analiza la obra de un autor del pasado se enfrenta a su tarea con enorme libertad, pero tanta libertad es una herramienta delicada. Si se utiliza de manera sesgada, buscando un propósito diferente de manifestar las cosas como fueron, entonces a la postre, se pondrán de manifiesto las auténticas intenciones que le motivaron a hacer tal análisis y que no obedecieron exactamente a la necesidad de una exposición clara y honesta de los hechos, sino a otros motivos, a menudo de mayor rentabilidad.

Lamarck, que como veíamos había sido uno de los primeros autores en abordar de modo valiente y original el tema de la transformación de las especies, asumió obviamente ciertos riesgos que resultaron en una serie de imperfecciones visibles en su obra (desde la óptica actual). Nada hay más fácil para un analista posterior de su obra que destacar dichas imperfecciones. Cuvier, contemporáneo de Lamarck, ya dejó escritos que ayudan en esta fácil tarea.

(más…)

Etiquetas: , ,

Algo de mayor alcance que el rancio ejemplo del cuello de la jirafa

Lamentablemente recordado en las aulas hasta la saciedad por el ejemplo que utilizó para explicar la herencia de caracteres adquiridos mediante el crecimiento del cuello de la jirafa, Lamarck, como vamos viendo, llegaba mucho más lejos que todo eso, y es que, hay que tener en cuenta que el saber del aula, va quedando en ocasiones algo rancio, cuando no llega a ser, como en otras ocasiones, fuente de error garrafal.  El devaluado saber del aula, deberá permitir que sus alumnos más críticos, savia de la verdadera ciencia, analicen meticulosa y rigurosamente todo valor admitido, toda teoría científica reconocida como tal, toda opinión establecida.

Así, el pensar en Lamarck como aquel naturalista equivocado que puso el ejemplo de la jirafa para ilustrar la herencia de caracteres adquiridos más que limitarse a un saber rancio es, simplemente, ser presa de la ignorancia. Lamarck, figura polémica y padre de la biología escribió algunos párrafos de contenido verdaderamente profético. Por ejemplo este que he traducido del francés, de su obra “Système analytique des connaissances positives de l’homme, restreintes à celles qui proviennent directement ou indirectement de l’observation ” (1820):

(más…)

Etiquetas: