Cien años malinterpretando a Lamarck: ejemplo de una injusticia

Quien analiza la obra de un autor del pasado se enfrenta a su tarea con enorme libertad, pero tanta libertad es una herramienta delicada. Si se utiliza de manera sesgada, buscando un propósito diferente de manifestar las cosas como fueron, entonces a la postre, se pondrán de manifiesto las auténticas intenciones que le motivaron a hacer tal análisis y que no obedecieron exactamente a la necesidad de una exposición clara y honesta de los hechos, sino a otros motivos, a menudo de mayor rentabilidad.

Lamarck, que como veíamos había sido uno de los primeros autores en abordar de modo valiente y original el tema de la transformación de las especies, asumió obviamente ciertos riesgos que resultaron en una serie de imperfecciones visibles en su obra (desde la óptica actual). Nada hay más fácil para un analista posterior de su obra que destacar dichas imperfecciones. Cuvier, contemporáneo de Lamarck, ya dejó escritos que ayudan en esta fácil tarea.

En su mamotreto de 1433 páginas y más de dos kilogramos de peso, pomposamente titulado “The Structure of Evolutionary Theory”, Gould cometió el grave error de presentar al darwinismo como la única vía posible para entender la evolución. Su primera parte se titula “The History of Darwinian Logic and Debate” como si, en primer lugar, existiese algo que, en serio, pudiera ser denominado así (darwinian logic and debate), cuando precisamente el escenario darwinista se caracteriza por la ausencia de lógica y debate (la selección natural no admite debate alguno: sobreviven los más aptos y punto, porque se trata de una pseudo-explicación, una tautología). Semejante título resulta incomprensible, a no ser que Gould se hubiese confundido y quisiera decir “The History of Darwinian Logia”, lo cual sí que puede existir con más fundamento real que la lógica y el debate.

Incluir el apartado sobre Lamarck en el segundo capítulo de una sección llamada con semejante nombre, cuyo primer capítulo (segundo del libro) se llama además “The essence of darwinism and the basis of modern orthodoxy: An exegesis of the origin of the species”, es una inconcebible falta de sentido común y de rigor histórico. La obra del aprendiz (Darwin) se presenta así como responsable de una fagocitosis, según la cual habría sido capaz de engullir la obra de su maestro (Lamarck). Lamarck arrinconado y oculto por el resplendor del omnipresente Darwin. Injusticia en estado puro, ejemplar, pero no único pues en todas las listas de sabios del siglo XIX y en otras muchas de sabios de la humanidad aparece Darwin (el aprendiz) y no Lamarck (su maestro indiscutible).

Related posts:

  1. Lamarck, el padre de la biología I
  2. Lamarck, el padre de la biología II
  3. Algo de mayor alcance que el rancio ejemplo del cuello de la jirafa
  4. El origen de las ideas en la tradición científica y un ejemplo con el término evolución
Etiquetas: , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Me alegra que se reivindique la contribución de Lamarck al desarrollo de las ideas evolucionistas. Siempre las primeras aportaciones son demasiado bastas pero tienen el impagable valor de abrir un nuevo campo al estudio científico.

Debo decir que a mis alumnos de COU les explicaba esa valor de Lamarck y su acierto en tres aspectos cruciales sobre la evolución:

Era una teoría completa. Las cambios eran graduales y motivados por el ambiente y todo era debido a causas naturales. Aunque Darwin / Wallace dieran el paso siguiente el mérito de Lamarck es indiscutible.

¿Por qué Oparin tiene tan "buena prensa" y Lamrack tan mala?

Ludovico, puedo dar una clave para responder a tu pregunta. Me gustaría saber si la apruebas o no.

El ser humano es un ser ante todo social y el comportamiento humano tiene rasgos comunes muy conservados a lo largo de las generaciones y que están por encima de muchas cosas consideradas importantes (la novedad en la ciencia, la calidad literaria,….). La importancia de la adaptación social es uno de ellos. Dicho de otro modo,el ser un hombre de su tiempo y no desentonar. Oparin fue, sin lugar a dudas, un hombre de su tiempo: materialista, cuando había que serlo porque no serlo estaría mal visto. Por el contrario, Lamarck, que era un genio, fue materialista antes de tiempo. Para colmo, lo fue antes del imperio británico que habría de buscar también un sabio propio en su especialidad. Lamarck, quedó así arrinconado por su genialidad y por las circunstancias (el ensalzamiento de la figura de Darwin); por el contrario, Oparin, fue ensalzado por poner una base, llena de entusiasmo pero carente de toda solidez científica al materialismo. Volverá a aparecer por este blog. Gracias

De acuerdo, Emilio. Gracias

El artículo cuya cita y resumen se expone a consideración es gratuito en la página: NCBI- pubmed y ha tenido diversos comentarios en diversas páginas, como por ejemplo en el periodico newsweek así como en la revista Scientific American. He aqui la bibliografia y los comentarios posteriores ha dicho artículo. Lo importante aquí es que apoya la tesis lamarckiana, claro, actualizada o adecuada a los puntos de vista de los mecanismos neuronales modernos.

J Neurosci. 2009 Feb 4;29(5):1496-502.

Transgenerational rescue of a genetic defect in long-term potentiation and memory formation by juvenile enrichment.
Arai JA, Li S, Hartley DM, Feig LA.

Sackler School of Biomedical Sciences and Department of Biochemistry, Tufts University School of Medicine, Boston, Massachusetts 02111, USA.

Abstract
The idea that qualities acquired from experience can be transmitted to future offspring has long been considered incompatible with current understanding of genetics. However, the recent documentation of non-Mendelian transgenerational inheritance makes such a “Lamarckian”-like phenomenon more plausible. Here, we demonstrate that exposure of 15-d-old mice to 2 weeks of an enriched environment (EE), that includes exposure to novel objects, elevated social interactions and voluntary exercise, enhances long-term potentiation (LTP) not only in these enriched mice but also in their future offspring through early adolescence, even if the offspring never experience EE. In both generations, LTP induction is augmented by a newly appearing cAMP/p38 MAP kinase-dependent signaling cascade. Strikingly, defective LTP and contextual fear conditioning memory normally associated with ras-grf knock-out mice are both masked in the offspring of enriched mutant parents. The transgenerational transmission of this effect occurs from the enriched mother to her offspring during embryogenesis. If a similar phenomenon occurs in humans, the effectiveness of one’s memory during adolescence, particularly in those with defective cell signaling mechanisms that control memory, can be influenced by environmental stimulation experienced by one’s mother during her youth.

COMENTARIOS A DICHO ARTICULO

Scientific American February 24, 2009
Could Living in a Mentally Enriching Environment Change Your Genes?
When mice are exposed to enriched environments, their offspring can overcome genetic defects that impair long-term memory. By Jennifer L. Barredo and Katherine E. Deeg | February 24, 2009

Giraffes’ long necks are perfectly suited to harvesting tender leaves beyond the reach of other herbivores. Pondering the genesis of this phenomenon, two giants of modern biology, Jean-Baptiste Lamarck and Charles Darwin, arrived at remarkably different hypotheses. Lamarck believed that constant stretching of the neck somehow stimulated its growth. The giraffe would then pass along this new trait to its offspring. In effect, this newer, longer neck was a direct result of a giraffe’s interaction with its environment. By contrast, Darwin’s theory posited that traits evolve as part of a random, gradual process. The giraffes that happened to have been born with longer necks thanks to a random genetic mutation were better fed and thus healthier than their shorter-necked counterparts, making them more likely to live long enough to breed and pass on this trait. Because this mutation conferred a specific advantage to long-necked giraffes that aided their survival, the trait was preserved in future generations.

Lamarckian theories about the influence of the environment were largely abandoned after scientists discovered that heritable traits are carried on the genes encoded by our DNA. A recent study, however, published by neuroscientists Junko A. Arai, Shaomin Li and colleagues at Tufts University, shows that not only does the environment an animal is reared in have marked effects on its ability to learn and remember, but also that these effects are inherited. The study suggests that we are not the mere sum of our genes: what we do can make a difference.

The neurobiological investigation of environmental effects on learning and memory began in the late Sixties and early Seventies, when Mark Rosenzweig and colleagues examined how manipulating levels of sensory stimulation, exercise and social interaction affected rats’ behavior. Laboratory rats typically live in a cage with bedding, food and water but little else. In the enriched environments (EE) that Rosenzweig’s group created, animals got access to a changing roster of toys, and increased opportunities for socialization and exercise. The brains of EE rats were larger and they outperformed controls (which were housed in typical cages) in learning and memory tasks. Subsequent work by researchers looking at the cellular level has shown that EE triggers changes in neural morphology (shape), resistance to neurodegenerative disease and learning-related neural activity.

Rescuing Memory

Recently, Arai, Li and colleagues extended this line of inquiry, examining the role that EE plays in long-term potentiation (LTP), a form of synaptic strengthening that supports learning and memory. The physiological signature of LTP is an increase in the baseline level of a neuron’s electrical activity. Arai and Li showed that LTP in the hippocampus, a key brain structure involved in learning and memory processes, is greater in mice reared in EE.

What’s more surprising, however, is that EE is also sufficient to “rescue” a memory defect present in genetically altered mice. Parent mice born with the defect that were then exposed to EE as juveniles did not pass the same memory defects to their offspring. Their enriched surroundings corrected their genetic deficit.

How does this correction occur? Specific molecular pathways are required to generate LTP. When scientists silence the parts of the DNA code involved in the function of one of these pathways using what geneticists call “knock out” technology, as was the case in the mutant mice with a memory defect, both LTP and memory functioning are impaired. Arai and Li showed that EE increased LTP volume in wild-type (non-mutant) mice. Interestingly, mice that have had a standard molecular pathway required to induce LTP knocked out can still induce LTP. The researchers found that this EE-related LTP is induced via a novel molecular pathway that arises as a direct result of EE exposure. Moreover, they found that the enhanced LTP capacity of wild-type mice, and the rescued capacity for LTP in knock-out mice, can be transmitted epigenetically (that is, without any changes in their genetic code) from mother to offspring. Surprisingly, this transmission was true even when their offspring were raised in a conventional environment.
Is It Really the Environment?
Evolution Much Faster than Darwinian Model? Lamarck Right?
newsweek.com — Some studies have shown that “inherited traits” may cause rapid DNA changes/expressions and therefore evolution may occur much quicker than previously thought. Lamarck’s theory of “inherited traits”, often exampled by the “long giraffe neck bc parents had to stretch their necks to reach the trees”, may have something right after all? Jan 22, 2009 View in Crawl 4
So it pains me to have to take note of a new study that describes—and here I’ll just quote from the abstract—how “qualities acquired from experience can be transmitted to future offspring,” and documents “non-Mendelian transgenerational inheritance” and a “‘Lamarckian’-like phenomenon.” In short, what scientists led by Larry Feig of Tufts University are reporting today in The Journal of Neuroscience is that when adolescent mice are exposed to an environment that improves the ability of brain neurons to communicate with one another and, as a result, improves their ability to learn and remember, that enhancement is transmitted to unborn offspring—offspring that never experienced the brain-boosting environment, that were not even conceived at the time their mothers did, and that are not even raised by the learning-enhanced mothers.by Sharon BegleyFebruary 03, 2009.Newsweek.com

Recomiendo ampliamente el portal Google académico, ahí, en el buscador y escribiendo: “Lamarckian” es posible encontrar muchos articulos sobre la historia de la negación del lamarckismo, son artículos de varios temas (económicos, sociales, psicológicos, biológicos, políticos, religiosos)por parte de autores de diversos paises que, en diversos tiempos, se han enfrascado en la tremenda tarea de saber por qué es necesario matar ideológicamente a Lamarck. El acceso a la mayoría de ellos es gratuito. En todos ellos se concluye que se ha hecho una selección artificial de la teoría darwinista para apuntalarla contra viento y marea.

En México hay presidentes de Historia de la Ciencia y de la evolución a nivel Internacional, todos ellos de la UNAM, de ciudad universitaria. Estos personajes son adictos al neodarwinismo más ortodoxo. Quizás esto se deba a que en ciudad universitaria, en efecto, hay una gran carga artificial seleccionadora basada principalmente en la superioridad de la raza blanca. Son aliados del actual sistema neoliberal en turno y lo son a ultranza, junto al hiper represor y violento Juan Pedro Laclette quien también es biólogo y es portador de el más profundo y corrupto linaje en México y su mejor universidad. Eso explica perfectamente su “tan racional ortodoxia al Darwinismo.

Hola,

Perdone pero yo lo que me pregunto aquí realmente es qué tiene que ver lo de la “logia de Darwin” con el tema, pero bueno (¿Vamos a meter teorías de conspiración aquí?)

Llevo un rato leyendo varias entradas y… no entiendo algunas cosas. Creo que hay que poner a Darwin en su contexto, todavía se desconocía muchas cosas tan fundamentales como el patrón de herencia y es verdad que muchas cosas no son suyas, que le falta evidencias, etc y eso invita a hacer una revisión de lo aportado por él, hasta ahí vale pero no se puede comparar a cómo se procede en la actualidad (Yo en la carrera de biología lo he visto para contextualizar un poco el tema, ni siquiera se ha dado como tal ni me lo mandaron leer) Yo no defiendo que todo siga un patrón “Darwinista” para todo proceso biológico, pero eso no invalida una teoría ¿No? Si se puede establecer un equivalente a la física, lo aportado por Einstein no contradice las leyes de gravitación universal de Newton sino que las amplía, lo complementa. Lo mismo creo que pasa con lo propuesto por Darwin, hay muchas cosas que no precisó del todo y seguramente lo que ahora se da por válido en un futuro se le encuentre más excepciones. ¿Eso es dogma?

Por otro lado, no sé si esto va en la línea del “diseño inteligente”, espero que no.

Un cordial saludo y disculpe si hay algo que haya molestado, no era mi intención.

Muchas gracias a José Francisco Bravo Moreno y a Jorge Hernández Esquivel por sus interesantes aportaciones que lamentablemente no he contestado antes. Gracias al primero por la referencia del artículo que viene a sumarse a una ya larga serie de trabajos recientes del dominio de la epigenética que hablan en favor de la herencia de caracteres adquiridos. Muy interesantes son las anotaciones de Jorge Hernandez Esquivel acerca del arraigo del darwinismo en las instituciones académicas.

Agradezco asimismo la participación de Eowyn. Supongo que lo de la logia y la teoría de la conspiración lo dice por el contenido de otra entrada y no de esta. Precisamente lo que hago en este blog es poner a Darwin en su contexto y por eso lo de la logia,que, como digo, está escrito en otra entrada. Aunque usted en su carrera de biología haya visto poco de Darwin, no se preocupe, sus profesores han visto bastante más que usted y si no se lo cree, lea el comentario anterior al suyo en donde lo explica bien claro para un caso concreto. Es un buen ejemplo de la situación general como lo comprobará al recorrer las estanterías de cualquier bilioteca o librería.

Un gusto mantener un debate a través del tiempo y la distancia con todos ustedes.

Saludos

ENVIO UN MUY BREVE DEBATE ENTRE DOS COLEGAS DE DIFERENTES PAISES

Estimado Dr Gutierrez,

Leí con gran dedicación su artículo titulado “Charles Darwin (1809-1882): su legado para la Psicología”, me pareció de fácil lectura y muy provechoso lo cual es de agradecerse, sin embargo es necesario agregar un comentario que espero no me lo tome a mal y hace alusión a lo que conlleva la idea del mismo título. Si bien es verdad que el darvinismo influyo profundamente en los principales idearios de las escuelas fundacionales de psicología, también es cierto que si realizamos un tour de búsqueda histórica científica a través del internet nos enteramos de cosas que son muy reveladoras. En primer lugar me parece a mi que invocar al darwinismo como el más influyente libro en las escuelas de psicología (cuestión que usted no lleva a cabo de ninguna manera) sería tanto como caer tautológicamente a manos de lo que dicen los libros de texto anglosajones al respecto, y, entonces, podríamos caer en el gran error de siempre, a sabiendas de como son ellos, digo, que no son particularmente imparciales sobre todo en lo que se refiere a las teorías evolutivas, pues han preferido una que se expone como una gran verdad científica pero que curiosamente es afín a sus intereses económicos
Por otro lado, fácilmente podríamos averiguar, a través de estos mismos medios electrónicos, que el darwinismo de finales del siglo XIX y principios del siglo XX sufrió un grave declive por causa de teorías paralelas, acontecido esto en virtud de que las explicaciones vertidas por la selección natural no podían contestar preguntas de particular relevancia y que fueron cruciales en su momento, como por ejemplo (y en relación a lo psicológico) la emergencia de la mente humana en relación a la de los animales. Este problema lo postergó Darwin hasta 1871 cuando escribió “La descendencia del hombre” y en cuyo prólogo infiere que para conocer en lo futuro la cuestión de como emergió la mente humana, sería necesario abordarlo desde la estrategia de la teoría del uso y el desuso y de la herencia de los caracteres adquiridos.
Bueno, el caso es que este párrafo dio pauta a que se hiciera una re-visitación a la teoría Lamarckiana, siendo así que éste desliz darwiniano junto con el surgimiento del neo-lamarckismo pegaron muy fuerte en los padres fundadores de la psicología.
Sin embargo es verdad que ya desde un principio, la psicología se desvió de manera muy remarcada con la publicación de los “Principios de Psicología” de Herbert Spencer en 1854 (cuatro años antes del origen de las especies) obra que influyó directamente sobre el apostata del darwinismo Lloyd Morgan, quien a su vez influyo sobre Thornidke quien luego ejerciera un particular efecto sobre el muy anti-darwiniano Jhon B. Watson. Thornidke realizaría experimentos sobre herencia de los caracteres adquiridos en la misma casa de otro de los padres de la psicología norteamericana antes de enunciar su muy influyente ley del efecto, me refiero a William James, quien a su vez enunciaría la teoría de las emociones hoy conocida como teoría de James-Lange, y la cual según Titchener, otro de los padres de la psicología, estuvo basada en varias de las tesis Lamarckianas.
Wilhem Wundt,el fundador de la psicología científica, si bien fue impactado con la teoría Darwiniana, es verdad también que su obra estuvo mayormente sustentada por el neo-lamarckismo de su época, fue mentor de E. Titchener.
Es de remarcar que es de particular y reveladora importancia que grandes padres fundadores de la psicología como Freud, Adler, Jean Piaget o el mismísimo Pavlov fueran Lamarckianos declarados. Lo mismo aconteció con William Mc Dougall.
No por nada los recientísimos experimentos sobre epigenética en relación a las neurociencias se han pasado por alto todo lo relacionado con Darwin y han preferido enunciar sus recientes y exitosos resultados como de tipo “Lamarckiano”. Yo le recomiendo ampliamente que lea el artículo de Máximo Sandin “Lamarck y la venganza del imperio”, de ahí usted podría inferir si es posible que un latinoamericano (sobre todo si se es indio y mestizo) puede identificarse con la tesis Darwiniana pues ¿no sería eso tanto como estar besando nuestras propias cadenas?
ATTE
Dr en Biología, José Francisco Bravo M.

RESPUESTA DEL DR GUTIERREZ

Estimado Dr. Bravo:

Gracias por sus comentarios; quisiera en forma muy breve responder a algunos de ellos.

Primero, no creo que una tesis central del mencionado artículo sea que Darwin haya influenciado a la Psicología como un todo, sino más bien lo contrario, que su influencia en esta disciplina ha sido limitada, con excepción de algunas áreas como la psicología comparada (prácticamente desde sus inicios), ciertas áreas de la psicología del desarrollo (ya bien entrado el siglo XX) y poco más. El reconocimiento de muchos grandes autores de la obra de Darwin aveces no tuvo una contraparte en los desarrollos teóricos en psicología.

Usted tiene razón en que la influencia de Darwin en algunos de los llamados pioneros de la psicología fue en el mejor de los casos limitada. Más bien es conocida la influencia de Lamarck en varios autores, incluso algunos con amplia influencia en la psicología del siglo XX. Se argumenta por ejemplo que buena parte de las ideas evolucionistas de Piaget son lamarckianas, pero también he observado que los colegas piagetianos parecen responder muy amenazados a este argumento.

El declive del darwinismo a finales del siglo XIX y principios del XX, conocido como “El Eclipse del Darwinismo”, es un periodo poco reconocido en este momento pero ha sido documentado en un muy buen libro de Peter Bowler. Sin embargo, en el siglo XX la “doctrina oficial” de los psicólogos ha estado inclinada crecientemente a las ideas darwinistas, en correspondencia con la opinión pública y científica. Por ejemplo, Jay Belski muestra en un artículo relativamente reciente la influencia de Darwin en la Psicología del Desarrollo y mientras da gran preponderancia a la influencia de Darwin y reconoce otras influencias, claramente es selectivo al respecto. Más que razones ideológicas que usted parece invocar, me parece que se trata de una selectividad derivada de lo que es el pensamiento aceptado hoy.

No estoy seguro de cómo responder al argumento de que un mestizo latinoamericano no puede ser Darwinista. Quizás esta idea se derive de lo que se ha denominado “Darwinismo social” que fue acuñada por Herbert Spencer, quien tuvo una influencia importante en la psicología y otras disciplinas de las llamadas ciencias sociales. En mi opinión el término apropiado sería “Spencerismo social”. Sin embargo, no puedo verme en la posición de negarme una explicación de la naturaleza tan poderosa como la teoría de evolución por selección natural, sobre la base de una utilización ideológica indebida de una teoría científica.

Un saludo cordial,

Germán Gutiérrez, Ph.D.
Departamento de Psicología
Universidad Nacional de Colombia

Es más que evidente que Lamarck no pasó a la historia por falta de apoyo mediático, en aquel entonces lo conveniente para la aristocracia monárquica y la clase politica e industrial que financiaba la ciencia era sin lugar a dudas la justificación de: la ley del más fuerte mediante la ciencia; algo así como lo fue Malthus para la sociología, Freud para la psicología y Marx para la política. Darwin ofreció una forma de justificar la ley del más fuerte según “la metodología científica” en base a retorica y alusión ya que como científico no se… Pero en engatusar y hacerte dar vueltas en círculo sí que era un genio. yo no soy científico apenas soy un aficionado a la filosofía pero me considero anti-materialista y creo que si la vida en general se tratase de competición entre genes egoístas en vez de cooperación, hoy en día después de las supuestas ultra-prolongadas eras geológicas en vez de simbiosis asimétrica y biodiversidad en el eco-SISTEMA tendríamos ya una única especie semi-perfecta capaz de sobrevivir miles de años alimentándose de “cualquier cosa” con ojos para ver, alas para volar y penes para reproducirse por doquier o tal vez y mejor aún para no joder la paciencia seria una criatura hermafrodita. La selección natural? el mayor timo de la historia de la biología, ¿Qué fue lo que seleccionó cuando no había vida? ¿Es que los “libre pensadores” como Dawkins no se dan cuenta de que un relojero ciego es un concepto contradictorio en todos sus términos? Yo personalmente pienso que: LAS ESPECIES FUERON CREADAS Y DISEÑADAS para reproducirse por su propio género como corrobora el registro fósil. Todo lo demás uniformismo, gradualismo, filogenia, eras geológicas y metodologías evolucionistas son la pura parafernalia de axiomas circulares y tautológicos ideados desde el principio con la preconcepción de hacer que la geología, paleontología y la biología encajen en el paradigma evolutivo a la fuerza! Ui ya lo dije Ale, ya podéis lapidarme por creacionista anticientífico y enemigo de la razón. (Uff que agusto me he quedado) Un saludo!

Cierto, Marcos, un relojero ciego es algo así como un aduanero sin fronteras.

Gracias por su agudo comentario.

Hasta pronto, un cordial saludo

(requerido)

(requerido)


*