Archivo de marzo, 2008

Naturalistas románticos: Oken, Carus y Kieser

Imagen: El horno romano de Carl Gustav Carus.

La Filosofía Natural Romántica, en Alemania, surge posteriormente a la filosofía de Kant (1724-1804), que ha marcado nuestra manera de ver el mundo y es contemporánea del idealismo de Fichte (1762-1814) y de la dialéctica de Hegel (1770-1831). Schopenhauer (1788-1860) estuvo próximo a este movimiento. Entre sus representantes más destacados se encuentran Achim von Arnim (1781-1831), Chamisso (1781-1838), Clemens Brentano (1788-1842), Johann Gottfried von Herder (1744-1803), E.T.A. Hoffmann (1776-1822), Friedrich Hölderlin (1770-1843), Novalis (1772-1801), FWJ von Schelling (1775-1854), Friedrich von Schlegel (1772-1829), August Wilhelm Schlegel (1767-1845), Ludwig Tieck (1773-1853), y,….. ya más en el entorno de la Historia Natural, Lorenz Oken (1770-1851) Carl Gustav Carus (1789-1869) y Dietrich Georg Kieser (1779-1862).

Oken no estaba especialmente interesado en las aplicaciones prácticas de la ciencia, sino que su interés se centraba más bien en un plantemiento filosófico amplio y en la propia actividad intelectual. Su teoría vertebral del cráneo publicada en su Naturgeschichte für alle Stände (1835) está en la linea del pensamiento de Goethe y de Geoffroy. En su obra se discute acerca de las células y del protoplasma mucho antes de la Teoría Celular.

(más…)

Etiquetas: ,

El espíritu romántico

El espíritu romántico, a veces calificado como panteísta, otras plenamente católico es, a menudo, firmemente religioso. Reconoce la incapacidad del hombre para comprender el mundo, del que es una parte inseparable y la respuesta a este reconocimiento no es una actitud de frustración ni de indiferencia o arrogancia; sino que, por el contrario es una actitud de compromiso, humilde, fuertemente idealista y, a menudo, religiosa. Hay ejemplos conmovedores del espíritu romántico, algunos bien actuales. Por ejemplo, se cuenta de un general español, que cuando iba a ser fusilado, escribió a su mujer diciendo: Muero, pero como mueren los héroes.

El poeta Jean Paul expresa la religiosidad del romanticismo de una manera vigorosa cuando escribe:

(más…)

Etiquetas: ,

Sociedad de Biología Humanista: su necesidad, campo de acción e interés

Cuando hace unos años se nos decía que la biología sería la ciencia del futuro, había una sensación de que aquello era cierto, de que, efectivamente así sería; pero,….. hasta hoy no hemos podido concretar en qué ha consistido aquella frase premonitoria.

Los avances de la biología en la segunda mitad del siglo XX y en lo que va del XXI han sido espectaculares, sus aplicaciones han ido a veces más allá de lo esperado en agricultura y en biomedicina. Pero, ….por otra parte, existe una creciente preocupación por lo que puede ser el fundamento teórico de la biología, y lo que puede haber en él de manipulación del conocimiento. Una especialización excesiva unida a la búsqueda de resultados aplicados asociados a una rentabilidad económica no garantizan que los resultados de la investigación se transmitan siempre en condiciones óptimas. Además, el darwinismo, que en algunos foros de debate y medios académicos se defiende a ultranza, difunde la idea de una naturaleza en perpetuo estado de competición, lo cual no viene a aclarar la situación

(más…)

Etiquetas:

El Romanticismo y la Filosofía Natural Romántica en Alemania

Ya hemos hablado algo de Goethe, de su viaje a Italia, de su idea de las metamorfosis de las plantas y hemos visto algunos de sus poemas. A veces, Goethe, es considerado uno de los representantes centrales de la Filosofia Natural Romántica en Alemania, un movimiento que hoy resulta tan difícil de entender como apasionante.

Resulta difícil de entender no sólo por ser algo antiguo, sino principalmente por basarse en premisas y puntos de vista que son diametralmente opuestos a los que abundan hoy en día. Por ejemplo, si hoy existe la tendencia a la especialización, los románticos tenían un interés general. Si hoy, la ciencia amenaza con dominar el mundo y despojarlo de sus misterios, los románticos sabían bien que el misterio es inseparable del mundo y que antes se acabará éste que aquel.

Por ejemplo, Goethe, escribió:

(más…)

Etiquetas: , ,

El genio nunca muere, simplemente descansa

La imagen presenta la ilustración de la vuelta de la contraportada del libro de Hervé Le Guyader, titulado “Geoffroy de Saint Hilaire. Un naturaliste visionnaire” del que hablabamos el otro día.  En el dibujo se comparan los genes hox (localización en el genoma y zona de expresión) en la larva de Drosophila ( la mosca modelo en estudios de genética, arriba) y en el el embrión del ratón (abajo). Ciento ochenta años después de que Geoffroy expusiera públicamente su idea del plan común en la organización de los animales, los resultados de la biología molecular vienen en su apoyo.

A lo largo del siglo XX hasta sus décadas finales, las publicaciones de Geoffroy no habían sido muy citadas en el entorno científico, pero un artículo publicado en Current Biology en julio de 1995 y titulado “Revolving vertebrates” (dando la vuelta a los vertebrados), por CM Jones y JC Smith, contenía en su bibliografía dieciséis artículos: quince correspondientes a trabajos publicados entre 1991 y 1995 y uno de 1822. En otro artículo en 1996 (de Robertis and Sasai, 1996), ahora Geoffroy es citado nominalmente:

(más…)

Etiquetas: , ,

El debate entre Cuvier y Geoffroy en 1830: Su hondo significado para el devenir humano

 

El libro de Hervé Le Guyader, titulado “Geoffroy de Saint Hilaire. Un naturaliste visionnaire”, contiene el texto íntegro del tratado “Principes de Philosophie zoologique (Discutés en Mars 1830 au sein de l’Academie Royale des Science)”, de Geoffroy, y los escritos correspondientes al debate con Cuvier. En la vuelta de su portada se encuentra la imagen de arriba, que representa dibujos del corte de un cuadrúpedo plegado sobre sí mismo (A) y el corte de un pulpo (B).

Aunque el debate versaba acerca de la conveniencia o no de buscar un plan único en el desarrollo de los animales, su significado es más profundo. Si aceptamos el plan único, estaremos admitiendo que el hombre es, ni más ni menos que eso: un animal. Pero en 1830 el terreno académico no estaba todavía bien preparado para esto.

Para admitir en los medios académicos que el hombre es un animal será necesario que llueva mucho y que la historia deje caer todavía unos cuantos golpes sobre las espaldas de los intelectuales, que no sobre las del hombre de la calle, para quien las cosas siempre estuvieron más claras. Así, en la primera mitad del siglo XIX; mucho antes de existir una biología moderna; antes de haberse escuchado los azotes repartidos a diestro y siniestro por Nietzsche, por Marx y por Freud, Geoffroy defiende la que luego será una idea central de la biología.

 

Empieza así a aparecer una densa niebla en torno al reconocimiento generalizado por la Academia de que el hombre es un ser superior, al cual algunas especies animales se parecen más y el que, por lo tanto, ha de ser tomado como referencia en los tratados de Anatomía comparada. El ser humano es, nos dice Geoffroy, simplemente, otro resultado más de la aplicación del mismo plan general.

Copiaré aquí algunos textos de este tratado:

 

(más…)

Etiquetas: , , ,

El poder frente al genio: La disputa entre Cuvier y Geoffroy en 1830

El cuadro de Delacroix titulado “La libertad guiando al pueblo” representa la revolución de julio de 1830 en Paris,  llamada de las tres jornadas gloriosas.

Mil ochocientos treinta fue un año agitado en Paris por dicha revolución que cambio el asentamiento en el poder de los Borbones a la casa de Orleáns. Algunos meses antes, el 15 de febrero, con ocasión de una de las reuniones semanales de la Academia de Ciencias, dos jóvenes naturalistas, Meyranx y Laurencet presentaban una memoria describiendo cómo si a un vertebrado se le diesen las transformaciones necesarias (básicamente plegarlo sobre sí mismo), entonces sus órganos quedarían en posición semejante a los de la sepia, un molusco. Étienne Geoffroy Saint Hilaire defendió la posición de ambos jóvenes porque implicaba su idea; es decir, la existencia de un plan común entre vertebrados y moluscos, que podría muy bien extenderse a otros ejemplos a lo largo de la escala animal. Cuando se le encargó el presentar dicha memoria, encontró la ocasión propicia para defender, de paso, sus propias ideas acerca de la unidad del plan en animales, lo cual fue demasiado para el autoritario Cuvier.

(más…)

Etiquetas: , ,

Geoffroy, su idea del plan único y un relato inolvidable de Kafka

En una entrada anterior vimos una imagen que representaba a Napoleón Bonaparte entrando a caballo en la mezquita de El Cairo. Geoffroy fue miembro de la expedición de Bonaparte a Egipto de 1798 a 1801 y en ella maduró el principio del plan único, la misma idea que años después, en Marzo de 1830, daría lugar a la famosa disputa en el seno de la Academie des Sciences con Cuvier, a la que se conoce a veces como “quarrel of the analogues” o disputa de los análogos. Goethe se encargó de informar a la sociedad alemana acerca de dicha disputa.

Georges Cuvier había dividido el reino animal en cuatro grupos: vertebrados, moluscos, articulados y radiados y esta clasificación permaneció en todos los tratados de Historia Natural del siglo XIX. Geoffroy, por su parte, pensaba que las pruebas de la existencia de un plan común podrían encontrarse ampliamente entre los animales, por encima de estas divisiones que el prefería ver como artificiales. Así en sus “Memoires sur l’Organisation des insectes” podemos ver cómo, con un vigoroso estilo en la línea del más puro Kafka, propone la consideración de la vértebra como unidad estructural, por ejemplo:

(más…)

Etiquetas: ,

¿En qué consiste el genio? II Un ejemplo de la Historia Natural: Étienne Geoffroy Saint-Hilaire (1772-1844)

En su libro titulado “Geoffroy Saint-Hilaire. Un naturaliste visionnaire” (Paris, 1998), Hervé Le Guyader, profesor de la Universidad Pierre et Marie Curie de Paris, nos explica lo que es, para él, un genio:

Geoffroy fue un genio; genio es la persona que dedica su vida a una idea. La idea en este caso es la de la existencia de un plan único en la organización de todos los animales y se encuentra expuesta ya en su obra “Mémoire sur les rapports naturels des Makis Lémur, L. », escrita cuando contaba veinticuatro años.

La  idea fija en la mente del genio de la que habla Le Guyader se relaciona con esa personalidad especial que decíamos que es una característica del genio y a la que en la entrada anterior llamábamos estilo. Estilo o idea, Geoffroy estaba impregnado de ello. Veamos lo que escribía a sus veinticuatro años.

(más…)

Etiquetas: ,