Archivo de mayo, 2008

La trilogía de Louis Pasteur: 3. El ángel

                     

Pasteur fue uno de los más grandes microbiólogos.  A veces se le considera con Koch el fundador de la microbiología. Su trabajo, impulsado por un tesón excepcional, estuvo coronado por éxitos memorables, pero no debe hacernos olvidar el principio fundamental de la Biología: Para la vida no hay leyes, porque la vida es catálogo de excepciones a todas las leyes.
Su carrera científica sirvió para establecer las bases de la microbiología y su voluntad hizo cambiar la manera de ver el mundo. Ahora bien,……una personalidad tan compleja dotada de una voluntad tan poderosa se explica mal en estos tiempos. La genética y la psicología aportan soluciones triviales que harían semejantes a Pasteur y a cualquiera de sus contemporáneos. Si no implicasen elementos hoy rechazadas de plano por la ciencia, algunas explicaciones antiguas podrían ofrecer visiones más completas. Por ejemplo, en Las elegías del Duino, Rainer María Rilke nos ofrece unas frases que pueden contribuir a ilustrar el problema:
             

(más…)

Etiquetas:

La trilogía de Louis Pasteur: 2. La voluntad


La obra de Louis Pasteur es el fruto de una voluntad extraordinaria, basada en la convicción personal de que las cosas pueden ser de manera diferente a como las veían sus contemporáneos; incluso pueden ser de una manera como nadie las ha pensado aún. < ?xml:namespace prefix = o />
Y si no se lo creen, lean con atención esta frase que Pierre Pachet, Profesor de Fisiología y contemporáneo de Pasteur pronunció en 1872:

(más…)

Etiquetas:

La trilogía de Louis Pasteur: 1. El cazador

                  

Según las informaciones de La Poste,  los servicios de correos franceses, Pasteur es el más utilizado entre los nombres propios para denominar las calles en Francia, contando aquel pais con un total de dosmil veinte rues “Pasteur”; y es que, Louis Pasteur (1822-1895) es probablemente el microbiólogo más famoso de la historia. El libro de Paul de Kruiff titulado “Los cazadores de microbios”, que sintetiza de manera amena la historia de la microbiología le dedica un porcentaje muy elevado de sus páginas. Los principales acontecimientos de su vida están relatados en multitud de ocasiones habiendo llegando varias veces hasta las grandes pantallas de la cinematografía, como se describe en esta revista de Medicina y cine de la Universidad de Salamanca .

Más recientemente, en la película Seda, cuando los cultivadores de gusanos de seda en Francia, ven echarse a perder sus cosechas piensan en Pasteur,………. su contemporáneo que participó en aquella industria indicando que los capullos se perdían por la infección con un microbio e intentando eliminar los capullos contaminados.


            

Pasteur fue físico, químico y cristalógrafo. En sus primeros experimentos demostró la quiralidad, es decir, la presencia de dos tipos de isómeros capaces de girar cada uno a un lado el plano de la luz polarizada en cristales de tartrato sódico y amónico. Esto le sirvió para obtener la Medalla Rumford en 1856 y un puesto de profesor en Estrasburgo. A continuación trabajó en Lille, como profesor y decano de su Facultad de Ciencias. Colaboró con industrias que obtenían alcohol a partir de remolacha demostrando que la fermentación es producida por acción de los microorganismos.

(más…)

Etiquetas:

Claude Bernard en el laboratorio III. Aprender del error es una cualidad fundamental del científico

                                    

Sigo copiando del mismo libro de Claude Bernard que en las entradas anteriores (Bernard, C. 1865. Introducción al Estudio de la Medicina Experimental. Ed Fontanella. Barcelona. 1976), un texto fundamental para comprender como opera el Método Científico en biología y medicina y que nunca perderá su interés por el paso del tiempo:


Tercer ejemplo

En 1857 emprendí una serie de experiencias sobre la eliminación de substancias por la orina, y esta vez los resultados de la experiencia no confirmaron, como en los ejemplos precedentes mis previsiones o mis ideas sobre el mecanismo de dicha eliminación. Hice, pues, lo que se acostumbra a llamar una mala, o malas experiencias. Pero hemos sentado anteriormente como principio, que no hay malas experiencias, porque cuando estas no han correspondido a la investigación para la cual habían sido realizadas, aun así, conviene aprovechar las observaciones que puedan proporcionar, para dar lugar a otras.

(más…)

Etiquetas:

Claude Bernard en el laboratorio II: El páncreas, el silogismo y la experiencia

                  

    Sigo copiando del mismo libro que en la entrada anterior (Bernard, C. 1865. Introducción al Estudio de la Medicina Experimental. Ed Fontanella. Barcelona. 1976), un ejemplo que nos demuestra en primer lugar que, no por envejecer un libro se hace obsoleto y, en segundo lugar que entre los contemporáneos de Darwin, no todo tiene que ser especulación sin fundamento o transnochada sino que hay textos que son todavía de una enorme utilidad porque se escribieron partiendo de experiencias fundamentales.

Segundo ejemplo (continuación del anterior).

Al sacrificar los conejos a los que había hecho comer carne, noté que los quilíferos, blancos y lechosos, comenzaban a ser visibles en el intestino delgado, en la parte inferior del duodeno, a partir de unos treinta centímetros por debajo del píloro. Este hecho atrajo mi atención, porque en los perros los quilíferos comienzan a ser visibles mucho más arriba del duodeno, e inmediatamente después del píloro. Examinando las cosas más de cerca, comprobé que esta particularidad en el conejo coincidía con la inserción del canal pancreático, situado en un punto muy bajo y precisamente cerca del lugar en donde los quilíferos comenzaban a tener quilo vuelto blanco y lechoso por la emulsión de las materias grasas alimenticias.

La observación fortuita de este hecho despertó en mí una idea, e hizo nacer en mi espíritu el pensamiento de que el jugo pancreático bien podía ser la causa de la emulsión de las materias grasas, y, por consiguiente, la de su absorción por los vasos quilíferos. Hice entonces instintivamente el siguiente silogismo: El quilo blanco es debido a la emulsión de la grasa; es así que en el conejo el quilo blanco se forma a partir de la entrada del jugo pancreático en el intestino; luego es el jugo pancreático el que emulsiona la grasa y forma el quilo blanco. Esto era lo que debía juzgarse por la experiencia.

(más…)

Etiquetas:

Claude Bernard en el laboratorio I. El conejo carnívoro y el significado de la palabra Hipótesis

      

Nadie explicará mejor el pensamiento y la obra de Claude Bernard que él mismo. Por eso el texto contenido en esta y en las dos entradas siguientes, está tomado directamente del libro:

 Bernard, C. 1865. Introducción al Estudio de la Medicina Experimental. Ed Fontanella. Barcelona. 1976.


Primer ejemplo:

 Un día vinieron algunos conejos del mercado a mi laboratorio; se les puso sobre una mesa, donde se orinaron, y observé por casualidad que sus orinas eran claras y ácidas. Esto me llamó la atención; porque los conejos, por su calidad de herbívoros, tienen ordinariamente la orina turbia y alcalina, mientras que los carnívoros, como se sabe, la tienen clara y ácida. Esta observación de la acidez de la orina en los conejos me hizo pensar en que estos animales debían estar en la condición de alimentación de los carnívoros. Supuse que probablemente no habían comido hacía largo tiempo y que se encontraban transformados así, por la abstinencia, en verdaderos animales carnívoros que vivían de su propia carne. Nada era más fácil que comprobar por la experiencia esta idea preconcebida o hipótesis……………..

(más…)

Etiquetas:

Teoría y práctica de la experimentación: Claude Bernard

                   

Claude Bernard (1813-1878) es una figura clave en la ciencia y el fundador del Método Científico en Fisiología. Leer hoy sus escritos centenarios es la mejor manera para salir de dudas acerca del significado real de términos tan fundamentales y tan confusos como teoría e hipótesis.
Si, por el contrario, intentamos aclarar este tipo de dudas consultando a Wikipedia, podemos acabar con dolores de cabeza en el mejor de los casos, como acaba de demostrar Juan José Ibáñez desde su blog Un Universo Invisible.

Para él, como décadas después para Popper (que seguro que había conocido la obra de Bernard), la escolástica es el ejemplo a evitar si lo que queremos es hacer ciencia: “tales hipótesis no verificadas o verificables por la experiencia no engendrarían más que sistemas y nos conducirían a la escolástica”.

 Hay que partir, pues de hipótesis verificables:

                      
(más…)

Etiquetas:

El aforismo de Virchow, la generación espontánea y la post-modernidad

                     

Decíamos que la Teoría Celular, uno de los fundamentos de la biología actual, había sido expuesta en el siglo XIX y había cristalizado en el famoso aforismo de Virchow: Omnis cellula ex cellula. (Toda célula procede de otra célula). Pero los aforismos en latín tienen los días contados cuando se refieren a la biología (sic transit gloria mundi), y……… el aforismo de Virchow no iba a ser una excepción, porque…..pensándolo bien: Si todas las células proceden de otra célula,…..entonces:
¿De dónde procede la primera célula?
Sólo quedan dos posibles respuestas:

(más…)

Etiquetas: